Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lo que puedes y no puedes hacer en el primer trimestre de embarazo

Logotipo de Bekia Bekia 14/06/2017 Marta Cabrera Benito

El embarazo es un momento de total felicidad para cualquier mujer. Supone la preparación del cuerpo para traer a un nuevo habitante a este mundo. Aunque todo parezca bonito, sí que es verdad que la futura madre va a tener que cuidarse más de lo debido, además de tomar ciertas precauciones. Todo dependerá del tipo de embarazo que tenga, pero algunas son generales para todas las embarazadas. La lista de instrucciones más llamativas suele llegar a manos de la mujer durante el primer trimestre del embarazo. No es que la embarazada se encuentre en un riesgo mayor, sino que son las primeras directrices que recibe desde que se ha quedado en estado.

Por ello, en Bekia te vamos a ayudar a que tengas claro cuál es el riesgo que puede tener la embarazada en este primer periodo y qué no se puede hacer durante estos tres primeros meses para poder garantizar el correcto crecimiento del feto. Debes de tener en cuenta de que cada embarazo es distinto a otro, por lo que, dependiendo del estado de la mujer y de futuro hijo, es posible que haya algunas instrucciones adicionales.

Cosas que SÍ se pueden hacer

1. Aceptar planes improvisados. Ahora mismo eres la que dirige tu vida, pero en cuanto el bebé nazca, no vas a poder hacer tantas cosas como llevas haciendo hasta ahora. Por ello, si tu pareja o amigas te proponen hacer algo, aunque no esté planeado, acepta porque en unos meses no vas a poder tener tanta libertad de movimiento.

Durante el primer trimestre de embarazo sí que podrás hacer ejercicio © Proporcionado por Bekia Durante el primer trimestre de embarazo sí que podrás hacer ejercicio

2. Tener relaciones sexuales. Por ahora, la evidencia del embarazo no es tan clara, por lo que una mujer embarazada puede permitirse durante este primer trimestre tener una vida sexual normal. Con el aumento de peso y el tamaño de la tripa, entre otras causas no será tan fácil que las relaciones sexuales puedan estar presentes durante todo el embarazo.

3. Hacer ejercicio. En este momento del embarazo, las retenciones de líquidos, la pesadez y el cansancio no están tan presentes. Por ello, para evitar coger kilos de más, puedes dar pequeños paseos tranquilamente o practicas otros como el yoga o Pilates que te ayuden a encontrarte mejor y a tener la cabeza despejada.

4. Teñirte el pelo. Hay mucha gente que piensa que cuando una mujer se tiñe el pelo, parte de los ingredientes de este producto se absorben y pueden afectar al bebé. Sí que es verdad que se absorbe una pequeña parte, pero nada que sea necesario tener en cuenta como riesgo para una embarazada.

No te des largas duchas de agua caliente ni entres en saunas, la temperatura corporal es muy importante © Proporcionado por Bekia No te des largas duchas de agua caliente ni entres en saunas, la temperatura corporal es muy importante

Cosas que NO se pueden hacer

1. Depilarse con cera o láser. Cuando una mujer está embarazada, es evidente que su cuerpo reacciona de distinta manera. Por ello, es importante saber que, a la hora de la depilación, no se puede utilizar ninguna de estas dos formas. Con esto evitará la aparición de futuras varices.

2. Hacer vuelos largos o a lugares exóticos. Es muy importante que la embarazada, en caso de que no pueda evitar hacer ese viaje, acuda al médico para que pueda revisar su estado para prevenir un posible riesgo. Lo más recomendable será respetar la opinión del especialista sobre la posibilidad de hacer o no el viaje.

3. No hacer paradas en los viajes en coche. Cuando se lleva a una embarazada en coche, no se puede planificar el viaje con tramos de muchos kilómetros seguidos. Es necesario que, al menos cada dos horas, se haga una parada para que ésta pueda estirar las piernas y reactivar, así el riego sanguíneo.

4. Tomar duchas prolongadas de agua caliente. Aparte de la ducha, también se podría incluir la sauna. Para una embarazada, su temperatura corporal es importante, por lo que no puede arriesgarse a que ésta suba si lo puede evitar. Durante el primer trimestre puede provocar abortos espontáneos.

© Proporcionado por Bekia
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bekia

image beaconimage beaconimage beacon