Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tres maneras de morir según Leonardo DiCaprio

Zeleb.es Zeleb.es 15/12/2015 zeleb.es
tres-maneras-de-morir-segun-leonardo-dicaprio © zeleb.es tres-maneras-de-morir-segun-leonardo-dicaprio

Hagamos una confesión: Leonardo DiCaprio se merece este año el Oscar. Y no (sólo) porque su interpretación enEl Renacido sea de sobresaliente, sino por lo mal que lo ha pasado el chico. Hasta llegar a la casi nominación (todavía no está todo dicho pero todo apunta a que así será) y para mantenerse con vida. Porque hasta tres veces hemos estado a punto de perder al pobre Leo y, esto, lo ha afirmado el propio actor. 

No, hablamos de situaciones adversas de verdad. De esas en las que ves tu vida pasar en 30 segundos, y puedes pensar que todo se acabó. Y es que DiCaprio ha reconocido que hubo tres veces en su vida en las que creyó que ésta llegaba a su fin.

© Proporcionado por Zeleb.es

Tres veces, tres

Lo ha hecho en una entrevista con la revista Wired. El citado magazine realiza un amplio reportaje de nueve razones por las que amar a DiCaprio y lo acompaña de un encuentro con el actor, en el que revela los tres momentos más difíciles que le ha tocado vivir.

El primero le sucedió de vacaciones en Sudáfrica. El actor de Django, entre muchas otras, andaba buceando y, en ese momento de tranquilidad, un tiburón decide acabar con ella. Con la tranquilidad, y casi que con él. Nada que ver con lo que le pasó a Zac Efron.

© Proporcionado por Zeleb.es

Y es que se encontraba dentro de una jaula, la cual acabó llenándose de atunes. El escualo ve el alimento a su alcance y comienza a lanzar dentelladas sin distinguir atún de carne humana. Le faltó muy poco para darse un festín completo. Por su suerte para todos, al final Leo logró salir de allí.

Otra ocasión en la que DiCaprio temió por su vida, y en la que creyó que le quedaba menos tiempo, que con Rose tras el hundimiento del Titanic (aunque la cosa podría haber terminado de esta manera), fue en un vuelo hacia Rusia. El actor californiano viajaba en clase business, y de pronto, decide observar por la ventana el paisaje. Y lo que vio era casi digno de Lost. Un motor comienza a arder, una bola de fuego enmascara todo el ala de un avión, y él ya cree que es el final.

Vuelos peligrosos

Por su suerte para él, y el resto de pasajeros del avión, el comandante del aparato anduvo hábil y consiguió regresar y aterrizar de emergencia en el JFK. Nunca habrá sentido tanto placer Leonardo al volver a pisar suelo estadounidense.

Su tercera aproximación a la muerte, casi peliculera, llegó haciendo paracaidismo. Y DiCaprio, ya con el tiempo pasado, lo narra con gracia y, entre risas: "Fue un salto tándem. Tiramos del primer paracaídas y estaba enredado, así que el caballero con el que estaba lo cortó. Durante cinco o diez segundos seguimos cayendo. Ni siquiera pensé en el paracaídas de repuesto. Pensé que estábamos muertos. Tiró del segundo y también estaba enredado. Lo comenzó a sacudir, pero nada. Todos mis amigos estaban 500 metros más arriba y yo en caída picada", confiesa el actor, divertido. 

© Proporcionado por Zeleb.es

Y añada, para él, la parte más graciosa. El instructor se gira y le confiesa, después de haberlo desenredado: "vamos muy deprisa, probablemente te rompas las piernas".  A DiCaprio no le parecía lo mejor "después de ver tu vida pasar dos veces", pero ya la suerte estaba echada. 

Así que si alguien ve que DiCpario no se altera mucho al no ganar un Oscar es normal. Alguien que ha muerto tanto en el cine y casi lo hace en la vida real, poco teme ya. 

Fotos: Redes sociales

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Zeleb

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon