Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

5 diners de Nueva York que hay que visitar antes de que se extingan

Harper's Bazaar Harper's Bazaar 04/05/2016 harpersbazaar.es

Fundado en 1925, es el único de los diner de Nueva York que mantiene intacta la gran fuente de soda que fue popularísima en los años 20 y 30. Lleva perteneciendo a la misma familia desde que abrió, ya va por su tercera generación, y se encuentra en el corazón del Upper East Side. Aun mantiene mobiliario de los años 40 y expositores de época. En su carta, pancakes, sándwiches, hamburguesas, helados, batidos...Más información: 1226, Lexington Avenue. lexingtoncandyshop.net

Fundado en 1925, es el único de los diner de Nueva York que mantiene intacta la gran fuente de soda que fue popularísima en los años 20 y 30. Lleva perteneciendo a la misma familia desde que abrió, ya va por su tercera generación, y se encuentra en el corazón del Upper East Side. Aun mantiene mobiliario de los años 40 y expositores de época. En su carta, pancakes, sándwiches, hamburguesas, helados, batidos...Más información: 1226, Lexington Avenue. lexingtoncandyshop.net
© Copyright © 2016 Hearst Magazines, S.L.

La historia gastronómica de Estados Unidos no se entiende sin los diners, los restaurantes prefabricados en los que se servía una comida sencilla y sin pretensiones, contundente para los obreros y con precios muy ajustados. Nacieron en carros arrastrados por caballos que ejercían de improvisados puestos ambulantes, aunque poco a poco fueron derivando en estructuras fijas, fáciles de montar y desmontar, normalmente cubos de vidrio y paneles de conglomerado o imitaciones de vagones de aluminio.

El primero nació en 1872 en el Estado de Rhode Island y, poco a poco, al igual que los Drive-ins (una variante del diner en las afueras de las ciudades, donde se llegaba directamente con el coche hasta la puerta), se fueron extendiendo por toda la geografía norteamericana. Tal es su importancia como icono cultural que cuenta con su propio museo en la ciudad de Lincoln (Rhode Island), donde incluso es posible comprar uno de los que buscan dueño o están abandonados desde hace años.

Competir con las grandes compañías de comida rápida, así como un mercado inmobiliario muy voraz, se ha convertido en toda una odisea para estos restaurantes. Es más acusado en las grandes ciudades, y específicamente en Nueva York. La Ciudad de los Rascacielos ha visto cómo sus más de un millar de diners se han reducido a apenas unos 220. Curioso que un estilo de local que se caracteriza por café barato y caliente haya sido engullido por los más que considerables precios de Starbucks y otras cadenas similares.

Aunque los neoyorquinos son poco optimistas sobre un repunte de estos clásicos, eso no quiere decir que no se pueda aun aprovechar un viaje a la Gran Manzana para conocer de primera mano qué es eso de un auténtico diner americano. En estos cinco que hemos seleccionado, la sensación de haber abandonado el vertiginoso día a día de Nueva York por un placentero paréntesis de décadas atrás, es más que palpable.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Harper's Bazaar

image beaconimage beaconimage beacon