Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tania Sánchez, año 1 d.P. (después de Pablo)

Vanitatis Vanitatis 23/03/2016 M. B.

Estos días Podemos sufre una grave crisis interna entre sus filas. Ada Colau, Tania Sánchez y el líder, Pablo Iglesias, han tenido que salir al paso de las informaciones hablando de esa escisión que está fracturando el partido. Curiosamente, hace justo un año, el 22 de marzo de 2015, la crisis en la formación morada no era política. Era sentimental. Era de pareja. “Ojalá no tuviéramos que escribir esto aquí. Ojalá nuestra vida privada pudiera ser solo nuestra, pero, para nosotros, eso dejó de ser posible. Escribimos esto para evitar rumores y debates mal intencionados y os pedimos respeto: los asuntos personales no deberían ser objeto de debate público, aunque los protagonicen personas públicas. Ya no somos pareja; nos queremos mucho, nos admiramos, nos respetamos, somos compañeros y compartimos las mismas aspiraciones de cambio político, por las que seguiremos trabajando. Simplemente ya no somos pareja”, escribían Tania Sánchez y Pablo Iglesias en Facebook.

Pablo Iglesias y Tania Sánchez (Cuatro) © Proporcionado por Vanitatis Pablo Iglesias y Tania Sánchez (Cuatro)

El mensaje se convertía en un tsunami informativo. En una estrategia perfectamente medida, su ruptura se anunciaba al filo de la medianoche, solo instantes después de que terminase el escrutinio de las elecciones andaluzas, decisivas para Podemos. La misma prensa que cubría las informaciones electorales desde las redacciones aquel domingo debía cambiar de tercio para anunciar la separación de la pareja política más mediática. Un hecho sin precedentes a nivel periodístico. Por primera vez, una ruptura sentimental eclipsaba unos comicios. La política española empezaba a escribirse en clave rosa y ya no había vuelta atrás. Podemos empezaba a dar tantos titulares en las páginas del corazón como en las de política y la situación se hacía insostenible, sobre todo aquel lunes 23 de marzo, en plena resaca electoral.

Tras ellos llegarían Rita Maestre e Íñigo Errejón. Luego Kichi y Teresa Rodríguez. Y después el rumoreado idilio entre Iglesias e Irene Montero, otra compañera de partido. Los lazos amorosos en Podemos empezaban a suscitar un gran interés en la prensa del cotilleo. La formación morada presumía de haber revolucionado la política española. Y vaya si lo había hecho. En todos los sentidos.

Tania Sánchez y Pablo Iglesias en el Congreso (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Tania Sánchez y Pablo Iglesias en el Congreso (Gtres)

Un año después a Tania y a Pablo apenas se les relaciona. Si la de Rivas había iniciado su andadura en la prensa política bajo el machista sobrenombre de 'novia de', a 23 de marzo de 2016 la joven puede presumir de haberse ganado una identidad propia al margen de su expareja. Poco importa que actualmente militen en el mismo partido y Sánchez, quizá en un intento de desmarcarse de esa Tania a la que los medios de comunicación siempre unían a Iglesias, por cambiar ha cambiado hasta de imagen. Su 'look' no es el mismo y seguramente ella tampoco lo sea.

Tania Sánchez en una imagen de archivo y en una reciente (Telecinco) © Proporcionado por Vanitatis Tania Sánchez en una imagen de archivo y en una reciente (Telecinco)

En su última aparición pública en 'El programa de Ana Rosa', la diputada se ha presentado con un estilo que dista mucho del que lucía hace unos meses. Se ha cortado el pelo y ha optado por un 'outfit' más clásico y maduro. Para analizar su radical cambio de imagen, Vanitatis ha recurrido a Ana Iriberri, asesora de imagen en Aiasesoresdeimagen.com, que nos explica el sorprendente nuevo 'look' de Tania así: "En el mundo de la imagen siempre indicamos que cuando alguien afronta un cambio tan significativo en su imagen es porque este va acompañando a un cambio en su vida personal o profesional. En este caso apostar por una melena más corta de longitud media puede significar que está buscando iniciar una etapa de equilibrio en su vida, algo muy lógico si revisamos su trayectoria profesional y el convulso año 2015 que ha pasado". Y añade: "El pelo y los estilismos que luce últimamente buscan transmitir una aire más formal, dotándose de más experiencia que la que transmitía en sus apariciones anteriores, en las que lucía un 'look' más juvenil".

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon