Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tras los pasos del detective que Angelina contrató para seguir a Brad en Canarias

Vanitatis Vanitatis 23/09/2016 Jose Madrid

El rodaje que pudo causar el divorcio entre Brad y Angelina. Estamos en mayo y amanece en las Canarias. En la plenitud de la primavera isleña, Las Palmas se prepara para dar la bienvenida a Hollywood. La meca del cine va a desembarcar, entre la excitación de los lugareños y la curiosidad de los 'paparazzi', en la Alameda de Colón y en el recinto ferial de las islas. El 'atrezzo' se prepara con rigor, los coches de época se ponen a punto y las corbatas de etiqueta y sombreros alados van de unas manos a otras de las personas del equipo. Todo lo que sea necesario con tal de resucitar el Marruecos de la Segunda Guerra Mundial.

Interactivo: Vea aquí el mapa que demuestra que Brad y Angelina hacían vida por separado © Proporcionado por Vanitatis Interactivo: Vea aquí el mapa que demuestra que Brad y Angelina hacían vida por separado

El director Robert Zemeckisrueda en Gran Canaria 'Aliados', una especie de 'Casablanca' moderna en la que los amantes no son Bogart ni Bergman. Estamos en el siglo XXI y las estrellas, en este caso, son Brad Pitt y Marion Cotillard, de quienes se dice, se comenta, que podrían ser algo más que amigos. También se rumorea (y lo ha aseverado estos días 'Page Six' ante la noticia del fin de 'Brangelina') que Angelina Jolie, que por entonces aún no había solicitado el divorcio de Brad Pitt, ha contratado a un detective para que siga al rubio galán y resuelva sus dudas de infidelidad. Vanitatis sigue los mismos pasos que podría haber dado ese detective el pasado mes de mayo, cuando Gran Canaria vivía la filmación de la película, el matrimonio Pitt Jolie estaba a punto de desintegrarse y la Cotillard parecía ser la tercera en discordia.

El rodaje apenas dura cuatro días antes de trasladarse a Fuerteventura. La zona portuaria de Gran Canaria se transforma, cosas del cine, en una vistosa embajada alemana. La primera pista sobre Brad y Marion nos lleva a sus respectivas llegadas a la isla. Un periodista de 'La Provincia' nos ayuda en nuestras primeras pesquisas. “A Marion Cotillard se la vio muy poco en general. Eso sí, durante todo el rodaje se dijo que Angelina también estaba en la isla para poder controlar a su marido. Sin embargo, ninguno de los compañeros pudimos averiguarlo y jamás hubo indicios de que estuviese aquí toda la familia”. Pese a pasar muy inadvertida, Cotillard es la primera en llegar. La francesa desembarca en las Canarias un jueves. Ese día no coincide con Pitt, que llega un día después. Sin embargo, ¿se alojan juntos?, ¿dónde se encontraban tanto ellos como el resto del equipo técnico y artístico que participa en la película de Zemeckis durante el escaso tiempo en el que no están trabajando? “Al menos durante el principio, todos se quedaron en el hotel Santa Catalina”, nos confirma el dueño de una ferretería cercana a la antigua Fábrica de Hielo de Gran Canaria, otro de los escenarios tuneados para la cinta.

Galería: su historia de amor en imágenes © Proporcionado por Vanitatis Galería: su historia de amor en imágenes

¿Coincidieron allí Pitt y Cotillard? “Tuvieron que estar en el mismo lugar al menos una noche, porque el principio todos llegaron allí. Se dijo también que el equipo estuvo buscando una casona para alojarse pero finalmente se quedaron en este hotel de lujo. Hay un dato importante: en la cena que les dieron como bienvenida ella no estaba”, nos confirma el tendero sobre la discreta francesa. Una llamada al hotel Santa Catalina resulta infructuosa para averiguarlo, ya que no pueden dar información, por lo que tenemos que buscar otros escenarios y nuevas señales.

Aunque para cuando Hollywood viene a verles los habitantes y los periodistas de la isla no han sabido en ningún momento que el rodaje iba a tener lugar allí, una reserva del recinto ferial filtrada a la prensa es la que despierta la alarma.Brad Pitt sufre el acoso de los reporteros gráficos desde el mismo momento en el que aterriza en Gran Canaria. “Estaba dispuesto a recorrer la isla en coche, pero los periodistas le bloqueaban el paso continuamente, así que si fuese cierto lo de Marion Cotillard, algo que comentaba todo el mundo, habría tenido que tener especial cuidado para mantenerlo en secreto”, nos comenta el periodista.

Rodaje en plena noche

Brad Pitt y Marion Cotillard en un fotograma de 'Aliados' © Proporcionado por Vanitatis Brad Pitt y Marion Cotillard en un fotograma de 'Aliados'

El siguiente escenario nos lleva hasta las zonas del muelle. Allí tiene lugar, durante los primeros días, el rodaje de una escena que incluye solamente a Brad y en la que no participa Marion. La gente se vuelve loca ante la presencia del actor, del que se llega a decir que salva la vida de una niña porque la saca de entre la marabunta que pretende fotografiarse con él o saludarlo. Un hecho que, analizado con posterioridad, a algunos vecinos les parece una exageración; una hipérbole tan grande como las de la fábrica de sueños de cine. Lo que tienen clara es la actitud del actor. “Era muy simpático, encantador. La gente estaba muy contenta porque, dentro de lo que cabe, se acercó a saludarlos y fue especialmente agradable”, nos comenta la recepcionista de un hotel cercano. Sin embargo, buscamos escenas en las que Pitt coincida con Cotillard o, incluso, a algún testigo de su posible amorío furtivo.

Sin embargo, no es fácil que la pareja de actores se tomase un solo café. Uno de los dueños del bar del hotel Madrid así se lo ha aseverado al periodista de 'La Provincia'. “Me dijo que no había podido ponerle un café a Brad Pitt como sí ha podido hacer con otras estrellas”. Pero ¿por qué el actor no tuvo tiempo ni de tomarse un respiro o de pasear por las calles con su compañera de reparto? Nos ponemos en contacto con los propietarios del mencionado hotel Madrid para que nos hablen de la parte de la filmación que tuvo lugar allí.

“Era fin de semana y rodaron a lo largo de un día. El establecimiento estaba cerrado y nunca llegaron a entrar en él, pero sí estuvieron en la terraza, que estaba acondicionada para representar la época que refleja la película. Lo llenaron todo de arena y hasta se trajeron camellos. Además solicitaron a los vecinos que intentasen mantener las ventanas cerradas. Nosotros mantuvimos así las del hotel. Blindamos toda la fachada para ellos”, nos dicen. Pero ¿cuándo llegó Brad Pitt? “A las tres de la mañana. No sabemos si lo hicieron así porque la secuencia lo requería o porque querían evitar tumultos”.

© Externa

Sin embargo, en esa noche no hay rastro de Marion Cotillard ni testigos que pudiesen verla compartiendo confidencias o descanso con Pitt. Al fin y al cabo, gran parte de la profesión de actor consiste, como bien dijo Spencer Tracy, en quedarse sentado esperando. Un compañero apasionado del cine nos da la clave de la ausencia de la francesa: “De esos cuatro días en Gran Canaria, ella se quedaría menos. Las secuencias de ella en la isla eran mínimas”. Eso nos lleva a pensar que el detective contratado por Angelina lo tuvo extremadamente difícil, ya que no hay rastro de la propia Jolie por más que la buscasen los periodistas y la filmación está lo suficientemente blindada como para impedir ver a los dos protagonistas en algún lugar que no sea el hotel Santa Catalina.

“Si el primer día él quería recorrer la isla y vio cómo no dejaban de seguirle, es normal que se quedase en el hotel casi todo el tiempo”, nos recrimina el dueño de la ferretería. Al final, y según su pequeña 'reprimenda', somos los periodistas los causantes de que las estrellas no puedan hacer vida cotidiana en los paradisíacos lugares en los que filman; los causantes de que Angelina no pudiese tener una sola pista de que su entonces marido podía tener un lío con su compañera de reparto. Menuda paradoja; cohibir algo que podría haber llenado los tabloides de noticias durante un mes y provocar esas avalanchas informativas tan queridas por la prensa.

Al final, lo único que queda de aquellos cuatro días de rodaje es la simpatía de Brad, la casi ausencia de Cotillard y un pueblo entregado a un equipo técnico y artístico. Lo demás son novelas de Dashiell Hammet, de agentes secretos e imaginativos tejemanejes relacionados con el universo Hollywood. Nuestro recorrido detectivesco concluye que Marion Cotillard no es, seguramente, la vampiresa de esta historia y que, de haberlo sido, se guardó bien de serlo en privado. Y es que ni las estrellas ni las 'femmes fatales' son lo que eran.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon