Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una casa a prueba de bebés

¡Hola! ¡Hola! 16/03/2016 hola
© Proporcionado por Hola

Cuando el bebé pasa del gateo a dar sus primeros pasos, es momento de empezar a pensar de manera un poco diferente en la seguridad dentro de casa. Con los primeros pasos del 'peque' llega también el inicio en la sensación de autonomía del bebé, algo a lo que los padres tienen que adaptarse a pasos agigantados -nunca mejor dicho-, intentando prevenir por adelantado los posibles peligros que se esconden en casa para un pequeño dipuesto a descubrir el mundo que le rodea. Por eso, y sin ser alarmistas, es importante tener un checklist a mano que permita tener una casa a prueba de bebés, con medidas de seguridad que prevenga de posibles chichones y arañazos, al menos en parte.

ESQUINAS. Especialmente las que apuntan hacia afuera y están a una altura 'mini' para los adultos, pero 'baby size' para los más pequeños. Las protectores especiales para esquinas protegen de posibles males mayores si los niños caminan en dirección al pico de una mesa, o se caen, con muy mala pata, antes de llegar a ella. Con ellos poemos cubrir desde las esquinas de una mesa baja o de café, a la mesilla de noche de nuestro cuarto o una silla de planta cuadrada.

PRODUCTOS TÓXICOS. Entran en esta categoría desde medicamentos a productos de limpieza, enjuague bucal o bebidas alcohólicas. Mejor guardarlos en alto y, si es posible, bajo llave. Las plantas, aunque parezcan inofensivas, también son potencialmente tóxicas si los 'peques' se llevan un puñado de tierra o flores a la boca; y lo que es peor, suelen estar al alcance de los niños cuando las macetas están en el suelo.

OBJETOS DELICADOS. Y por delicados entendemos desde objetos de cristal y cerámica hasta todo aquello que quede al alcance de la mano del bebé, que forme parte de la decoración de la casa, y que sea susceptible de llamar la atención de los niños. Por ejemplo, una inofensiva lámpara de pie, o una lamparita con cableado al suelo. Un cuadro que pueda desestabilizarse y caerse si el bebé lo empuja esde abajo; una estantería baja cargada de libros. Más objetos peligrosos, que no son decorativos pero que es mejor mantener bajo llave: las bolsas de plástico, cuchillos y tenedores, pilas, tijeras, joyas...

ENCHUFES. Incluyendo alargadores y regletas: mejor optar por los que tienen interruptor que permite controlar el paso de la corriente, e instalar protectores tanto en estos enchufes como en los de pared. Recuerda que los enchufes no sólo son peligrosos si los niños meten los dedos en ellos: también si introducen un objeto pequeño como un juguete, o incluso los chupan (todo es posible).

ESCALERAS. Si tienes escleras en casa, probablemente hayas instalado barreras a prueba de niños meses antes de que el bebé empiece a dar sus primeros pasos, ya que son peligrosas también en la etapa de gateo. Estas barreras deben estar siempre homologadas, y se deben instalar tanto al principio como al final de cada tramo, sin excepción. También se pueden utilizar en el paso a zonas peligrosas dentro de casa, como la chimenea, o la puerta de acceso a un balcón o patio exterior.

PUERTAS Y VENTANAS. Mientras los niños sean pequeños, y si están en casa, siempre es conveniente no dejar una habitación sin vigilancia mientras se ventila; si disponemos de este sistema, siempre es mejor abrirlas usando el batiente vertical en lugar del horizontal, para que la ranura abierta a la calle quede en lo alto de la ventana en vez de estar abierta de par en par. Las puertas que se cierran y pillan los dedos son otro 'punto negro' ante el que los pequeños son especialmente vulnerables: mantén las puertas cerradas si hay corriente en casa, y utliza sistemas de seguridad para mantenerlas abiertas. Aunque es importante que todas las habitaciones sean babyproof, es mejor curarse en salud intentando mantener las más peligrosas, como por ejemplo la cocina y el cuarto de baño, cerradas. También es posible bloquear las puertas de armarios y cajones tanto para evitar que los niños se pillen los dedos, como prevenir que abran cajones 'prohibidos'.

FUENTES DE CALOR. Especialmente el horno y el fuego de la cocina, además de los grifos de toda la casa y los radiadores. El agua caliente puede quemar la piel de los bebés (los grifos de la bañera o el bidé están a la altura perfecta), si no saben cuál es la posición del agua fría y la caliente. En la cocina, los mandos de los fuegos deben ir protegidos, tanto si la cocina es eléctrica como si es de gas e incluso vitrocerámica. A la hora de ponerse con las 'manos en la masa': mejor utilizar los fuegos del fondo en lugar de los delanteros, manteniendo el mango de la sartenes mirando hacia dentro.

ALFOMBRAS Y MANTELES. Tanto la del pasillo como la alfombrilla del baño: mejor que sean antideslizantes. En cuanto a los manteles, es importante asegurarse de que no están sobre la mesa durante mucho tiempo, o simplemente prescindir de ellos hasta que los niños sean más mayores, especialmente si son decorativos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon