Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

5 kilos más y que nos quiten lo bailao

Logotipo de YoDona YoDona 29/07/2017 elmundo.es
5 kilos más y que nos quiten lo bailao / GTRESONLINE © GTRESONLINE 5 kilos más y que nos quiten lo bailao / GTRESONLINE

A punto de coger las maletas para irme a la playa me propongo pasar olímpicamente de todos los mandamientos de las vacaciones saludables perfectas. ¡Qué pesadez! Creo que padezco efecto rebote. Igual os pasa, que a estas alturas de curso la autocompasión y el cansancio se imponen y chincha bastante ese bombardeo de recomendaciones para el descanso ideal porque sabemos que vamos a incumplirlas casi todas. Desestresarse empieza a ser muy estresante con tanto consejo sobre los errores que no debemos cometer. Con lo bien que se nos da a las mujeres sufrir por adelantado. Solo falta que antes de marcharnos nos amenacen con los mil males del síndrome postvacacional que padeceremos si nos descontrolamos con la comida, la bebida, el sol y el sueño, los cuatro jinetes del apocalipsis veraniego. Todo el año pidiendo la ensalada con aliño natural para que ahora tampoco podamos elegir sin culpa unos míseros chopitos. Vaya con los aguafiestas.

No paro de recibir sugerencias para elaborar la última tontería de moda: la 'to do list', es decir, la lista de lo que tenemos que hacer para ponernos en forma en cuanto aterricemos. Os lo podéis imaginar, un sinfín de tratamientos para recuperar la figura en el 'top ten' del 'ranking'. Además de programas de adaptación de ¡dos semanas! para acostumbrarse a los horarios de trabajo poniendo el despertador cada día un poco antes. ¿De verdad alguien lo hace? La mayoría de estas propuestas nos restriegan los malos hábitos que nosotros mismos confesamos. Por ejemplo, la compañía Aora Health asegura que una cuarta parte de los españoles engorda más de cinco kilos en vacaciones, lo que equivale a una talla y media de ropa. Los culpables, por su orden: helados, cerveza, refrescos y comida preparada. Y nos informan ¿con recochineo? de que la mejor bebida para quitar la sed es el agua. ¡Gracias! A mí a veces se me olvida.

Pero no todas las preocupaciones derivan de comer, beber y dejarse la piel con los UVA. Ahora viene la familia. Cuidado por si os pillan. El buscador de vuelos y hoteles Jetcost ha preguntado a sus clientes europeos el motivo para viajar al extranjero y un 18% de españoles (por delante de todos los demás) lo hace para huir de un acontecimiento familiar. ¡Dios mío! Dicen que irse lejos es la excusa perfecta para librarse de la cita. Ahí sí que no me reconozco. Si hay algo que me quita la pereza de la vuelta es la ilusión de una boda en la familia, y este septiembre estoy de suerte. Queridas lectoras, os deseo unas felicísimas vacaciones. Y recordad que Yo Dona no para en agosto. ¡No falléis! (Es el único mandamiento).

OTRAS NOTICIAS

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de YoDona

image beaconimage beaconimage beacon