Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Víctor Madera, el empresario de la salud que colecciona Palacios

Vanitatis Vanitatis 26/06/2016 Mayka Paniagua

Hasta seis palacios posee una empresa llamada Paisajes de Asturias, constituida hace 16 años para explotar toda clase de inmuebles y cuyo capital social ha rozado los 37 millones de euros. La empresa ha adquirido pisos en Madrid, fincas y propiedades en Formentera… Pero sus grandes protagonistas son los palacios en los que vivieron miembros de la nobleza española y que hace años se encuentran cerrados y abandonados. No sabemos sí etrás de esta empresa se esconde un romántico, pero sí un empresario muy conocido por sus ‘pelotazos’ en el mundo sanitario. Víctor Madera es quien figura como administrador único, aunque dicen que lo respaldan un grupo de inversores asturianos.

Madera es un asturiano de 53 años y padre de tres hijos. Dicen que vive a caballo entre Madrid y Londres, aunque parece sentir mucho apego a la terruña. Rondaba la treintena cuando su nombre empezó a ser conocido. Entonces era un simple médico (especializado en medicina deportiva) que gestionaba centros de la Cruz Roja. Formado en EEUU y con buenos contactos, supo estar en el momento adecuado cuando un matrimonio de médicos de Castilla-La Mancha decidió ampliar su negocio de listas de espera. Y ahí empezó todo. Diseñó una sociedad que compró aquella red de pequeñas clínicas con las que la sanidad pública concertaba la cirugía de las listas de espera y se convirtió en presidente de Capio Sanidad SL, que ha cambiado su nombre por Ibérica de Diagnóstico y Cirugía. Desde entonces le han llamado desde ministro de sanidad en la sombra hasta cabeza visible de la política privatizadora de la sanidad pública.

Pero a él lo que le gusta es el anonimato y por lo que vemos también coleccionar palacios. Ya tiene seis, más que muchos miembros de la nobleza. Pero él no los compra para habitar en ellos sino para explotarlos, en su mayoría, como hoteles. Poco se sabe del resto de empresarios que se esconden detrás de la sociedad Paisajes de Asturias SL. La empresa no tiene web . Con una sede en Oviedo y otra en Madrid, en pleno Paseo de la Castellana, es difícil conseguir información por teléfono. “Eso son cosas de arriba”, informa a Vanitatis la única persona que parece haber en la oficina.

Así es la colección

El palacio de Trenor, en Figueras (Gerona) © Proporcionado por Vanitatis El palacio de Trenor, en Figueras (Gerona)

En 2010 se hizo con sus primeros 'juguetes': el palacio de Trenor, en Figueras (Gerona), por 2 millones de euros y el palacio de los condes de Donlebún, en la localidad de Barres, muy cerca del anterior. Las dos edificaciones pertenecían a la familia Pardo-Donlebún, que se instalaron allí desde Galicia tras una revuelta antinobiliaria en el siglo XV. José Trenor, que falleció en 2007, fue el último propietario que disfrutó del inmueble y convirtió el jardín en un gran y exótico invernadero lleno de cactus, a los que era un gran aficionado. A su muerte, las propiedades quedaron en manos de sus seis hijos (tres varones y tres mujeres) que decidieron desprenderse de ellas.

Torres Donlebun © Proporcionado por Vanitatis Torres Donlebun

Después vino la adquisición del palacete Villa Excelsior, en Luarca (Asturias), un edificio exagerado, un capricho millonario que mandó construir Manuel Méndez de Andés en 1912 tras heredar la fortuna de un tío labrada en una fábrica de tabaco llamada curiosamente La Abundancia y cuyos cigarrillos tenían como nombre Excelsior. Casado con Tarsila Blanco se hizo una casa sin reparar en gastos. Era la villa de moda y el lugar de encuentro del poder político y social. Hasta que la fortuna se acabó y los negocios se esfumaron. Manuel falleció en un accidente marítimo en uno de sus viajes a Argentina. Tarsila permaneció en la villa, aunque las amistades ya no llamaban a la puerta y no podía sufragar los gastos de mantenimiento. Esther Méndez de Andés fue su última moradora y vivió hasta los 83 años en ella. Su vida es digna de un guión de cine. La periodista Maruja Torres la dedicó una de sus entrevistas y varios blogs se han fijado en la historia de una mujer bellísima y elegante que a los 20 años se quedó viuda de un juez que la desheredó para dejárselo todo a sus cuñadas. Una mujer humilde que vivió sola y que cada día se arreglaba para ir a jugar al Bingo o que tuvo la mala suerte de ser una de los 61 heridos en el atentado del Grapo de la cafetería California 47.

Torre de los Moreno © Proporcionado por Vanitatis Torre de los Moreno

En el Cantón dos Moreno de Ribadeo (Asturias) estaba a la venta una casa señorial de tres plantas que suman 430 metros cuadrados, con nueve habitaciones y tres baños. Su precio era de 485.000 euros. Se llamaba la Torre de los Moreno, uno de los emblemas de Ribadeo, construido en 1915 con el dinero que enviaban Pedro y Juan Moreno de Ulloa, dos emigrantes españoles en Argentina cuyo sueño fue construirse una casa en medio de su pueblo. Todo en la Torre dos Moreno rezuma historia. En 2011 la empresa adquirió el 60% e invirtió más de 100.000 euros para que no se viniese abajo. Quiso comprarla toda, pero ahí andan en peleas con el ayuntamiento.

Otra de sus adquisiciones fue el Palacio de los Duques de Estrada. Un lugar de ensueño de unos 1.300 metros cuadrados ubicado en el casco histórico de Llanes fundada en el siglo XVIII por Fernán Duque de Estrada, primer conde de la Vega del Sella. La familia se convirtió en una dinastía llanística de propietarios e inversores ennoblecidos además con los títulos de marqueses de la Deleitosa y condes de la vega del Sella. Declarado bien de interés cultural, le cedieron en un principio la propiedad al ayuntamiento.

Palacio de los Duques de Estrada © Proporcionado por Vanitatis Palacio de los Duques de Estrada

Está construida sobre otro palacio anterior, aunque cuando la empresa lo adquirió en 2010 estaba en ruinas por un incendio sucedido en 1809 sobre el que circulan dos versiones. Una asegura que fue obra de las tropas del general Bonet y la segunda que fueron los propios lugareños quienes lo quemaron tras la ayuda de la familia del duque a los franceses. El Palacio fue adquirido en 2006 por 3,9 millones de euros por Promoción, Construcción y Proyectos El Sablón 2006 SL, de la que es promotor Antonio Valle, que fue quien se lo vendió a este grupo de empresarios asturianos liderados por Víctor Madera.

Palacio de Cercau © Proporcionado por Vanitatis Palacio de Cercau En la misma localidad asturiana se fijaron en 2014 en el Palacio del Cercau, que ha sido escenario de musicales o rodajes de películas y series como ‘La Señora’. Su compra costó entre tres y cinco millones de euros. Lo construyó un miembro de la noble familia de Posada, Pedro Junco de Posada, que fue obispo de Salamanca, y así pasó a sus herederos que terminaron por venderlo. Estamos seguros que la lista no acabará aquí.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.  

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon