Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Tiene sentido que se hayan emitido 342 series en lo que llevamos de 2017?

Logotipo de GQ GQ 10/08/2017 GQ

Se ha desvelado la cifra de series emitidas en Estados Unidos en lo que va de año y con ella la polémica. ¿Producimos más de lo que vemos? 1 © Proporcionado por Revista GQ 1

Existe un número que antes no llamaba la atención de los periodistas especializados en televisión y que se ha convertido en mágico en las últimas temporadas. ¿Cuántas series se estrenan al año? El fenómeno del Peak TV, bautizado así lo que podríamos definir como burbuja de producción, es hoy una de las grandes inquietudes de los analistas de la industria. ¿Se están creando más títulos de los que se van a amortizar? ¿Pueden quebrar los canales por no recuperar los ingresos que han destinado a la ficción original? Hay datos recientes que alarman a muchos. Por ejemplo, el canal A&E, responsable de 'Bates Motel', anunció al terminar su show emblema que dejaría de invertir en relatos seriados para dedicárselo a otros más rentables, como los formatos de telerrealidad. Algo similar ha ocurrido con WGN America, creadora de 'Manhattan', que canceló 'Outsiders' y 'Underground' casi a la par, decidida a dedicar sus recursos a un catálogo más competitivo comercialmente.

La cuestión es que, aunque hemos superado hace solo unas semanas el ecuador del año, ya conocemos la cifra de series originales que se han emitido en la pantalla estadounidense en 2017. Puede parecer reduccionista hablar solo del panorama norteamericano, pero es al fin y al cabo el que marca el paso en lo que a ficción televisiva se refiere. Pero vayamos a lo importante: en Estados Unidos se han exhibido desde enero 342 teleseries. Los datos, avalados por FX Networks y recogidos en 'Variety', muestran una evolución de casi veinte programas respecto al mismo período del curso anterior, en el que se exhibieron 325. El registro total de 2016 ascendió a 455 series, y si tomamos como referencia la primera mitad de 2017, para diciembre podría haberse alcanzado una cifra cercana a las 480. ¿Otro dato interesante? El aumento se debe sobre todo a las plataformas de streaming (de 51 a 62 producciones), que van sumando suscriptores y también competencia.

Con el resultado sobre la mesa, resurge la polémica. ¿Existe realmente una burbuja televisiva? ¿Decisiones como las de A&E y WGN apuntan a un cambio de tendencia? Lo cierto es que no. Se antoja lógico que sean los videoclubs online y las cadenas generalistas quienes ayuden a engrosar nuestros deberes catódicos, mientras el cable su parrilla. Las primeras están en pleno auge y aumentando sus catálogos, y las segundas, de un modelo más tradicional, poniéndose al día de todos estos cambios: producen más series, pero también más cortas que antes, mimando el resultado creativo y relativizando poco a poco las audiencias de toda la vida. No olvidemos, además, que en los últimos 15 años las series de televisión han dejado de ser consideradas como un entretenimiento minoritario para alumbrar fenómenos globales como 'Juego de Tronos', y son cada vez más seguidas e influyentes. Su público se fragmenta en pequeños nichos, permitiendo que se creen títulos para gustos concretos.

¿Tiene sentido que se hayan exhibido tantas series en 2017? ¿Cómo va a evolucionar, entonces, la situación en los próximos años? Lo cierto es que sí lo tiene, ya que se consumen, y lo más probable es que la línea ascendente continúe durante unas temporadas más, según las plataformas de streaming vayan creciendo y encontrando su sitio. No solo lo decimos porque sea la tendencia actual, sino porque los movimientos de las compañías así lo sugieren. La polémica de la deuda de Netflix, empresa que ha abierto camino en este terreno desconocido, nos sirve de ejemplo: aunque los analistas financieros les aconsejan mesura respecto a sus gastos en contenido original, y alertan de los números rojos a corto plazo, los ejecutivos del videoclub confían en que seguir invirtiendo en el futuro más cercano es la solución ideal para recuperar los beneficios más adelante. Quien tal vez debe pensar la crisis de su modelo y plantear su supervivencia es la televisión de toda la vida.

www.revistagq.com

]]>

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de GQ

image beaconimage beaconimage beacon