Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Vacaciones adrenalínicas? Planes para disfrutar de un verano de aventuras

Vanitatis Vanitatis 08/08/2016 Claudia del Águila

¿Buscas adrenalina este verano? ¿Quieres vivir una aventura de esas que te dejan con las piernas temblando y con un sinfín de historias que explicar para dejar a tus colegas con la boca abierta? Pues estás en el lugar adecuado. Te vamos a contar cómo conseguir que el verano 2016 ingrese en los anales de tu historia personal como el que cambió tu forma de ver la vida. O, al menos, se convirtió en uno de los más divertidos que recuerdes.

1. A por un río

El 'rafting' genera en quienes lo practican borbotones de adrenalina © Proporcionado por Glamouratis El 'rafting' genera en quienes lo practican borbotones de adrenalina

El 'rafting' o descenso de ríos consiste en bajar un cauce fluvial en una embarcación (zódiac, kayak o canoa) a toda pastilla, con una sola pala para sortear los obstáculos que irán apareciendo y que son los que te harán gritar y generar borbotones de adrenalina.

Los principiantes suelen bautizarse en ríos más bien tranquilos, que de repente presentan algún tramo con alguna turbulencia para darle emoción a la cosa. Los más avezados en este tipo de aventuras optan por aguas bravas, plagadas de rápidos y todo tipo de corrientes y obstáculos inesperados. 

Para llevar a cabo esta disciplina, tendrás que llevar un calzado que se pueda mojar y un bañador. En el lugar donde vayas a realizar el descenso te proporcionarán el resto del equipo (casco, pala, chaleco salvavidas y, en algunos casos, traje de neopreno).

Antes de iniciar tu aventura, te explicarán las nociones básicas de lo que debes hacer y las medidas de seguridad que debes adoptar. Es imprescindible seguir al pie de la letra las instrucciones del monitor. Puedes encontrar ofertas a partir de unos 35 euros, que variarán dependiendo del lugar. 

2. Solo ante el peligro

El 'hidrospeed' consiste también en descender un río, pero con la pequeña e importante diferencia: lo harás solo sobre una especie de trineo acuático. El contacto con el agua y sus turbulencias es mucho mayor que en el 'rafting'. Para bajar el río, te colocarás boca abajo estirado en el 'hidro', con unas aletas en los pies y con una especie de tirantes para que no pierdas tu embarcación. Y a partir de ahí empezará la aventura. 

Antes te habrán explicado cómo moverte para guiar tu minúsculo vehículo acuático, mediante una serie de ejercicios preparatorios. Este entrenamiento básico, saber nadar y tener ganas de divertirse son los únicos requisitos para la práctica del 'hidrospeed'. El río se suele descender en grupo de una hasta 15 personas, guiadas siempre por un monitor. Los padres que quieran aventurarse en esta disciplina acompañados de sus hijos pueden encontrar lugares en los que se permite que los niños de más de 9 años puedan disfrutar de este deporte. Encontrarás ofertas para introducirte en el 'hidrospeed' a partir de 38 euros. 

3. Surcando el cielo

En el 'parasailing' basta con no temer a las alturas © Proporcionado por Glamouratis En el 'parasailing' basta con no temer a las alturas

El 'parasailing' te permitirá ver los paisajes –y quizá la vida en general– desde otro punto de vista. Concretamente, desde el cielo: como si fueras un pájaro. Se trata de un artilugio volador, habitualmente de dos plazas, que parece una mezcla entre un paracaídas y un parapente y que está conectado a una embarcación en tierra. La barca lo remolca para que así se desplace a unos 150 metros sobre el mar, aproximadamente, pudiendo disfrutar de unos minutos en el aire en la mejor compañía. 

El paseo en sí no requiere ningún esfuerzo físico, basta con no temer a las alturas y tener ganas de disfrutar de una experiencia diferente. Generalmente la actividad dura entre una hora y media y dos, aunque la mayoría del tiempo se invierte en el desplazamiento en el bote, ya que el vuelo tiene una duración aproximada de unos 15 minutos. 

Se ha de tener en cuenta, a la hora de planificar esta aventura, las condiciones climatológicas. Si en el día que has elegido para contratar este plan hace mucho viento, se anulará la actividad por razones de seguridad. El precio suele ser de unos 90 euros por persona. 

4. Surfeando la arena

Con la práctica del 'sandboard' puedes alcanzar velocidades de 80 km/h © Proporcionado por Glamouratis Con la práctica del 'sandboard' puedes alcanzar velocidades de 80 km/h

El 'sandboard' es una disciplina tan poco conocida como apasionante para los que la practican. Sobre un tabla similar a la que emplean los surfistas, remontarás dunas de arena.

Existen dos modalidades, una en la que vas tumbado sobre la tabla y en la que puedes alcanzar los 80 km/h y otra, que es la más popular, en la que vas de pie sobre la misma. 

Las empresas que nos llevan a la cresta de la ola terrestre suelen encargarse del equipo que consta de tabla, casco y botas y también se hacen cargo del transporte hasta el lugar idóneo.

En algunos de estos enclaves se ofrece la posibilidad de practicarlo por la noche, iluminando las dunas y consiguiendo una experiencia realmente original. 

En España podrás practicar esta modalidad en las dunas de Guardamar del Segura (Alicante), en el Cabo de Gata (Almería), en las dunas de Carabassi (Elche), en la playa del Pollo (Cullera) o en las dunas de Maspalomas (Gran Canaria). Y la gran ola con la que sueña todo 'sandboardista' es la duna Grande, en Perú.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon