Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Buscas a Dory? Descubre los cinco paraísos del submarinismo en España

Vanitatis Vanitatis 22/07/2016 Claudia del Águila
© Vanitatis

Si tu héroe de pequeño (y no tan pequeño) siempre ha sido Jacques-Yves Cousteau y la película que te llevarías a una isla desierta es 'El gran azul', a estas alturas debes tener más que claro que tu pasión es el submarinismo. Y no te vamos a negar que nada se comparará a un chapuzón en el Mar Rojo o en Roatán, pero en nuestra piel de toro también encontrarás lugares donde dar rienda suelta a tu afición, sea cual sea tu nivel. Estos son los cinco que no te puedes perder. ¡Al agua, patos!

Las islas Medas

Este pequeño archipiélago compuesto por siete pequeños islotes frente a la playa de l'Estartit, en la Costa Brava, posee una de las reservas marinas más importantes del Mediterráneo occidental. Su cercanía con la desembocadura del río Ter ha propiciado esta diversidad y las ha convertido en un imán para los que gustan de las escafandras. Es ideal para buceadores de todos lo pelajes, pues a partir de 12 metros de profundidad ya se puede disfrutar de la fauna y flora subterránea. Los más avezados podrán descubrir las joyas más oscuras hasta los 30 metros. Son realmente espectaculares su formaciones de coral

Isla del Hierro

¿Estará por ahí Bob Esponja? © Proporcionado por Glamouratis ¿Estará por ahí Bob Esponja?

Difícilmente se encontrará un destino más tentador para los submarinistas que este. Para empezar, sus aguas son las más cálidas de toda España. Además, la isla cuenta únicamente con 10.000 habitantes y no tiene actividad industrial, por lo que no hay residuos que enturbien la visitas profundas. Por si fuera poco, es una isla de origen volcánico (en octubre 2011, el volcán tuvo una erupción subterránea), por lo que presenta un fondo único de cuevas y veriles. Y si aún no estás convencido: bajo sus aguas encontrarás la perfecta mezcla de especies mediterráneas, atlánticas y tropicales. Para todos los gustos. Lo mejor para descubrirla es ir a La Restringa y aventurarse por el mar de las Calmas. La transparencia de sus aguas es increíble y llega hasta casi los 50 metros. Una experiencia única.

Islas Columbretes

A 56 km del cabo de Oropesa, en Castellón, se encuentran cuatro islas volcánicas rodeadas de islotes y escollos que se han convertido en una de las reservas marinas más valoradas por los submarinistas. Se organizan excursiones de un día, en las que, para preservar el patrimonio de la isla, únicamente se pueden llevar a cabo dos inmersiones. Los que se calan las gafas y acarrean la bombona pueden pasear por el fondo marino acompañados de sargos, castañuelas, grandes meros, esponjas, langostas y, si hay suerte, incluso pueden frecuentar delfines mulares y peces luna. Los acompañantes de los buzos también pueden disfrutar de una excursión en kayak por la curiosa orografía de las islas y una visita guiada por las mismas. 

Isla Formentera

Paraíso en la tierra, también lo es en el mar. La joya de las Baleares es asimismo la perla de los buceadores. Los entendidos saben dónde descender a la inmensidad marina: la reserva Marina dels Freus de Ibiza y Formentera (Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO) es el lugar donde es más fácil sentirse en una pasarela de diseños de neopreno. La razón es su gran variedad: aquí tanto te encuentras una pared de gorgonias como una cueva o una pradera de posidonia. Y también aquellos a los que les gusta sentirse un poco Indiana Jones bajo agua encontrarán diferentes pecios. Amén de la surtida fauna marina. La visibilidad cambia, dependiendo de la estación, entre 15 y 50 metros.

Como un capitán Nemo sin Nautilus © Proporcionado por Glamouratis Como un capitán Nemo sin Nautilus

Islas Hormigas

En Murcia, concretamente muy cerca de Cartagena, se encuentra este lugar soñado por submarinistas que esconde una reserva natural protegida desde 1995. El paisaje no puede ser más espectacular con paredes de hasta 40 metros de corales, montañas submarinas, praderas de posidonia y peces como morenas, meros y espetones. Varios pecios históricos le dan un punto de misterio a la inmersión. Y es que el promontorio submarino que permite la gran diversidad fue, en otro tiempo, un peligro para la navegación, ya que muchos fueron los barcos que toparon contra él y que se han convertido en un acicate más para los buzos. Este es un destino poco masificado, que para los 'connaisseurs' de la materia es considerado uno de los mejores a nivel europeo.  

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon