Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Sabes qué es la cara de correr? Esto es lo que el running le hace a tu piel

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 26/04/2017 Dàlia Rajmil

Frío, viento, lluvia, sol, contaminación... Estos son algunos de los factores externos que puedes encontrarte cuando una mañana, tranquilamente, decides salir a correr, sin cuestionarte nada más que el ejercicio que estás a punto de llevar a cabo servirá para mejorar tu forma física.

El running, al igual que otros deportes de exterior, como caminar, esquiar, pedalear o hacer kite surf, son ejercicios aeróbicos, es decir, que requieren un esfuerzo de respiración elevado y si se llevan a mayor intensidad, también una frecuencia cardíaca más alta. En primera instancia, este tipo de entrenamiento es ideal para quemar grasas y azúcares, ya que estaremos utilizando el oxígeno para generar energía que proviene de nuestros músculos.

Consecuencias en el rostro

Lo cierto es que si practicamos estos deportes diariamente y sin tomar medidas de protección, nuestro rostro puede sufrir las consecuencias. Entre ellas:

• El consumo de oxígeno activo hará que aparezcan radicales libres en nuestro organismo, que son los responsables del envejecimiento prematuro de nuestra piel.

• Al practicar ejercicio, le exigimos un esfuerzo a nuestro cuerpo, que empieza a sudar y a subir la temperatura. En este momento, los vasos sanguíneos se dilatan y se produce el efecto 'cara enrojecida'.

• La pérdida de grasas no solo afecta al cuerpo, también al rostro. Por lo que en pocas semanas evidenciaremos que nuestra cara va perdiendo volumen en algunas zonas, por ejemplo los pómulos. Las ojeras y las patas de gallo se harán mucho más visibles.

• La radiación solar es una de las principales causas de la aparición de arrugas y una de las mayores fuentes de radicales libres.

• La contaminación y la polución del aire puede producir irritación del cutis, sequedad, manchas y pérdida de luminosidad.

Soluciones

La solución pasa por ayudar a nuestro organismo a combatir el estrés oxidativo y restablecer los volúmenes iniciales del rostro cuando ya se han perdido. Existen varias vías:

Vitamina C y E, que encontraremos en cítricos, verdura de hoja verde, frutas como manzana, fresa, kiwi, plátano y melón. Además, sírvete de pimientos, aceite de soja, germen de trigo, levadura de cerveza y frutos rojos.

© Externa

Hidratación extra de la piel justo antes de salir a correr y después de la merecida ducha postentreno. Sobre todo en invierno, ya que en esta época del año nuestra piel recibe menos nutrientes y necesita un extra de oxigenación para evitar el envejecimiento.

Protección solar pensada para hacer deporte, es decir, que no sea aceitosa, ya que esto puede cerrar los poros e incluso puede propiciar la aparición de espinillas y granos.

Aporte de cremas con ácido hialurónico, que se encuentra de manera natural en nuestro organismo, pero con los años vamos perdiendo de forma progresiva. Con estas cremas restablecemos los volúmenes, además de ayudar a rellenar las pequeñas arrugas y líneas de expresión.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon