Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Sabías que el ejercicio envejece? Te decimos cómo contrarrestar sus efectos negativos

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 04/07/2017 Inés Alonso

Con el ejercicio se da una paradoja bastante curiosa: mientras que por dentro frena el envejecimiento de tu organismo (mejorando la circulación, evitando el sobrepeso, manteniendo la salud cardiovascular, etc…) por fuera te hace parecer más viejo. Y si encima eres de los que practican running, pádel, mountain bike, esquí o cualquier otra variante outdoor, la cosa empeora.

Solo tienes que fijarte en algunos de los grandes nombres del deporte. Parecen jóvenes envejecidos, y eso que se les supone una vida de lo más saludable. ¿Por qué entonces, esa apariencia? La clave está en el consumo de oxígeno que exigen estas actividades, que generan los malditos radicales libres en nuestro organismo, causantes de los signos de envejecimiento celular más visibles: las arrugas. Para combatir este estrés oxidativo de la piel date un chute de vitaminas A, C y E. ¿Cómo? Aplícate cremas con antioxidantes y hazte superamigo de las verduras de hoja verde, los frutos rojos y los cítricos. Y si te hace falta, acude a un nutricionista para que te prescriba una suplementación por vía oral.

Estos daños son comunes a todos los fieles diarios de su sesión ‘fit’, pero si, además, no perdonas una sesión de entrenamiento y te ejercitas con cierta intensidad, ojo, porque habrás fulminado la grasa de los michelines…, pero también la de tu cara. Y un rostro más chupado y con pérdida de volumen crea un efecto de cansancio, agudiza las ojeras y echa años encima sí o sí. Comienza la 'operación relleno' con fórmulas repletas de ácido hialurónico, una molécula presente en nuestro cuerpo y que no solo hidrata, sino que también tiene un efecto voluminizador.

© Externa

Y aquí no queda la cosa. ¿Te gusta salir de las cuatro paredes, tanto en invierno como en verano, y ejercitarte fuera del gimnasio? Pues atente a las consecuencias si no tomas las medidas correctivas a tiempo, porque hacer deporte al aire libre puede acelerar el proceso de envejecimiento de la piel. La culpa la tienen esos elementos que los científicos de los laboratorios suelen llamar 'enemigos invisibles', pero que tienen unos efectos superevidentes.

Hablamos del trío calavera: el viento, el sol y la contaminación (por no mencionar la oscilación de temperatura, que altera los capilares del rostro y hasta puede romperlos). Vamos, un equipo de contrincantes más duro que un Iron Man a la vuelta de las vacaciones de agosto y que requiere de todo un arsenal para no dejarte ganar la partida. ¿Cómo? Con un sencillo gesto: además de salir con una visera que te cubra el rostro lo más posible, antes de ponerte en marcha, aplícate una crema hidratante antipolución y encima un fotoprotector con SPF 50 que combata los UVA, UVB y los rayos infrarrojos y reaplícalo cada hora. ¿Preparado para calzarte las zapatillas y el traje de faena en clave sport? ¡No dejes que nada te arrugue!

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon