Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Yurena encuentra el amor en 'Supervivientes'

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 13/05/2016 César Andrés

Dice la leyenda que a lo largo de la Historia sólo ha habido un par de corazones de mujer impenetrables: el de la Reina Isabel I de Inglaterra, conocida como 'La Reina virgen' y el de Tamara-Ámbar-Yurena, 'La mala'. Hasta ayer sólo le habíamos conocido dos romances a la cantante. El primero cuando saltó a la fama con el 'No cambié', lo mantuvo con Paco Porras, también cantante y compositor del temazo 'Carmen, Carmen, voy a tener que emborracharme' popularizado por 'Los Chunguitos'. El segundo (más bien fue un encontronazo sexual) lo sostuvo con Juan Miguel 'El peluquero' (en esta historia todos tienen título), ex marido de la eurovisiva Karina, en 'Hotel Glam'. A ambos les ha calificado como hombres poco importantes en su vida. Muy celosa de su vida privada, prometió no hacerlo, pero Yurena ha cambiado y ha abierto su corazón ante las cámaras. Ella misma se lo ha confesado a Jorge Javier Vázquez: soy otra Yurena, me dejo el alma, la vida...". Yurefans y no Yurefans, Yurena se ha enamorado en 'Supervivientes'.

Yurena (Tamara) y Paco Porras como 'Antonio Ugarte y su mujer' de Vicente López Portaña (Imagen, cosas-que-pasan.com) © Proporcionado por Vanitatis Yurena (Tamara) y Paco Porras como 'Antonio Ugarte y su mujer' de Vicente López Portaña (Imagen, cosas-que-pasan.com)

¿De quién? De su profesor, como Drew Barrymore en 'Nunca me han besado'. Víctor, la suerte de coach de supervivencia que comparte con la novia de Carlos Lozano, Miriam Saavedra, y ahora también con El Dioni, ha despertado las mariposas dormidas que Yurena, como Turandot, guarda en su estómago. El hondureño le ha pedido salir y ella, pícara, como nunca antes la habíamos visto, le ha besado en los labios aprovechando que estaban jugando al infantil juego de 'La botella' con un machete de grandes dimensiones, también en el cuello y él a ella en los pechos. Ronda de besos. Los labios de Yurena muy pocos los han probado. Juan Miguel sí, tenemos pruebas, suerte que esta vez no ha sacado la lengua con el garífuna. ¿Se casarán, serán felices y comerán perdices? Quién lo sabe, como buena novela el final es abierto. De momento él se ha marchado de la isla ¿para no volver? y ella ha llorado su ausencia amargamente y la ha gemido como una gatita durante la noche mientras gritaba su nombre (esto último según Miriam, claro).

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon