Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Son –tan– malos los sulfatos de los champús?

Harper's Bazaar Harper's Bazaar 01/03/2016 harpersbazaar.es

Aquí, una selección de nuestros favoritos:

Aquí, una selección de nuestros favoritos:
© Copyright © 2016 Hearst Magazines, S.L.

Quieres que huela bien, sea suave y gustoso pero también le pides que se ocupe de conservar bonito el color, que cuide el cuero cabelludo, si puede ser que también amplifique el rizo, si evita la rotura, mejor... Son demasiados los requerimientos y pocas las pistas que tienes sobre si alguno de los que conoces reúne todo eso que buscas. Echa el freno. Básicamente, un champú lo que tiene que hacer es lavar. ¿Sólo eso? Obviamente, no. O solamente, no.

¿MODA O NECESIDAD?

Últimamente, muchas mujeres buscan champús sin sulfatos. Lo hacen animados (u obligados, dependiendo de esa curiosa y en ocasiones masoquista relación peluquero-clienta) por quien les acaba de realizar un tratamiento reestructurante de queratina o una taninoplastia. ¿Y por qué sin sulfatos? ¿Es que son malos para la salud? ¿Estropean el cabello? Comencemos por el comienzo, que diría la Liebre de Mayo y resolvamos la primera duda: ¿por qué llevan sulfatos los champús? La Dra. Gloria Garnacho, dermatóloga y responsable de la unidad de tricología y salud capilar de la Clínica Ruber de Madrid y de la Clínica Dermatológica Internacional, guía: "El champú es un producto utilizado para limpiar la suciedad del cabello, la grasa formada por las glándulas sebáceas, la descamación cutánea del cuero cabelludo y, en general, cualquier partícula contaminante ambiental que se va acumulando progresivamente en la cabeza. Se usa champú porque con agua no basta", arguye.

La explicación es sencilla: "el cabello sano tiene una superficie hidrofóbica (a la que se adhieren los lípidos pero que repele el agua) y esa grasa no es arrastrada por el agua. Hacen falta unas sustancias denominadas tensoactivos o surfactantes que favorecen la separación del sebo del cabello. La materia grasa se emulsiona con el champú y el agua y es arrastrada con el aclarado. Tanto el jabón como el champú tienen tensoactivos o surfactantes, pero el motivo por el que uno es bueno para lavarse la cabeza y otro no es que el primero se mezcla con la grasa con demasiada afinidad y elimina demasiado sebo. "En cambio, el champú usa surfactantes equilibrados para no eliminar demasiado sebo", aclara la Dra. Garnacho.

Y llegamos al meollo de la cuestión: "La familia de los sulfatos son uno de los surfactantes más más eficaces pero también más agresivos. Su concentración suele estar reducida en los champú de uso diario y debe ser inexistente en los champú infantiles o para cuero cabelludo sensible para evitar la irritación cutánea y ocular. Los sulfatos son los responsables de la espuma que hace el champú. Por lo tanto, cuanta más espuma haga un champú y más intenso sea su olor, mayor concentración de productos químicos tendrá en su composición y, por tanto, será más agresivo. Lo ideal es utilizar un champú sin color, olor y que haga mínima espuma", apunta la doctora. Hasta aquí, todo ok.

Ahora bien, ¿alguna vez te ha caído champú en los ojos provocando ardor? Eso lo provocan los sulfatos. Claudia di Paolo, beauty hunter y directora del SPA CAPILAR que lleva su nombre, explica: "Los sulfatos están presentes en casi todos los productos de limpieza. Se utilizan porque cortan la grasa, son baratos y producen espuma. Por si mismos, no son tóxicos ni peligrosos. El problema es que su acción limpiadora es muy fuerte y dejan muy reseco el cabello y el cuero cabelludo ya que también retiran sus aceites naturales. Si un champú no tiene sulfatos, contendrá otros agentes detergentes algo más caros y que hacen menos espuma pero siguen siendo efectivos".

Algunas de las razones para comprar champú sin sulfatos, según Di Paolo, son:

1. Menor probabilidad de irritación en el cuero cabelludo

2.Mayor retención de la humedad y, por ende, aumento de la resistencia anti-rotura y desprendimiento

3.Mayor duración del tinte

4. Mejor conservación de los aceites naturales del cabello

5. Cuidado de los rizos

¡Atención! Si usas champús sin sulfatos, deberías evitar el uso de siliconas en el cabello (especialmente la dimeticona, muy común en cremas de peinado y mascarillas) porque resultan muy difíciles de desincrustar sin el uso de sulfatos.

Ahora, elige un champú de entre los que hemos seleccionado:

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Harper's Bazaar

image beaconimage beaconimage beacon