Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

The National Enquirer, el loco tabloide en cuya portada NO querrás verte

Zeleb.es Zeleb.es 16/07/2016 zeleb.es

Las locas portadas de National Enquirer Las locas portadas de National EnquirerLas locas portadas de National Enquirer © Proporcionado por Zeleb.es Las locas portadas de National EnquirerLas locas portadas de National Enquirer

Si eres famoso, mejor que The National Enquirer te deje en paz. Pero eso resulta complicado. Porque este tabloide estadounidense dispara contra toda celebrity que se mueva. Y dispara a quemarropa.

The National Enquirer no tiene problema en publicar defunciones erróneas, presuntos divorcios fulminantes que luego no lo son o elucubraciones complejísimas sobre malos rollos familiares imposibles de confirmar o desmentir (el cuñado del hermano de la prima de Kim insultó en una cena de Navidad a la abuela de Khloé -por ejemplo-).

Toda una institución de la cultura popular en Estados Unidos con portadas que parecen, muchas veces, cachondeo puro. Pero no. Ellos van en serio. Veamos. Por ejemplo, The National Enquirer recurre a Elvis como reclamo. Elvis está vivo en The National Enquirer y fue novio (dicen en esta publicación) de Bruce Jenner (actualmente Kris Jenner).

Portada loca de National Enquirer © Proporcionado por Zeleb.es Portada loca de National Enquirer

Una historia loca, ¿verdad? Pues The National Enquirer va y la cuenta. En realidad, casi nunca se toman en serio las cosas que publica The National Enquirer. Aunque, a veces, acierten. Lo hicieron con algunos detalles escabrosos del affaire Bill Clinton-Monica Lewinsky y dieron el do de pecho con el caso O.J. Simpson.

Pero, en general, sus portadas y titulares son de trazo tan grueso que no hay modo de apreciar la dosis mínima de periodismo.

Brad en portada © Proporcionado por Zeleb.es Brad en portada

Y todo por un dólar.

Una publicación en la que Obama y una estrella del porno salen relacionados en un titular y luego, al leer el desarrollo de dicha información, Dios dirá.

Porque para estos chicos todo vale.

Incluso matar al prójimo para vender unos cuantos ejemplares más.

La muerte os sienta tan bien

No hay piedad.

Las portadas en las que se anuncia el inminente fallecimiento de algún famoso son un clásico de The National Enquirer. A Angelina Jolie la tienen enfilada y la han dado por finiquitada en varias ocasiones.

Angelina Jolie fulminada por The National Enquirer © Proporcionado por Zeleb.es Angelina Jolie fulminada por The National Enquirer

Pero no es el único caso el de Angelina Jolie.

A Cher la ha matado The National Enquirer al menos media docena de veces.

Se ha convertido en una especie de chiste.

Cher condenada por The National Enquirer © Proporcionado por Zeleb.es Cher condenada por The National Enquirer

Menos mal que como dijera Mark Twain: "Las noticias sobre mi muerte son ciertamente exageradas".

Una portada horrorosa de tantas © Proporcionado por Zeleb.es Una portada horrorosa de tantas

Y así con toda celebrity que se pille un constipado y salga con mala cara a la calle.

Michael Douglas ha sido también condenado a muerte en The National Enquirer. Después de ello se hizo unas fotos junto a Catherine Zeta-Jones en las que salía estupendo esquiando en Aspen.

Da igual. The National Enquirer no suele rectificar.

El periódico que fundó la Mafia

Claro que para comprender cuáles son, en cuanto a moralidad, los valores fundacionales de The National Enquirer hay que conocer sus orígenes.

Nació en 1926 como The New York Enquirer pero en 1952 se refundó cuando lo compra un tal Generoso Pope Jr.

The National Enquirer de los 50 © Proporcionado por Zeleb.es The National Enquirer de los 50

Y lo que cuentan las crónicas es que Generoso Pope Jr. construyó The National Enquirer con dinero de la Mafia. En concreto, le habría financiado Frank Costello, capo mafioso que fue jefazo de la Cosa Nostra muchos años.

La única condición, claro, es que no se informase nunca de las actividades mafiosas. Por eso en The National Enquirer preferían otras informaciones más (digamos) creativas.

Sí, todo un titular © Proporcionado por Zeleb.es Sí, todo un titular

Y así se forjó la leyenda del National Enquirer, la publicación que se atreve a todo.

Y que ha hecho de las celebridades su pieza de caza principal.

¿Y nadie les demanda?

¿Qué hacen los famosos cuando ven su rostro en una de las disparatadas primeras páginas de The National Enquirer? ¿Denuncian? Según.

Para la mayoría de las celebrities, The National Enquirer forma parte del paisaje y no le hacen ni caso.

Total, la máquina seguirá en funcionamiento.

The National Enquirer en estado puro © Proporcionado por Zeleb.es The National Enquirer en estado puro

Sí hubo una demanda histórica contra The National Enquirer: la interpuso en 1981 la actriz Carol Burnett.

The National Enquirer publicó que se había visto a Carol Burnett borracha junto a Henry Kissinger y ello dolió a la actriz, que tenía antecedentes de alcoholismo en su familia. Ganó el juicio.

Pero The National Enquirer siguió con sus noticias desopilantes para consumo de ese estadounidense que lee la llamada prensa de supermercado, en la que siempre hay un Elvis hallado vivo en un pueblo recóndito de Texas y extraterrestres infiltrados en la Casa Blanca.

The National Enquirer y sus locuras © Proporcionado por Zeleb.es The National Enquirer y sus locuras

Sí, ahí lo tienen. Un romance entre Iron Man y Ojo de Halcón.

Son las cosas de The National Enquirer, el tabloide en cuya primera página nadie quiere verse.

Fotos: Gtres

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Zeleb

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon