Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Todos los detalles de la discreta boda de Paola Zóbel y Santiago Laborde en Sotogrande

Vanitatis Vanitatis 30/08/2016 Amparo de la Gama

Habían anunciado el evento como la boda del verano con toda la 'high class' de la zona. Incluso algunos allegados aventuraron que el Rey emérito Don Juan Carlos asistiría. Todo sonaba bien, glamouroso, chic y con una lista de invitados nutrida de apellidos célebres del papel cuché, que desfilarían por la moqueta que improvisaron en la iglesia de la Merced de Sotogrande. Pero a las siete de la tarde de este martes, hora en que llegaron los contrayentes, no se había presentado ni una 'cara de color'. Paola Zóbel, nieta del fundador de Sotogrande Enrique Zóbel, y su novio, el polista argentino Santiago Laborde, se dieron el 'sí quiero' a puerta cerrada sin dejar que los periodistas pudieran hacer las instantáneas de turno del altar.

Paola llegó acompañada de su padre, que fue el padrino, Íñigo Zóbel, y entró por la puerta principal de la iglesia. Allí estaban apostados una veintena de periodistas esperanzados en fotografiar a Isabel Preysler y a Mario Vargas Llosa. Pero la escena no tuvo lugar. 

Pincha aquí para ver todas las fotos de la boda © Proporcionado por Vanitatis Pincha aquí para ver todas las fotos de la boda

A la entrada de la iglesia una decoración floral adornaba la puerta y en dos cestitas había botellas de agua para aplacar el levante asfixiante que corría por la lujosa urbanización del Estrecho. Uno de los periodistas que fue a tomar un traguito de agua mientras esperaba al novio fue espetado por la organización. El novio, con su chaleco azul, arribó con la madrina por uno de los laterales. Nadie entendió por qué no lo hizo por la puerta principal. 

La celebración de la boda (Vanitatis) © Proporcionado por Vanitatis La celebración de la boda (Vanitatis)

De blonda y brocado 

En un lugar de la capilla estaban los cuatro hermanos de Paola –Bianca, Jacobo, Natalia y Rocío-  y sus padres, Ignacio Zóbel y Maricris Cárdenas, que fue para muchos la más elegante y guapa de la boda. Paola iba con un vestido anudado con cinturón drapeado a la cintura en tonos perla, que hacía juego con las hombreras y un velo bordado de blonda. La familia, dueña de una fortuna estimada en casi 800 millones de euros según 'Forbes', hizo una ceremonia recatada. Nada de dispendios ni lujos. Rosas sencillas en las manos de la novia. 

La celebración de la boda (Vanitatis) © Proporcionado por Vanitatis La celebración de la boda (Vanitatis)

A la salida de la iglesia, los novios no quisieron hacer su aparición ya como esposos por la puerta principal para posar para los fotógrafos y trasladaron un coche para que los recogiera por un lateral para llevarlos directamente al lugar de la celebración del banquete. Allí, en el Ayala Polo Club, hubo un espectáculo nocturno con caballos y bailaoras de flamenco que dejó boaquiabiertos a todos los asistentes. A lo largo de la noche no dejaban de llegar coches con cristales oscuros incorporándose al convite. Algún que otro periodista, que esperaba en las inmediaciones, decía: "¿No nos la habrán jugado los novios y harán una exclusiva con los invitados que no han aparecido en la iglesia y ahora están aquí?". La boda 'Forbes' acabó a altas horas de la madrugada con unos 200 invitados bailando

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon