Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tercera mudanza para Carlos Felipe y Sofía de Suecia en menos de un año

Vanitatis Vanitatis 07/04/2016 Núria Tiburcio

Carlos Felipe y Sofía de Suecia son unos nómadas. En menos de un año, han vivido ya tres mudanzas. La última elección de la pareja en cuestiones de residencia es el palacio de Drottningholm, lugar en el que habitan los reyes Carlos XVI Gustavo y Silvia. Según ha confirmado la portavoz de la Corona sueca, los futuros papás ocuparán uno de los pabellones del complejo palaciego, el mismo en el que Victoria y Daniel estuvieron residiendo hasta que decidieron mudarse al palacio de Haga, su actual hogar. El motivo principal de esta mudanza es la seguridad, al menos así lo afirma Margareth Thorgren. Actualmente, Carlos Felipe y Sofía estaban viviendo en un apartamento que el príncipe posee en la zona de Djurgården, un lugar en el que "no se podía asegurar la seguridad de los príncipes".

Palacio de Drottningholm © Proporcionado por Vanitatis Palacio de Drottningholm

Lo de encontrar una residencia fija está siendo algo muy complicado para Carlos Felipe y Sofía. Unos meses antes de su enlace matrimonial, celebrado el 13 de junio de 2015, la casa real comunicaba que la pareja se mudaría a vivir a Villa Solbacken, una mansión ubicada en el este de Estocolmo, también en el barrio de Djurgården, en la que residieron Bertil y Lilian, tíos abuelos del príncipe, hasta el fin de sus días. El proyecto inicial del futuro matrimonio era trasladarse después de su luna de miel y realizar en los meses anteriores a la boda algunos cambios con la intención de modernizar la vivienda. Sin embargo, los planes de Carlos Felipe y Sofía se fueron al traste. 

Villa Solbacken © Proporcionado por Vanitatis Villa Solbacken

Y es que la Oficina de Planificación de la Ciudad comunicó a la pareja real que la casa en la que querían vivir está repleta de asbesto –también conocido como amianto–, una sustancia que se utilizaba en la construcción en los años setenta y que fue prohibida en 1982 por su alta toxicidad. Este material es muy dañino para la salud y, según expertos en la materia, a la larga puede causar un tumor pleural.

Ante tal noticia, Carlos Felipe y Sofía decidieron que se quedarían en el apartamento del príncipe hasta que terminasen las obras de Villa Solbacken. Sin embargo, al cabo de pocos meses cambiaban de opinión y elegían el palacio de Rosendal como su futura residencia. Cuando ya estaba casi todo preparado para la mudanza y los medios de comunicación ya se habían hecho eco de ese traslado, los príncipes optaron por seguir viviendo en el apartamento que fue su nidito de amor. Ahora con esta decisión de mudarse a Drottningholm no queda demasiado claro si permanecerán allí permanentemente o hasta que Villa Solbacken sea remodelada.

Palacio de Rosendal © Proporcionado por Vanitatis Palacio de Rosendal

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon