Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Trucos 'pro' para esconder un embarazo en Hollywood

¡Hola! ¡Hola! 16/02/2016 hola

© Proporcionado por Hola

Aunque el problema de la conciliación laboral pueda parecernos que afecta sólo de lejos a las celebs, lo cierto es que Hollywood está lleno de historias curiosas cuando las actrices anuncian que van a convertirse en mamás en pleno rodaje, y muchas películas y especialmente series de televisión tienen que cambiar radicalmente el guión para adaptar la noticia a la realidad de sus personajes. Muy pocas producciones, por no decir ninguna, paran de lleno cuando se da un embarazo en el reparto, y Hollywood lleva ya muchos años sacándose trucos de la manga para, o bien disimular a las premamás en el set de rodaje, o bien dar el cambiazo de un argumento por otro completamente nuevo.

VER GALERÍA

Esto, claro, afecta sobre todo a las series de televisión, donde cada temporada se rueda prácticamente después de la anterior, casi sin descansos, y los espectadores siguen de cerca la evolución de los personajes durante varios años. Esta misma temporada por ejemplo, la serie protagonizada por Zooey Deschanel tenía que despedirse temporalmente de la actriz durante casi la mitad de los episodios después de conocerse su embarazo a principios de 2015.

VER GALERÍA

En su caso, la línea argumental se ha acomodado tanto a los últimos meses de gestación de la actriz como a la baja por maternidad (los guionistas han incluido a Megan Fox en el reparto para suplir su ausencia durante un tiempo), aunque en muchas otras ocasiones las actrices han estado embarazadas en pantalla casi sin que nos diéramos cuenta. Un caso sonado fue el de Sarah Jessica Parker, que en octubre de 2002 dio a luz a su hijo James: el personaje de Carrie Bradshaw, soltera por definición, no contaba entre sus planes el tener un bebé en pantalla, así que durante casi toda una temporada (la quinta, que sólo duró ocho episodios en lugar de los 18 de rigor), los famosísimos estilistas de la serie cambiaron radicalmente el vestuario de Carrie, incluyendo vestidos holgados de línea 'A' y corte imperio.

VER GALERÍA

Esconder el baby bump de una actriz principal también fue la ardua tarea de los estilistas de 'Gossip Girl' durante el embarazo de la actriz Kelly Rutherford (Lily van der Woodsen), que mantuvo 'el tipo' hasta prácticamente el final de la gestación durante una temporda completa, a menudo envolviéndose con abrigos wrap de corte oversizecombinados con bolsos XL colocados estratégicamente encima del vientre, además de ingeniosos ángulos de cámara que alejaban el centro de atención de la barriguita premamá.

Classic Olivia Pope. #Scandal #FashionFriday

Una foto publicada por Scandal Official Account (@scandalabc) el 13 de Mar de 2015 a la(s) 3:32 PDT

Estos mismos trucos de estilo los volvimos a ver en la tercera temporada de 'Scandal', cuando la actriz Kerry Washington, en el papel de la estilosa abogada Olivia Pope, daba el cambiazo a sus habituales dos piezas híper entallados por americanas con corte péplum en la cadera y maxiabrigos con estampados. El disimulado embarazo de la actriz en pantalla, quien hasta entonces había vestido casi siempre de blanco luciendo una silueta muy estilizada, generó tantos comentarios que llegó a convertirse en trending topic entre los fans de la serie.

VER GALERÍA

Otro embarazo que dejó huella fue el de Courteney Cox, Mónica en 'Friends', que anunció su estado a los guionistas de la serie cuando se encontraban en pleno rodaje de la décima y última temporada; la historia de su personaje giraba entonces en torno a la imposibilidad de concebir un bebé y la decisión de iniciar una adopción. Para no dar un giro argumental de 180 grados, los productores decidieron simplemente ignorar el embarazo en la vida real de la actriz, disimulándolo con blusones más anchos, pañuelos largos al cuello que cubrían la tripita y cazadoras vaqueras a la cadera, siguiendo la moda de principios de los años 00. La misma serie ya había vivido un cambio de guión años antes, cuando el embarazo en la vida real de Lisa Kudrow, Phoebe, se adaptó para convertirse en un embarazo de ficción. Eso sí, para no alterar la historia del personaje a largo plazo, el suyo acabó siendo el embarazo de una gestante subrogada.

VER GALERÍA

Aunque entre las historias más rocambolescas de embarazos en la 'tele' y el cine sin duda la que se lleva la palma es la que idearon los guionistas de 'Mad Men': el sorprendente aumento radical de peso de una de sus protagonistas, Betty Draper, interpretada por January Jones -ella misma desveló en una entrevista de televisión que el equipo de maquillaje llegaba a tardar hasta seis horas en terminar de vestirla con prostéticos-, escondía un embarazo en la vida real. También rocambolesco es el cambiazo de último minuto de la película 'Ocean's 12', que se rodó mientras Julia Roberts se encontraba embarazada de su primer bebé, Phinnaeus. Para acomodar el estado de buena esperanza a la línea argumental, los guionistas de la pelicula hicieron que su personaje fingiese estar embarazada para cometer un robo, cuando, en realidad, la actriz estaba embarazada de verdad.

Más embarazos que han ocurrido delante de nuestros ojos: el de Sienna Miller en la película 'A Case Of You', que se disimuló con ponchos y abrigos tres cuartos, el de Ellen Pompeo en 'Anatomía de Grey', para el que se crearon batas premamá especiales, o el de Claire Danes en 'Homeland', para el que se utilizaron planos cortos de la actriz en la gran mayoría de escenas y un doble de cuerpo en la recta final del embarazo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon