Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sonia Moldes, el nuevo caballo de batalla de Alessandro Lequio

Vanitatis Vanitatis 14/09/2016 J. Madrid

“Hay que retrotraerse al Pleistoceno para hablar de esto”. Así reaccionabaAlessandro Lequio este miércoles en 'El programa de AR' a las declaraciones de otra de las mujeres que le han acusado de ser infiel a su esposa, María Palacios. Esa mujer es Sonia Moldes, su novia desde 1997 a 1999, un nombre que a muchos 'millennials' de nuevo cuño les puede sonar a chino. “A pesar de que ya salía con María Palacios y de que estaba en el principio de la relación, Lequio me llamaba todos los días porque quería verme y nos enrollamos”, asegura ella en la portada de la revista 'Lecturas'. “Yo de Sonia siempre he hablado correctamente. Que no se justifique en la defensa de la dignidad de la señora Hormigos. Esto lo ha hecho por dinero”, le replicaba él en televisión. Pero, ¿quién es esta mujer de 43 años que llevaba más de tres lustros sin aparecer en la pequeña pantalla?

El romance de Sonia Moldes y Alessandro Lequio surgió a finales de los 90, cuando el mundo rosa acababa de desembarcar con fuerza en la parrilla televisiva. Las apariciones de esta gallega rubia y guapa con el conde siempre eran comentadas por el colaborador de turno. El noviazgo entre ambos fue intermitente, ya que Lequio compaginó su relación con otras como las que mantuvo con Maribel Sanz,Ivonne Reyes y Eugenia Martínez de Irujo. Sin embargo, las infidelidades, en aquel caso, fueron recíprocas. “Yo fui la única que le hizo lo que él le hacía a las mujeres”, ha dicho ella. Mientras estaba con él, Sonia también estuvo con Pedja Mijatovic.

Alessandro Lequio y Sonia Moldes a finales de los 90 (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Alessandro Lequio y Sonia Moldes a finales de los 90 (Gtres)

El amor se acabó en dos años, ya que en el verano de 1999 Alessandro conoció a María Palacios. Pese a la fugacidad de una unión que ella misma define como “sexual”, también tiene buenas palabras para ciertos aspectos del conde. “Era muy guapo y un señor. Me gustó desde el principio (…) Yo acababa de perder a mi madre que tenía solo 47 años y eso me hizo dar cuenta que la vida era muy corta. Yo tenía 23 años y pensé que hasta que lo tuviera claro iba a estar con Pedja y con Alessandro”. Gallega de nacimiento, aseguran que la joven empresaria nunca vio tan claro el filón televisivo que suponía la relación, ya que de la noche a la mañana saltó del anonimato al reconocimiento popular. Quizá por eso se acabó alejando del ruido mediático.

Sonia Moldes y su segundo marido en Ibiza (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Sonia Moldes y su segundo marido en Ibiza (Gtres)

Vaivenes amorosos

Sonia Moldes en una imagen de 2004 (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Sonia Moldes en una imagen de 2004 (Gtres)

Poco afortunada en los temas amorosos, su primer marido fue el dueño de la empresa de transportes

Gil Staufer.

Estuvieron juntos tres años, pero fue él quien decidió acabar con la relación. Poco después del paso de Lequio por su vida, en abril de 2003 se casaba con el jugador del Rayo Vallecano y el Atlético de Madrid

Jean-Françoise Hernández.

La pareja celebró sus nupcias por todo lo alto en el hotel Santo Mauro. Vestida por

Petro Valverde

, Sonia comprobó cómo la prensa apenas se hacía eco de las nupcias y aquellos que la conocen aseguran que, en el fondo, se alegró del vacío informativo. Por aquella época, y según cuenta ella, Lequio pretendió seguir teniendo encuentros furtivos, pero Sonia ya no estaba por la labor. “Conocí a

Jean

, el que sería mi segundo marido, y ya no quise verle más. Alessandro seguía llamándome, insistente. Le dije que había conocido a alguien y que quería apostar por aquella relación; que no me llamara más porque me iba a meter en un lío y él también porque estaba con María”, cuenta ella en la exclusiva.

Su matrimonio con el futbolista tampoco duró y ella decidió emprender nuevas aventuras empresariales. Esa aventura se llama 'Living', un negocio de hostelería cercano al Paseo de la Castellana, lugar donde reside desde hace tiempo. Nada nuevo para ella, ya que también se había hecho cargo de la discoteca 'Living Room' situada en la calle Alberto Alcocer o de 'Olio', un restaurante italiano de la madrileña calle Serrano cuya regencia compartió a medias con el propio Lequio. Nunca ha querido tener hijos y ese amor maternal lo ha volcado en su hermano, del que tuvo que cuidar desde la temprana muerte de su madre. Desaparecida de la televisión desde hace demasiado tiempo para un medio que olvida pronto, muchos son los que se preguntan si esta reaparición supondrá la punta del iceberg de otro nuevo serial sobre la vida amorosa y sexual de ella y el conde. La respuesta, por ahora, solo la tiene la propia Sonia.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de la televisión. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon