Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una iniciativa novedosa: Libros personalizados que ayudan a prevenir el acoso escolar

¡Hola! ¡Hola! 20/05/2016 hola

http://www.hola.com/imagenes/ninos/2016052085896/libros-personalizados-prevenir-bullying/0-366-717/ninos-libros-01-t.jpg © Proporcionado por Hola http://www.hola.com/imagenes/ninos/2016052085896/libros-personalizados-prevenir-bullying/0-366-717/ninos-libros-01-t.jpg http://www.hola.com/imagenes/ninos/2016052085896/libros-personalizados-prevenir-bullying/0-366-718/ninos-libros-02-z.jpg © Proporcionado por Hola http://www.hola.com/imagenes/ninos/2016052085896/libros-personalizados-prevenir-bullying/0-366-718/ninos-libros-02-z.jpg

"Las políticas en torno al acoso escolar deberían estar enfocadas a la protección de los niños". Así se expresaba hace unos meses la terapeuta Verónica Rodríguez Orellana, al preguntarle sobre la incidencia del bullying en los 'coles' españoles, y por qué vemos cada vez más a menudo este tipo de acoso entre niños en los medios. Ella misma apuntaba hacia un problema de base en el sistema educativo español: a diferencia de lo que se hace en otros países del norte de Europa, como por ejemplo Finlandia, en España no se trabaja tanto en la preveción del bullyingcomo en resolver el problema una vez el daño está hecho.

VER GALERÍA

Y eso a pesar de que uno de cada diez alumnos españoles asegura haber sufrido acoso escolar, y un tercio reconoce haber agredido físicamente a otro compañero en los últimos dos meses. Así al menos lo recoge un informe de Save the Children sobre el bullying en España realizado entre más de veinte mil alumnos de secundaria. A la hora de plantear soluciones a este problema social que afecta alos más pequeños y puede convertirse en un lastre desde la infancia hasta la edad adulta, cabe preguntarse si realmente lo estamos haciendo bien, o si, como apuntan los expertos, deberíamos centrar más nuestra atención en generar un entorno de aceptación y empatía desde que los niños son pequeños. "

El modelo finlandés trabaja con los niños a los cuatro, a los seis, a los nueve, a los doce y a los quince años", explicaba Verónica. "Las clases de teatro, pintura o música ayudan a format la gestión emocional de los niños, para que se den cuenta por sí mismos de los motivos por los que una persona puede estar triste, y crear herramientas para entender ese conflicto y evitarlo". Aunque en España aún no dispongamos de este tipo de protocolos, en casa podemos generar este entorno de eempatía y aceptación con métodos a nuestro alcance que, como padres, podemos inculcar a los niños para que aprendan a entender a quiénes son diferentes, como para aceptarse a sí mismos.

Un ejemplo de ello sería por ejemplo el manual para hermanos de niños con discapacidad, que enseña a los más 'peques' a gestionar y entender sus emociones cuando nuestra familia es diferente a las demás. También la inclusión de Julia, el primer personaje con un trastorno del espectro autista en el elenco de Barrio Sésamo. O el mensaje de la película 'Frozen', un auténtico taquillazo infantil, que reclama el derecho de cada uno a ser diferente sin sentirse excluido ni despreciado por los demás, ni siquiera cuando tenemos un superpoder que nos de miedo. "A uno no le hieren si no se deja", explica Lourdes Morales Camisón, psiquiatra social, "es importante enseñar a los niños a que pueden ser héroes y aumentar su autoestima. De ahí que sea tan importan la confianza en sí mismos. No obstante, también hay que enseñarles a respetar a los demás y los beneficios que eso conlleva para que no se conviertan en acosadores".

UNA 'START UP' ESPAÑOLA QUE NOS ANIMA A SER DIFERENTES

Dentro de esta corriente de educar desde la igualdad encontramos la propuesta 100% española de la start up Mumablue, que edita libros infantiles donde los personajes protagonistas se pueden personalizar, para que coincidan con las características del niño que los lee. El motivo: uno de los principales problemas del consumo de cultura global es que los perfiles tienden a democratizarse, haciendo de los personajes protagonistas de libros y sobre todo películas cada vez más homogéneos, que se parecen entre sí, y con los que muchos niños no pueden identificarse. Los libros de Mumablue intntan combatir este problema dejando que los protagonistas de sus libros tengan diferentes tipos de complexiones y tonos de piel, así como color del cabello y ojos, gafas, pecas y audífonos. Las características se ordenan online, y el libro nos llega a casa directamente.

"En nuestras historias, ya no es un héroe externo es que resuelve el conflicto sino que es el propio niño el que se ve a sí mismo como héroe muy capaz de solventar cualquier adversidad o problema", explica Cristina Rodríguez, fundadora de Mumablue. "Muchas veces los niños viven como un auténtico drama el hecho de ser diferentes por algo tan sencillo como tener pecas, llevar gafas o un audífono y nuestros cuentos pueden hacer ver que la apariencia física no condiciona el hecho de ser un héroe o heroína".

Como en el caso de los modelos que buscan prevenir antes que curar, la idea de esta start up parte del mismo tipo de método educativo. "La prevención es siempre la mejor medida para atacar un problema", explica Cristina. "Cuando el daño ya está hecho sólo puedes recoger los pedacitos y paliar. Por eso es tan importante trabajar la empatía por un lado, que los niños se lo piensen dos veces antes de realizar acciones que puedan hacer daño a un compañero, y la autoestima por el otro, porque siempre es más difícil que te hieran cuando no dejas que te hagan daño. Ayudar a los niños a ver que las diferencias son enriquecedoras y no algo excluyente".

Su primer cuento personalizado, El Reino de Miriñán, recoge de hecho una aventura fantástica que se adapta a niños de entre uno y nueve años: es decir, cubre el espectro de edades clave en la que se dan las primeras conductas de rechazo-aceptación entre niños muy pequeños. "Los niños son auténticas esponjas, de hecho yo recomiendo leerles cuentos desde el embarazo. Ofrecemos la caracterización física a partir de un año porque es a partir de esta edad cuando empieza a ser efectivo lo que se trabaja con los cuentos, y con las ilustraciones, además, se trabajan los mapas conceptuales, la primera forma de aprendizaje de los niños. Un niño que lee, es un adulto que piensa".

MÁS CATEGORÍAS, PARA MUCHOS MÁS 'PEQUES'

Aunque incluir personajes principales con gafas y sobre todo audífonos es toda una sorpresa que ya hace atractivo este proyecto de entrada, el espectro de niños que se sienten diferentes es muy amplio y abarca muchas más categorías. Algo que no se les ha escapado a los fundadores de esta start up. "Justo estamos trabajando en eso ahora. En nuestro tercer cuento incluiremos la categoría de niños con sillas de ruedas y planeamos hacer muchas categorías más, e incluso realizar libros especiales para niños con autismo, Asperger, etc. Queremos que todos los niños puedan tener su cuento personalizado y puedan ser los auténticos protagonistas de una gran aventura".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon