Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Llevas un implante de pecho? Te contamos cómo evitar el 'efecto pelota'

Vanitatis Vanitatis 11/07/2016 Eva Gómez-Flandes

En medicina estética, como en cualquier otra especialidad, hay cosas que no admiten discusión..., pero también otras en las que los médicos no terminan de ponerse de acuerdo. El masaje en los pechos con implantes –estén ahí por razones estéticas o reconstructivas – se encuentra entre estas últimas. Ante la falta de quorum, el mejor consejo es: haz lo que te recomiende tu médico. Eso sí, si te recomienda el masaje, ¡hazlo bien! 

Evita las contracturas capsulares © Proporcionado por Glamouratis Evita las contracturas capsulares

El automasaje de pechos en los que se ha colocado una prótesis es una recomendación muy común por parte de los cirujanos plásticos. Se comienzan a realizar cuando los implantes ya se han asentado, es decir, una vez que las cicatrices se han cerrado completamente y ha descendido la inflamación postoperatoria. No son masajes que se realicen durante un cierto periodo de tiempo, sino que se sugiere realizarlos de manera indefinida. ¿Por qué? Para evitar que se produzca lo que se conoce como contractura capsular.

"Hay personas que muestran tendencia a hacer capsulas y retracciones en las prótesis, sean del tipo que sean e independientemente de la zona donde se hayan colocado”, explica la doctora Virtudes Ruiz, de la clínica murciana VirtudEstética. "Aunque sigue sin estar claro al cien por cien por qué en las mismas condiciones unas mujeres sufren este problema y otras no, lo que sí sabemos es cuál es el proceso".

Al colocar la prótesis, el organismo procede a aislarla, porque la considera un cuerpo extraño (y lo es). Especialmente si la prótesis es lisa, explica en su blog el doctor Jesús Benito, de Antiaging Group Barcelona, el colágeno tiende a organizarse de manera ordenada y concéntrica a su alrededor. Una serie de transformaciones en ese tejido circundante puede producir la temida contractura capsular: la cicatriz comprime el implante, lo inmoviliza. El resultado estético es terrible: el pecho aparece endurecido, sin movimiento, artificial. La tendencia general es a utilizar este tipo de prótesis lisas cuando el implante se coloca debajo del músculo (que es lo más indicado en las reconstrucciones de mama tras una mastectomía terapéutica). 

Virtudes Ruiz se encuentra entre los especialistas favorables a los masajes. Eso sí, es importante, aclara, que los realice la propia paciente “siempre con sentido común, poco a poco, conforme se van tolerando. Y nada de máquinas, que ahora están muy de moda. Las máquinas no tienen sensibilidad”.

¿Cómo se hace?

No utilizar aceite

. En todo caso, una manteca corporal, hidratante pero de textura más áspera.  El movimiento básico es de cizalla. La idea general es que debemos separar la piel de la prótesis. No se trata de acariciar el pecho, ni de amasarlo (eso queda para otros menesteres). Hay que

empujar, insertar, separar la piel

de lo que hay debajo.La clave aquí son

las puntas de los dedos

. Junta los dedos, ciérralos y húndelos, como si fuesen una espátula, con una inclinación de unos 20 grados respecto a la piel (no se trata de hundir los dedos en el pecho como se mete una cucharilla en un vaso de yogur, sino de seguir la forma del pecho). Húndelos en la piel y empuja lateralmente, mientras con la otra mano inmovilizas la zona.Los pulgares se usan para

masajear la parte superior

, apoyándolos a todo lo largo y bajando hacia el pezón.Sobre todo al principio,

el masaje hacia abajo es muy importante

porque determinadas prótesis tienden a anclarse en la parte superior.  Cuando nos familiaricemos, podemos aplicar pellizcos grandes (¡con sentido común!) por todo el pecho, separando la piel y masajeando esas pequeñas zonas entre los dedos.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon