Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ucrania gana Eurovisión y Barei lleva a España al puesto 22 con su 'Say Yay!'

Logotipo de ¡Hola! ¡Hola! 15/05/2016 hola

http://www.hola.com/imagenes/actualidad/2016051585780/final-eurovision-2016/0-365-568/euro1-z.jpg

http://www.hola.com/imagenes/actualidad/2016051585780/final-eurovision-2016/0-365-568/euro1-z.jpg
© Proporcionado por Hola

Una actitud ganadora, un potente chorro de voz y una energía inagotable han sido los ingredientes con los que Barei, la aspirante española en la 61ª edición de Eurovisión, ha representado a nuestro país en la gala final. Con esta receta y su tema Say Yay!, la artista ha conseguido finalmente el puesto 22 tras una brillante interpretación sobre el escenario del Globe Arena de Estocolmo (Suecia), que ha acogido esta noche una auténtica fiesta de la música en la que Ucrania ha conseguido el primer puesto.

“Hello, hello, Mr. Fighter” comenzaba diciendo su canción, y sin duda Barei ha sido una gran luchadora sobre el escenario, peleando para conseguir un puesto quizá no tan alto como esperábamos, pero "esto es un juego", como ella misma ha dicho tras conocer los resultados. "Yo he intentado dar lo mejor de mí", ha añadido. No lo tenía fácil, pues este año la competencia era fuerte y el nivel alto.

Una de las novedades de este año ha sido el sistema de votación, transformado para mantener hasta el último minuto el suspense sobre el ganador: los puntos del "televoto" -que con el del jurado constituye a partes igual la calificación final- no se ha desvelado hasta el final, lo cual ha cambiado totalmente el resultado. Cuando parecía que Australia tenía asegurado el puesto ganador, Ucrania con su representante Jamala y su tema 1944, ha conseguido arrebatarle el primer puesto con 534 puntos, dejando a la representante australiana a las puertas de la victoria.

Los estilismos del Festival de Eurovisión son siempre una parte importantísima del certamen, pero este año más que nunca puede decirse que el festival se ha convertido, literalmente, en una pasarela, puesto que la gala ha arrancado con un desfile de originales diseños elaborados en papel mientras se presentaban uno a uno los participantes y se proyectaban las banderas de cada uno de los países. ¡El lado más fashion de Eurovisión!

Este año la gala ha estado conducida por los suecos Måns Zelmerlöw y Petra Mede. ¿El nombre de él te suena? Es normal, puesto que fue el ganador del año pasado. Ella, por su parte, es una popular humorista que ya tiene experiencia en esto de ponerse al frente de Eurovisión, pues ya lo hizo en 2013. Tras su presentación inicial llegaba el momento y arrancaban las actuaciones de los 26 países participantes que han ido presentando sus propuestas en el escenario del Globe Arena, comenzando por la representante de Bélgica, la más joven de esta edición que ha tenido la responsabilidad de dar el pistoletazo de salida.

Desde baladas cargadas de emoción a ópera rock, pasando por temas indies y otros que invitan a bailar, hemos visto de todo pasando por el escenario. Por un momento, los eurofans han creído estar viendo a Laura Pausini participando en Eurovisión, y es que la representante italiana, Francesca Michielin, recordaba inevitablemente a los comienzos de la popular intérprete de Primavera Anticipada. Con Poli Genova, la representante búlgara, hemos viajado al futuro con uno de los estilismos más extravagantes de la velada. Aunque para original el look de la alemana Jamie-Lee Kriewitz, que ha convertido el estadio en un bosque encantado durante su actuación. Otra de las participantes ha presumido de embarazo durante su actuación, la representante de Malta Ira Losco, que ha hecho un tierno gesto con su tripita al finalizar la canción. La artista espera un bebé que quizá no traiga un pan debajo del brazo, pero sí un nada despreciable puesto 11 en Eurovisión.

El público se ha puesto en pie con los candidatos favoritos, entre ellos, por supuesto, la ganadora. También el propio país anfitrión. Suecia ha sido el único país nórdico que ha llegado a la final, y lo hacía con buenas expectativas. El estadio se ha venido abajo con la irrupción de su representante, Frans, interpretando su If I were sorry, que le ha valido un puesto 5. También Amir, el representante francés, ha conquistado con su tema J'ai cherche... y su sonrisa que enamora (no en vano es dentista de profesión). En cuanto a la actuación de Rusia, uno de los grandes favoritos, la puesta en escena que acompañaba a Sergey Lazarev y su You are the only one recordaba, para muchos, a la que vimos el año pasado con la interpretación de Heroes de Måns Zelmerlöw. En aquel momento fue una apuesta ganadora, y esta vez les ha llevado al puesto 3.

Australia participaba por segunda vez en el festival y ha arrasado. No han sido necesarias grandes coreografías para conseguir el segundo puesto: Dami Im se ha pasado la mayor parte de su actuación sentada, pero no ha hecho falta nada más. No hay que dejarse engañar por el título de su canción, Sound of silence, ya que lejos de ser silenciosa Dami ha demostrado tener una de las voces más potentes de esta edición, y gracias a ello Australia ha hecho, desde luego, mucho ruido con su participación.

“Disfrutar y pasárselo en grande” era el consejo que Edurne, representante de España en el certamen el pasado 2015, le daba a Barei minutos antes de la gala, y ella respondía admitiendo que, para combatir la tensión e invocar a la buena suerte, había tomado por costumbre una serie de curiosos “rituales” antes de salir al escenario, como meditar, echar agua para limpiar su camino o admirar un altar elaborado con todos los amuletos que le han ido regalando. Y, desde luego, si el objetivo era calmar los nervios lo ha logrado con creces, pues no había de rastro de ellos cuando Barei ha irrumpido en el escenario con muchísimas ganas de conquistar el festival y demostrar lo que vale.

Fiel a su estilo deportivo y urbano, con un minivestido plateado repleto de lentejuelas (que recordaba a una auténtica camiseta de baloncesto) con el número 03 escrito, sneakers llenas de brillo, múltiples pulseras y su característico peinado, Barei ha arrasado al grito de Say Yay!, con una interpretación impecable de su tema que, pese a tener una coreografía muy enérgica, no ha hecho que le tiemble la voz ni un ápice. El público se ha venido arriba saltando y bailando con su actuación, y es que el apoyo a España se hacía notar desde el comienzo de la gala con múltiples banderas repartidas por el estadio.

Uno de los momentos de mayor exaltación en el estadio se ha vivido con la actuación de… ¿un estadounidense? Pues sí, ¡y no uno cualquiera! Nada menos que Justin Timberlake, que ha hecho historia convirtiéndose en el primer artista que actúa sin concursar en el certamen. Y no solo eso, sino que además la gala se ha retransmitido por primera vez en Estados Unidos, algo que quizá ha contribuido a que Eurovisión se haya convertido en trending topic mundial en Twitter desde que ha arrancado la gala. Una performance que levantaba una enorme expectación desde que se anunció y que sin duda ha estado a la altura, con un enérgico Justin poniendo en pie a todo el Globe Arena tras las actuaciones de todos los países con un medley de sus grandes éxitos. Antes de empezar, el cantante ha querido felicitar a todos: “Habéis representado muy bien a vuestros países”, ha declarado.

Pese al esfuerzo, finalmente España ha conseguido el puesto número 22. Nos quedamos con su brillante actuación, su actitud positiva y su declaración tras la gala: "Gano mucho más de lo que pierdo". ¡Enhorabuena Barei!

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon