Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

10 consejos para que puedas dormir bien en verano

Vanitatis Vanitatis 27/07/2016
© Proporcionado por Glamouratis

Con la llegada del verano vuelven las noches interminables dando vueltas en la cama. En muchas ciudades las altas temperaturas apenas descienden en las noches de julio y agosto, lo que hace difícil conciliar el sueño y, sobre todo, descansar para afrontar el día siguiente con la energía necesaria. El Centro de Investigación del Sueño (CIS), una organización creada por Flex, nos aporta 10 claves para conseguir un mejor descanso. Gracias al estudio 'El sueño de los españoles', realizado por el CIS de Flex, conocemos mejor cómo dormimos y qué debemos mejorar.

El calor nos afecta. De hecho, el 47% de los españoles reconoce que duerme mejor en los meses fríos, pero los hábitos de descanso de los españoles tampoco son de matrícula de honor. A pesar de que la media de sueño es de 7,1 horas (los expertos recomiendan dormir entre siete y nueve), el 46% de los españoles no tiene unos buenos hábitos antes de acostarse. Es decir, usan dispositivos electrónicos, fuman, toman alcohol o bebidas con cafeína, o duermen con contaminación lumínica, según recoge el citado estudio.

Si no eres de los afortunados que tiene aire acondicionado para refrescarse en las noches de verano, te damos una serie de consejos que puedes hacer para que sean más llevaderas:

1. Cómprate un ventilador

Una opción económica y rápida, que además es menos perjudicial que el aire acondicionado, es la utilización de un ventilador. No genera frío en sí mismo, sino que mueve el aire y nos proporciona una sensación de enfriamiento inmediata. El consumo eléctrico de un aparato de ventilación también es mucho menor.

2. Invierte en un buen colchón 

© Proporcionado por Glamouratis

En realidad, este consejo te vale para cualquier época del año y tu espalda lo agradecerá. Según la Asociación Española de la Cama, ningún colchón tiene una vida útil de más de 10 años. Pasado ese tiempo seguramente estés poniendo en peligro la salud de tu espalda y tus articulaciones. Este verano es un buen momento. Flex ha lanzado una 'tarifa plana' y podrás renovar tu colchón doble por 599 euros en cualquier modelo.

3. Ventila

© Proporcionado por Glamouratis

Una habitación ventilada es importante en cualquier época del año, pero en verano, cuando aprieta el calor, se vuelve imprescindible. Con tan solo abrir las ventanas de la casa durante 10 minutos conseguiremos renovar el aire y obtener más oxígeno, eliminar malos olores… Cuando el calor se acumula la sensación de aire 'sucio' es aún mayor, por lo que es buena idea abrir las ventanas tanto por la mañana como por la noche, cuando las temperaturas son más bajas. Así podremos generar sensación de corriente y renovar el aire y refrescar el ambiente.

4. Date una ducha caliente antes de dormir

© Proporcionado por Glamouratis

Puede que te parezca una idea absurda con 40º a la sombra, pero cuando queremos refrescarnos un contraste con agua fría solo te va aliviar en el momento. Frente a una bajada tan rápida de la temperatura corporal nuestro cuerpo reacciona gastando más energía para recuperar la temperatura y acabas teniendo más calor. Todo lo contrario a lo que sucede cuando el agua es caliente, ya que al finalizar la ducha el contraste con el exterior hará que te sientas más fresco. Además relaja la musculatura antes de irte a dormir y reactiva la circulación con lo que tu cuerpo estará más preparado para el descanso.

5. Elige bien la ropa de cama

© Externa

Las sábanas también abrigan. Para esta época del año opta por aquellas que sean de fibras naturales, como el algodón o la seda. A pesar de que a mayor número de hilos en un tejido más durabilidad tendrán las sábanas, dejarán pasar menos el aire. Para esta época del año se recomiendan las sábanas entre 150 y 200 hilos.

6. Apaga o desenchufa los aparatos electrónicos

© Proporcionado por Glamouratis

Los electrodomésticos y dispositivos electrónicos emiten calor y siguen consumiendo energía. Lógicamente no puedes prescindir del frigorífico, pero puedes desenchufar todos tus 'gadgets' si no los estás usando. Una buena opción es que utilices bases múltiples que cuenten con un interruptor y, de esta forma, podrás apagarlos todos a la vez de forma cómoda y sencilla.

7. Evita el ejercicio físico antes de dormir

© Proporcionado por Glamouratis

Cuando hacemos deporte, los músculos empiezan a calentarse al intentar obtener energía. Esto provoca que la sangre que circula por nuestro cuerpo también se caliente y aumente nuestra temperatura corporal. Además, el ejercicio aumenta la frecuencia cardiaca y nos puede costar conciliar el sueño porque estamos más 'activos', por lo que es recomendable que se realice entre tres y cuatro horas antes de irse a dormir.

8. Tómate un vaso de leche templada

© Proporcionado por Glamouratis

No hace falta que esté ardiendo, pero tampoco te la tomes con hielo (igual que pasa con la ducha fría). La leche contiene triptófano, una sustancia que estimula la producción de serotonina, la 'hormona del sueño', con lo cual tendrás una sensación de relajación y bienestar que te ayudará a dormir como un tronco.

9. Enfría tus pies

© Proporcionado por Glamouratis

Si hace mucho calor y has cenado al menos dos horas antes de irte a dormir, puede ser una buena idea mojar tus pies con agua fría. También puedes mojar unos calcetines y ponértelos durante un rato antes de meterte en la cama. Si eres de los que tiene que dormir tapado incluso en verano, aprovecha para arroparte solo de rodillas hacia arriba. 

10. No te desesperes

© Proporcionado por Glamouratis

No te obligues a irte a la cama porque sea la hora o te fuerces a permanecer con los ojos cerrados dando vueltas. La frustración hará que te pongas más nervioso y sea más complicado conciliar el sueño. Si no consigues dormir, lo mejor es que leas, hagas unos estiramientos o incluso, si estás muy nervioso, salgas a dar un paseo nocturno. Cualquier cosa que te tranquilice antes de volver a meterte en la cama es una buena idea.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon