Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Pelo teñido o con mechas? Cuatro consejos (básicos) para mantenerlo sano y bonito

Logotipo de Vanitatis Vanitatis hace 6 días Vicky Vera

El tinte, en mayor o menor medida, forma parte de nuestras vidas. Desde las mujeres que lo utilizan para camuflar canas hasta las que apuestan por el color para un cambio radical, pasando por las que solo quieren revitalizar su melena con unos toques de luz, son muy pocas las que nunca han pasado por el trámite de colorear su pelo, en casa o en la peluquería.

© Externa

Atrás quedó el tiempo en el que teñirse el cabello era sinónimo de destrozarlo: la mayoría de los productos que se emplean en coloración son mucho más respetuosos con el cabello de lo que eran antaño, e incluso algunos de ellos empiezan a incluir aceites esenciales para nutrirlo y protegerlo durante el proceso. Hasta las decoloraciones, que siempre han sido uno de los tratamientos más peligrosos que se podían llevar a cabo en una peluquería, resultan menos agresivas gracias a la mayor experiencia de los coloristas y a las nuevas tendencias en cuidado durante la decoloración, como el famoso Olaplex.

Pero, a pesar de que el pelo no se estropea tanto, lo que sí que es cierto es que el color sigue siendo una de las partes más frágiles del cabello teñido. La pérdida de intensidad tras la coloración es un proceso normal, pero de ti depende que esa pérdida sea mayor o menor o, lo que es lo mismo, que el color aguante intenso, bonito y brillante durante mucho más tiempo.

No utilices ningún producto capilar que lleve sulfatos o siliconas en su composición

Estos ingredientes son los peores enemigos de los cabellos teñidos, ya que arrastran (literalmente) los pigmentos de color. Son los responsables de crear mucha espuma durante el lavado y, aunque no son tóxicos ni peligrosos para el cuero cabelludo, son capaces de acabar con el color en unos pocos lavados. Apuesta por champús, acondicionadores y mascarillas que utilicen otro tipo de detergentes, algo más caros normalmente, pero mucho más respetuosos con tu pelo.

Evita utilizar agua caliente cuando te laves el pelo

Procura lavarte el pelo con el agua lo más fría posible. Sí, es invierno y hace frío, pero es lo mejor para mantener bonito tu color de pelo. El agua caliente aumenta la porosidad del cabello haciendo que los pigmentos se pierdan con mayor facilidad, mientras que el agua fría produce el efecto contrario: sella la fibra capilar y protege el color. Tampoco hace falta que utilices agua helada, pero intenta que al caer sobre el cuero cabelludo la notes fresca.

Durante el lavado, frota lo menos posible

.

Lávate el pelo de forma habitual, pero procura no frotarlo mucho mientras lo haces. La clave es masajear el cuero cabelludo ya que las raíces son la parte que más se ensucia y que necesita una limpieza más profunda, y deja que el jabón que cae limpie el resto del cabello sin ejercer ninguna fricción. El frotar produce ese 'efecto arrastre' tan maligno para los pigmentos de color.

No utilices planchas de pelo

Las planchas quedan prohibidas si quieres tener un color bonito y brillante, ya que combinan dos de los elementos que ya hemos nombrado como enemigos del color: el calor excesivo y el arrastre. Aún así, siempre que utilices un buen protector contra el calor, puedes utilizar secadores y tenacillas; lo que debes evitar es ese movimiento de arrastre que se lleva el color de tu cabello.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon