Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Todo lo que hay que comprar duplicado (y lo que no) cuando los bebés llegan de dos en dos

¡Hola! ¡Hola! 14/03/2016 hola
© Proporcionado por Hola

Es un mito eso de que 'hay que comer por dos' cuando se espera un bebé... casi lo mismo que el 'hay que comprar por dos' cuando se esperan bebés por duplicado. Es cierto que algunos de los objetos que necesitamos para el cuidado del bebé van a aumentar exponencialmente si tenemos gemelos o mellizos, pero otros pueden usarse no sólo entre bebés que comparten la misma edad, sino también entre hermanos que nacen muy seguidos. Aquí va un checklist con lo que vamos a necesitar comprar x1 y x2 cuando los bebés vienen de dos en dos.

COMPRAS x1

1. La hora del baño. Bañar al bebé puede resultarnos más o menos complicado pero, a menos que tengamos dos bañeras en casa, o nos coordinemos perfectamente entre papá y mamá para ahorrar tiempo, es probable que sólo necesitemos un único juego de accesorios para el baño, especialmente la bañera. Lo mismo sucede con los cortauñas para bebés, cepillitos para el pelo, termómetros, el cambiador, los polvos de talco, cremas y toallitas (aunque estos se agotarán más deprisa).

2. Juguetes. Sobre todo cuando los niños son muy pequeños, y antes de que empiecen a sentir la necesidad de tener sus propias cosas: los bebés no necesitan tener todos sus juguetes por duplicado, especialmente móviles, mantitas de colores, sonajeros y libros de tela. Es una buena manera de iniciarles en el hábito de compartir cosas desde la cuna.

3. Carrito gemelar. Los carritos gemelares tienen espacio para dos bebés, y son la opción preferida hoy en día por los papás de gemelos y mellizos ya que permite a uno sólo de los padres salir de casa de paseo sin necesidad de otro adulto. Los coches gemelares tienen distintas posiciones (sentados, reclinados o tumbados) y otras tantas combinaciones estructurales que permiten a los bebés ir a diferentes alturas, de espaldas o uno frente a otro. También es posible hacer una combinación de carrito y kepina, para que uno de los bebés vaya siempre en contacto con papá o mamá, y el otro tumbado.

4. Ropa. Especialmente los básicos para bebés recién nacidos como ranitas, gorritos, pijamas y camisetas. Busca estampados y colores que sean intercambiables, tanto si los dos bebés son del mismo género como si son niño y niña.

5. Cuna. Normalmente compartir la cunita sólo es posible en bebés muy pequeños, aunque es una opción que permite recortar los muchos gastos que se darán de entrada, especialmente en padres primerizos que tienen que invertir buena parte del presupuesto familar en la llegada de los bebés durante los primeros meses. Se puede añadir una segunda cuna más adelante, cuando sean un poco más mayores, reservando esta división para las noches y la hora de la siesta, y dejando que compartan la misma cunita durante el día.

6. Lactancia. Prácticamente todo lo relacionado con la lactancia es igual en un embarazo simple que en uno múltiple: sujetadores de lactancia, un cojín especial, un esterilizador, un sacaleches... Eso sí, si vas a usar leche de fórmula, o utilizas un sacaleches para dar a los dos bebés de comer a la vez con ayuda de otra persona, necesitarás multiplicar el número de biberones, o lavarlos mucho más a menudo.

7. Tecnología. Por ejemplo, el monitor para escuchar el sueño de los bebés, o un humidificador.

COMPRAS x2

1. Pañales. Uno de los mayores gastos del bebé son los pañales deshechables, que no sólo suponen un mordisco a la economía familiar sino también al medioambiente. Un bebé alimentado correctamente necesita en torno a seis y diez pañales por día durante los dos primeros meses; cifras que se multiplican por dos después de un parto múltiple. Es decir, cerca de 1.400 pañales en sólo ocho semanas. Para rebajar el número de pañales que se tiran a la basura en esas semanas críticas se puede optar por los pañales de tela, y hacer malabarismos con la lavadora y la colada familiar para poder reutilizarlos sin generar desperdicios.

2. Sillas homologadas para el coche. Imprescindibles ya desde el momento en que abandonamos el hospital: vamos a tener que comprarlas por duplicado durante muchos años (los sistemas de retención infantil varían según el peso, la edad y la estatura del niño, y además de las sillas, que se sueñen usar hasta los cuatro años, son recomendables los cojines elevadores y sistemas de retención homologados para los menores de 12 incluso cuando sobrepasan la estatura reglamentaria), así que es mejor ir haciéndose a la idea desde el principio.

3. Aspiradores nasales y suero fisiológico. Los bebés suelen tener mocos a menudo, especialmente en invierno, y también son propensos a los resfriados. Cuando tenemos dos bebés en casa, los mocos se multiplican y también el riesgo de que uno contagie a otro. Lo mejor es usar diferentes sistemas para limpiar las fosas nasales de ambos bebés, a poder ser cada uno etiquetado con el nombre de su pequeño dueño.

4. Tronas. Cuando pasamos de la lactancia materna a la alimentación combinada con sólidos, es momento de replantearse cómo vamos a hacer para dar de comer a los dos bebés: ¿alternando cucharadas entre uno y otro? ¿o primero uno y después otro? ¿cómo decidimos cuál de los dos tiene más hambre? Esta decisión también es personal, aunque es recomendable tener dos sillas iguales para sentar a los bebés juntos en la mesa por si nos decidimos por la primera opción.

5. Chupetes. Mejor tener varios, y siempre diferentes para cada uno, a poder ser con colores o diseños diferentes. Los chupetes es mejor reservarlos hasta que la lactancia esté bien establecida, normalmente a partir de la cuarta semana.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon