Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Qué fue de la verdadera Navidad?

Victor @Solano 10/12/2015

Querido Papá Noel;

Hace tiempo que dejé de escribirte para pedirte regalos, pero este año te ruego que me concedas un único deseo: Quiero que me devuelvas la Navidad. Ya no es lo mismo, no cantamos villancicos, ni oímos los mismas bromas año tras año, no decoramos juntos el árbol, ni encendemos la chimenea, ya ni siquiera recuerdo dónde está mi vieja pandereta, ni la zambomba… Solo hay comida y más comida, todo delicioso, no lo voy a negar, pero yo acostumbro a cenar mucho menos y no me sienta del todo bien. Nadie me hace caso cuando les digo que es mucha comida y que es un despilfarro. Hoy mismo he leído en el periódico que una cuarta parte de lo que cocinamos es estas fechas al final acaba en la basura, se lo he contado a todos pero parecen estar muy ocupados como para pararse a pensar en ello… (VIDEO CAMPAÑA)


También hay regalos maravillosos y seguro que muy caros, pero quizá demasiados y algunos ni sé manejarlos. Juan ha vuelto de Noruega para pasar estos días y apenas he podido hablar unos minutos con él. Parece que todos van con prisas y tienen muchas cosas que hacer. Salen a la carrera y vuelven cargados de bolsas y con cara de cansancio…


Aún sonrío cuando recuerdo el año del apagón, no pudimos asar el pavo y era lo único que teníamos previsto para cenar. Nos quedamos a oscuras y sin calefacción y acabamos cenando todos en torno al fuego unas simples patatas asadas en la chimenea y un poco de ensalada. Todos muy juntos para no pasar frío y compartiendo las mantas que había, contamos mil historias y uno a uno fuimos confesando nuestro deseos y nuestros propósitos para el año siguiente. No paramos de reír. Aquella noche cantamos los villancicos más desafinados que haya oído jamás, pero también los más divertidos. Nadie quería irse a la cama y acabamos durmiendo todos juntos cayendo rendidos uno a uno sin movernos de debajo de las mantas.


La mañana siguiente fui el primero en despertar al amanecer y al verles dormir plácidamente a todos juntos descubrí realmente la magia de la Navidad. No me importan los regalos, ni los deliciosos manjares, no quiero lujos ni modas, solo quiero que me devuelvas cada año esa noche en la que fuimos tan felices. (WEB CAMPAÑA)


Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon