Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¡Sin móvil! Manual de instrucciones para desconectar en vacaciones

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 02/08/2017 Claudia del Águila

Imaginemos una escena ideal: una playa paradisiaca de arenas blancas y aguas cristalinas, una confortable hamaca en la que ver pasar el tiempo, acaso un daiquiri en la mano y la banda sonora del mar acunando el descanso hasta que... suena un móvil o nos olvidamos de disfrutar de la postal para postearla como si no hubiera un mañana. Algo se ha roto en ese momento, algo que se llama desconexión y que incide directamente en la relajación que deberían procurarnos las vacaciones. ¿Podemos pasar una vacaciones sin estar conectados al móvil o, en su defecto, sin que él se convierta en el centro de nuestra vida?

Del dicho al hecho

El 52% de españoles considera que sus vacaciones ideales serían aquellas en las que se deshicieran por completo de su móvil, según el estudio Desconecta de Pangea The Travel Store. Además, el 49% asegura que no hay ningún motivo urgente que no le permita dejar el móvil en la maleta. Y sin embargo, eso no ocurre en la mayoría de casos. El 25% confiesa que lo necesita consultar constantemente; y tres de cada cinco admiten con pesar que no puede desconectar realmente por culpa de su smartphone.

Inseparables

Según un estudio realizado por Phone House, el 42% de los españoles no podemos pasar más de 60 minutos sin enviar un wasap y acostumbramos a consultar la pantalla un promedio de 150 veces al día. Y pese a todas las advertencias de la Dirección General de Tráfico, el 59% ha consultado el móvil conduciendo y el 49% ha enviado, en alguna ocasión, un mensaje. Si quieres descansar, vas a tener que romper con esa dinámica.

Plan de desconexión

Si realmente quieres deshacerte de ese invasivo compañero de vacaciones, deberás trazar un plan. Si viajas fuera, por ejemplo, te puede resultar más fácil, porque bastará con dejarlo en el hotel o bloquear la itinerancia de datos para emplearlo únicamente como cámara de fotos. Pero si estás en España, por ejemplo, tendrás que fijarte algunas normas para disfrutar de las vacaciones sin intromisiones.

Silencio y tonos personalizados

La excusa siempre es la misma: puede entrar una llamada importante. Y por eso, coges absolutamente todas las llamadas y miras todos los mensajes. Un buen truco es personalizar el tono de jefes, padres o hijos para así coger el móvil únicamente cuando estos se pongan en contacto con nosotros. Tenerlo en silencio en ciertos momentos también es de gran ayuda.

Toque de queda

Lo mejor sería que no lo llevaras siempre encima. Si te vas a la playa, ¿de verdad lo necesitas? Puedes dejarlo en casa y seguramente cuando vuelvas el mundo seguirá en el mismo lugar. Si no te ves capaz, un primer paso puede ser llevarlo encima, pero desconectado. Emplea el móvil ciertas horas al día: mañana y noche, por ejemplo, para revisar correo y contestar mensajes es más que suficiente. Además, las personas que habitualmente comunican contigo se darán cuenta de que no contestas al momento y te sorprenderá lo rápido que se acostumbran.

Huye de la inmediatez

No tienes por qué retrasmitir tu vida a tiempo real. Nadie te lo está pidiendo. Disfrútala y después, si te apetece, compártela. Por ejemplo, si te vas de viaje, no cuelgues las fotos al momento y te pierdas la bonita vista que tienes delante inclinando el cogote sobre el dispositivo para enviar la foto. Espera a llegar al hotel, haz una selección de fotos, escoge la que más te guste y cuélgala. La experiencia es mucho más gratificante.

© Externa

Aguanta el tirón

Hay un momento en el que es difícil pasar del móvil. Estás acostumbrado a él y reducir las consultas o tenerlo apagado se percibe como una prohibición y nuestro cerebro se revela. Pero ese efecto pasa. Tras dos o tres días remitirá y notarás los efectos beneficiosos de no tener la nariz pegada a tu smartphone.

Haz un tratamiento de desintoxicación

No se trata de que tengas que ingresarte en una clínica, pero una buena forma de pasar el 'mono' de tu teléfono es acudir a algunos de los hoteles que promueven la desconexión digital y que han decidido no tener wifi en sus instalaciones. He aquí algunas propuestas: Casa O’Crego (Vilaquinte, Lugo), Hotel Sancti Petri Spa Resort de Barceló (Chiclana, Cádiz), Mas Els Terrats (Susqueda, Girona). Con un buen spa y una preciosa vista será más fácil dejar el móvil de lado.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon