Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Está malo o lo finge para no ir al cole?

Crecer Feliz Crecer Feliz 29/03/2016 Patricia Morcillo. Asesor: Pedro Pablo Sacristán (www.cuentosparadormir.com)
¿Está malo o lo finge para no ir al cole? © Copyright © 2016 Hearst Magazines, S.L. ¿Está malo o lo finge para no ir al cole?

Hay niños que fingen estar enfermos o exageran alguna molestia para no ir al cole. Descartado que no estén de verdad pasando una enfermedad, sin duda se trata de una llamada de atención a sus padres.

Si a tu hijo le pasa, analiza primero si ha ocurrido algo en casa que le inquieta (ha tenido un hermanito, ha habido algún contratiempo familiar...).

En ese caso busca vuestra protección y no quiere alejarse; cuando se sienta más seguro (con vuestra ayuda) se le pasará.

Y si estas excusas las pone, por ejemplo, tras un fin de semana o unas vacaciones, es tan solo una pequeña resistencia al cambio.

En los demás casos habrá que buscar el motivo en la escuela.

¿Conflictos con otros niños? Es posible que tu hijo haya tenido algún enfrentamiento con algún compañero de clase. Si su carácter es retraído y le cuesta defenderse, tal vez tema contarlo por si hay represalias o porque piensa que no le creeréis.

Habla con su profesora y, si sabéis quién es, con los padres de ese niño para resolverlo. Puede ser buena idea que vayáis juntos al parque, a esta edad los niños hacen amigos con los que empiezan peleando y acaban jugando.

El rechazo al cole también puede deberse a que aún no ha desarrollado bien sus habilidades sociales y no entiende que no sea el centro de atención y que no se haga lo que él quiere. Es cuestión de tiempo y pedagogía que lo supere.

Y también puede ocurrir que se sienta poco valorado por su profesora. Si éste es el caso, habla con ella, con tu hijo presente, y acordad juntas una estrategia. Para tu hijo, ver que puedes hablar amigablemente con el tutor o tutora y llegar a acuerdos será una buena lección y le dará más seguridad.

¿Dificultades de aprendizaje? Por último, debes considerar si tu hijo tiene dificultades de aprendizaje y por eso lo pasa mal. Puede que la solución esté en acostarle antes, para que duerma más, le dé tiempo a desayunar y no vaya a clase con sueño o sin energía. O puede que tenga algún defecto de visión o de audición, consulta al pediatra. Si el problema es de otra índole, los profes están preparados para apoyarle. Habladlo. Al veros de su lado podrá afrontarlo mejor y volverá a ir contento al cole.

Que el niño mienta no es tan malo

Según un estudio de la Universidad de Toronto, en Canadá, la habilidad de los niños para mentir es un hito evolutivo comparable a aprender a caminar o a hablar. Curiosamente, un 30% de los niños de 2 años intentan engañar a sus padres, bien para esquivar una culpa, cuando saben que han hecho algo mal, o bien para llamar su atención, con alguna fantasía. A los 3 años el porcentaje de “mentirosos” o “exagerados” sube al 50%; a los 4 años es común que lo hagan el 80%, y entre 5 y 7 años, ya es generalizado que suelten unos 12 embustes al día. Estos cuentistas precoces tienen más éxito en la escuela y entre sus compañeros porque son más empáticos.

Los cuentos, una buena ayuda

Los cuentos pueden ser un recurso estupendo para tratar este problema. Según nuestro asesor, experto en educar con cuentos, “el niño se identifica con el bueno de la historia, vive sus dificultades como propias y comparte su éxito cuando consigue salir airoso”. Siempre hay una solución.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Crecer Feliz

image beaconimage beaconimage beacon