Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Todo lo que la esteticista de Kate Middleton no puede hacer tras asegurar sus manos por 17 millones de euros

Vanitatis Vanitatis 21/10/2016 Raoul Higuera

Aunque en principio ser esteticista no es una profesión de riesgo, a sus 51 años, Deborah Mitchell ha decidido asegurar sus manos siguiendo la estela de Iker Casillas o Taylor Swift con sus piernas, dado que considera que son sus herramientas de trabajo. Esta experta en belleza es la encargada de hacer que Kate Middleton luzca radiante en cada aparición pública. Perfecciona sus facciones a través de sus trucos de maquillaje y también con algunos tratamientos de belleza que se guarda como ases bajo la manga, pero la maestría está en sus manos que, a partir de ahora, se consideran millonarias, después de que se las confiase a una compañía aseguradora por unos 16,7 millones de euros.

Deborah Mitchell en una imagen de redes sociales © Proporcionado por Vanitatis Deborah Mitchell en una imagen de redes sociales

Al igual que los futbolistas y los bailarines aseguran sus piernas, los actores su cara y las cantantes y modelos algunas partes clave de su anatomía como su trasero, esta esteticista ha hecho lo propio con sus manos. Sin embargo, esta opción tiene más contras que pros, dado que su vida a partir de ahora dará un radical cambio al limitarse mucho lo que le está permitido hacer para no comprometer la integridad de sus herramientas de trabajo.

Entre las tareas rutinarias que la compañía aseguradora le ha prohibido se encuentra:

- No puede abrir ella misma la puerta de su casa.

- Tampoco puede abrir la puerta del horno cuando está caliente.

- No puede sacar a pasear a sus perros sin guantes.

- No puede utilizar utensilios de cocina, menos aún un cuchillo.

- Nada de cocinas, porque no puede usar tampoco sartenes, ollas o hervidores de agua.

- Los electrodomésticos los tiene vetados, por lo que la cocina es zona prohibida.

- Debe utilizar siempre guantes de seda para estar por casa.

- Debe comer con esos guantes, para no tocar el metal con las manos desnudas.

- No puede abrir sus propias cartas, para evitar que el papel dañe su piel.

- El jardín, otra zona vetada para ella. Ni acciones de jardinería ni tocar ciertas plantas.

Pero, además de estas precauciones, también debe seguir un tedioso proceso de cuidado de manos 30 minutos al día como mínimo. Para ello, debe realizar ciertos ejercicios, contar con la presoterapia como aliado y masajear sus manos con aceites de su propia marca en los que también confían Victoria Beckham o Gwyneth Paltrow, otras de sus clientas. También se recoge en las cláusulas de este seguro de manos que debe dormir siempre con algún objeto de oro, ya que este metal previene la aparición de artrosis, enfermedad que podría poner en riesgo su trabajo como esteticista.

Mitchell comenzó su carrera en el mundo de la estética en los años 80 a través de exitosas limpiezas de cutis y tratamientos antiarrugas, pero su fama se asentó en los años 90 cuando sacó al mercado una mascarilla facial fabricada a partir del veneno de las abejas y el bótox, cuyo efecto tensor de la piel ayuda a las mujeres que desean que el inevitable paso del tiempo no sea evidente en su rostro.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon