Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sonia de Noruega, la bella costurera que amenazó con suicidarse por amor

Vanitatis Vanitatis 17/01/2016 Núria Tiburcio

Era joven, bella y muy risueña, unas cualidades que lograron cautivar al príncipe heredero Harald de Noruega. Sin embargo, Sonia Haraldsen tenía un defecto que para Olaf V, padre de Harald y el entonces rey de Noruega, era imposible de olvidar: era una plebeya sin sangre azul hija de un comerciante. Desde que nació el príncipe Harald el 21 de febrero de 1973 siendo el tercer hijo de Olaf V y la reina Marta, sus padres, como todos los royals de aquella época, soñaban para su vástago una bella esposa con 'pedrigree'. Sin embargo, Harald se encargó de 'romper' los ilusiones de sus progénitores y se casó con quien en realidad amaba tal como casi tres décadas después haría su hijo Haakon con una joven de turbulento pasado, Mette-Marit. 

Sonia y Harald durante su compromiso © Proporcionado por Vanitatis Sonia y Harald durante su compromiso

Harald y Sonia se conocieron cuando tenían 15 años en un campamento de verano. Él era un apuesto príncipe y ella una joven que conquistaba a todos con su sonrisa. Desde un primer momento se sintieron atraídos, pero ella se negaba a tener algo serio con él, pues eso de convertirse en reina no le llamaba demasiado la atención. Sin embargo, la insistencia de Harald surtió efecto y Sonia cayó rendida a sus pies, aunque decidieron llevar su relación en un extremo secretismo. Durante su noviazgo con Harald, que duró casi una década, Sonia continuó con sus estudios. Ingresó en una escuela profesional de diseño de modas y estuvo trabajando como costurera. Más tarde se trasladó a Suiza, donde estudió moda y regresó a Noruega y culminó su formación académica realizando cursos de historia del arte en la Universidad de Oslo

La bella Sonia Haraldsen © Proporcionado por Vanitatis La bella Sonia Haraldsen

Cuando ya habían pasado tres años desde que dio comienzo su relación, Harald empezó a plantearse la idea de compromiso con Sonia. Sin embargo, al contarle la idea a su padre este entró en cólera. No creeía que la costurera fuese la mejor elección para su heredero. Por ello, intentó que se reuniera con jóvenes casaderas de Eruopa comola princesa Sofía de Grecia o la princesa Desiréé de Suecia para que olvidara a Sonia. Aunque Harald accedió a esos encuentros que normalmente eran fiestas o saraos reales y mostró un cierto interés por la ahora Reina emérita de España, Sonia seguía en su cabeza y en un momento dado, le confesó a su padre que no tenía ninguna intención de casarse con otra mujer que no fuera ella. 

Harald y Sofía juntos en la última fila © Proporcionado por Vanitatis Harald y Sofía juntos en la última fila

A pesar de la contundencia de su hijo, Olaf seguía con una idea en la cabeza: casar a Harald con Sofía de Grecia. Para impedir ese matrimonio, Sonia tomó cartas en el asunto. Según se cuenta, la costurera amenazó a su novio con suicidarse si contraía nupcias con la griega. Aunque nunca hubo confirmación oficial sobre este asunto, lo cierto es que ya nunca más se volvió a hablar de esa posible relación del príncipe con la ahora esposa del Rey Juan Carlos. En 1968, harto ya de esperar, Harald decidió que era hora de plantarle cara a su padre y así lo hizo. "O me caso con Sonia o renuncio a mis derechos dinásticos", aseguran que le dijo el príncipe a Olaf, algo que provocó que aceptara su matrimonio con Sonia y que el Gobierno también lo hiciera. 

Galería: Los 25 años de reinado de Harald © Proporcionado por Vanitatis Galería: Los 25 años de reinado de Harald

Finalmente, Harald y Sonia consiguieron hacer realidad su sueño el 20 de agosto de 1968 cuando contrajeron matrimonio. Durante el banquete nupcial, el príncipe se dirigió a su esposa, quien vestía un diseño confeccionado por ella misma, y le aseguró: "sabes mejor que nadie lo que siento, tanto ahora como en el pasado. Y mejor que nadie entiendes lo que este momento significa realmente”. Tras más de tres décadas juntos, Harald y Sonia forman uno de los matrimonios más consolidados de la realeza. Como consecuencia de lo difícil que lo tuvieron para estar juntos, los reyes fueron muy comprensivos cuando Haakon les contó que quería casarse con Mette-Marit y, desde un primer momento, la aceptaron en la familia tanto a ella como a su hijo. 

Harald y Sonia el día de su boda © Proporcionado por Vanitatis Harald y Sonia el día de su boda

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon