Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una 'talla única' más real

¡Hola! ¡Hola! 17/10/2016 hola

http://www.hola.com/imagenes/moda/tendencias/2016101788974/moda-curvy-diferentes-tallas/0-395-972/moda-marquita-02-z.jpg

http://www.hola.com/imagenes/moda/tendencias/2016101788974/moda-curvy-diferentes-tallas/0-395-972/moda-marquita-02-z.jpg
© Proporcionado por Hola

¿Cuántas veces te ha pasado entrar en un probador y acabar teniendo que probarte una talla completamente distinta de la que llevas normalmente? Incluso en plena era de la modeo curvy, con algunas modelos como Ahsley Graham posando en varias portadas del mundo de la moda a la vez (incluida la de la revista Sport's Illustrated), el tema de las tallas aún sigue presentando un reto a la hora de derribar los cánones de belleza que constriñen las prendas femeninas a la 'tiranía' de una determinada talla.

VER GALERÍA

Sin embargo cuando comparamos las tallas de las diferentes marcas de moda, una misma prenda con un tallaje idéntico al que llevamos normalmente puede no cabernos en absoluto o quedarnos más grande de lo normal. La idea de la talla única viene directamente de las pasarelas, donde las sample sizes se diseñan para los desfiles y no para las modelos que los llevan. Es decir, todas las modelos deben tener idéntica talla si quieren caber en un vestido de pasarela, porque los trajes que vemos en la catwalk apenas se modifican para adaptarse a las curvas de una modelo.

Si esta exigencia resulta difícil para las modelos profesionales, en el mundo real es casi imposible de mantener: cada mujer es diferente, y pensar que una única talla es la que va a definir la belleza de todas es la denuncia de muchas plataformas que ven intransferible la idea de la talla única de las pasarelas a las tiendas de ropa street. Especialmente cuando el tallaje varía de una tienda a otra, y la talla que nos cabe en un sitio, en otro nos queda pequeña.

VER GALERÍA

Una de las campañas enfocadas al dilema de las tallas que ha arrasado al filo de la London Fashion Week, animaba a las mujeres británicas a compartir fotos en redes sociales de las diferentes tallas que guardan en su armario bajo el hashtag #nosizefitsall (algo así como 'la talla no-única'). La petición surgía después de que se hiciesen públicos en el Reino Unido una serie de estudios orientados a definir la aceptación que las mujeres tienen de la talla que compran: una de cada cinco corta las etiquetas de sus prendas después de comprarlas; de ellas, el 70% lo haría por la vergüenza de la talla.

VER GALERÍA

A la campaña se han unido muchas mujeres y aunque el propóstio es demostrar que mujeres de todas las formas y tamaños acaban por no ajustarse al canon de la talla 38 cuando van de compras, desmitificando la idea de la talla única de las pasarelas, lo que más sorprende de esta iniciativa es que deja bien claro por qué nunca debería importarte la talla que compres: prácticamente el 100% de las participantes guarda en su armario un abanico de prendas que abarca casi todo el rango de tallas disponibles; la S en un tienda, y la L en de enfrente.

A la campaña, iniciada por el partido por la igualdad de la mujer en el Reino Unido, acabaron uniéndose no sólo decenas de mujeres anónimas sino también dos modelos de la industria, Jada Sezer, una conocida modelo plus size o curvy, y Rosie Nelson. El llamamiento a la industria incluye, además de esta denuncia, tres propuestas para mejorar el problema que presenta la talla única. La más importante: que la fashion week de Londres tome una medida similar a la que tomó hace años la pasarela de Madrid, de elevar el índice de masa corporal requerido a las modelos a un porcentaje superior a 18,5; las modelos con un índice inferior deberán citarse con un médico que evalúe su salud antes de ser contratadas. Las otras dos medidas: que todas las revistas de moda en el Reino Unido incluyan un editorial de moda plus size en cada número, y que la pasarela muestre dos tallas únicas de modelos en vez de una, una de ellas superior a la 12 británica, que se traduce por una 40 española.

VER GALERÍA

El movimiento de la inclusión de las modelos curvy en editoriales de moda convencional no es nuevo y de hecho lleva varias temporadas ganando inercia, desde que en 2009 la modelo Lizzie Miller apareciese en un editorial de la revista Glamour luciendo una tripita normal en lugar de totalmente plana, sin que el editorial en cuestión llevase escrita la palabra curvy por ningún lado. Más recientemente, H&M hacía algo parecido 'fichando' como modelo de su línea regular de bañadores a la modelo de talla 40 Jennie Runk. Los dos hits curvy más recientes: el protagonizado por el diseñador Christian Siriano, que acaba de sorprender en la semana de la moda de Nueva York incluyendo en su desfile convencional a cinco tops del universo plus size (además de sentar a Ashley Graham, la más conocida, en su front-row), y que veía la luz casi al mismo tiempo que la firma de talla grande Lane Bryant convertía en viral un vídeo protagonizado por varias modelos curvy, incluidas Ashley y Candice Huffine, ademas de las actrices Gabourey Sidibe y Danielle Brooks, de Orange Is The New Black.

¿POR QUÉ NO ENCUENTRO MI TALLA?

El problema de la talla única, además, tiene otro 'cupable' que se ha ido trasladando poco a poco del armario de los chicos al de las mujeres: cada vez más marcas, especialmente las del rango low-cost, incluyen más prendas de talla alfa en sus colecciones, en lugar de la talla numérica convencional. Es decir, en vez de ir de la 34 a la 44 o superior, ahora todas las opciones se concentran en S, M y L, un breve espectro que en ocasiones añade versiones extra small o extra large, aunque no siempre. Este sistema beneficia sobre todo a las marcas, que consiguen maximizar sus costes de producción y hacen más fácil la compra en Internet, pero no dan respuesta a aquellas personas que no son capaces de encontrar la talla perfecta cuando las opciones se reducen a tres.

Así que ya sabes: la próxima vez que tengas que comprar una talla que no es la que sueles llevar normalmente piensa que, con un 100% de probabilidades, no deberías sentirte mal.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon