Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un desfile bajo agua y una mamá Letizia muy atenta: las claves del Día de la Hispanidad

Vanitatis Vanitatis 12/10/2016 Núria Tiburcio

Este 12 de octubre amanecía gris en Madrid. Toda la noche anterior había estado lloviendo y el chaparrón no cesaba cuando se acercaba la hora de empezar el desfile militar. Los organizadores se han planteado incluso anularlo, pero finalmente, el Paseo de la Castellana ha sido testigo, aunque bajo agua, de este importante acto castrense.

A las 11:00 horas en punto, hacían su llegada en un Rolls Royce Don Felipe y Doña Letizia acompañados por sus dos hijas, la Princesa de Asturias y la infanta Sofía. Desde que sus padres se convirtieron en Reyes, las dos pequeñas no han faltado a este evento y es uno de los fijados en su hasta ahora escasa agenda oficial.

Leonor y Sofía a su llegada al desfile (Efe) © Proporcionado por Vanitatis Leonor y Sofía a su llegada al desfile (Efe)

Como en los años anteriores, se ha podido ver a una mamá Letizia muy atenta. La llegada y el saludo a las autoridades ha sido un tanto aparatosa, ya que todos iban con paraguas y corrían el peligro de chocar unos con otros. Sin embargo, Leonor y Sofía se han desenvuelto con total naturalidad dando la mano a todos los presidentes de las comunidades autónomas de España, menos al presidente Puigdemont, quien no ha querido asistir al evento. 

Leonor y Sofía, quienes llevaban abrigos en azul marino y rojo, respectivamente, hacían preguntas a su madre durante el desfile, y ella se las respondía con una sonrisa. En un momento, incluso la Reina le ha cogido la mano a su primogénita, quizás por el frío que hacía en la plaza. Cuando ha tocado el momento de bajar la cabeza al paso de la bandera, la benjamina de los monarcas ha seguido el protocolo a rajatabla, no así la heredera quien estaba demasiado atenta al desfile.

(En elaboración)

Este 12 de octubre amanecía gris en Madrid. Toda la noche anterior había estado lloviendo y el chaparrón no cesaba cuando se acercaba la hora de empezar el desfile militar. Los organizadores se han planteado incluso anularlo, pero finalmente, el Paseo de la Castellana ha sido testigo, aunque bajo agua, de este importante acto castrense. A las 11:00 horas en punto, hacían su llegada en un Rolls Royce Don Felipe y Doña Letizia acompañados por sus dos hijas, la Princesa de Asturias y la infanta Sofía. Desde que sus padres se convirtieron en Reyes, las dos pequeñas no han faltado a este evento y es uno de los fijados en su hasta ahora escasa agenda oficial. © Externa Este 12 de octubre amanecía gris en Madrid. Toda la noche anterior había estado lloviendo y el chaparrón no cesaba cuando se acercaba la hora de empezar el desfile militar. Los organizadores se han planteado incluso anularlo, pero finalmente, el Paseo de la Castellana ha sido testigo, aunque bajo agua, de este importante acto castrense. A las 11:00 horas en punto, hacían su llegada en un Rolls Royce Don Felipe y Doña Letizia acompañados por sus dos hijas, la Princesa de Asturias y la infanta Sofía. Desde que sus padres se convirtieron en Reyes, las dos pequeñas no han faltado a este evento y es uno de los fijados en su hasta ahora escasa agenda oficial.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon