Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Acostúmbrate a ver a Jeff Bezos como el hombre más rico del mundo

Logotipo de GQ GQ 03/08/2017 GQ

Bill Gates perdió el trono durante unas horas, pero el futuro es de Amazon, no de Windows. 1 © Proporcionado por Revista GQ 1

En 1995, Bill Gates tomó el trono de hombre más rico del mundo en la lista Forbes. Era el año del gran Windows, el triunfo de la informática justo antes del estallido de Internet y Gates, fundador de Microsoft, trepaba a lo más alto de una montaña de billetes -o, mejor dicho, acciones- hechos de Office y Windows.

En 2008, Gates decidió dedicarse por entero a la filantropía y dejó su último cargo ejecutivo en Microsoft. Ese año, Warren Buffet le desplazó del trono, aunque sería por poco tiempo. En 2010, Carlos Slim también consiguió la hazaña, durante cuatro años, cuando Gates volvió a lo más alto. Y, hasta la semana pasada, el único que había vuelto a ostentar ese puesto fue nuestro Amancio Ortega: durante unas horas en 2015 y algo menos de dos días en 2016.

Jeff Bezos, el fundador y dirigente de Amazon, consiguió la hazaña hace unos días. También durante unas horas, hasta que unos resultados por debajo de lo esperado hicieron descender el precio de la acción de Amazon. Pero nadie puede pararle. Ni a él, ni al otro nuevo milmillonario de la revolución digital: Mark Zuckerberg, que ya es el quinto hombre más rico del mund, y el único que trabaja en camiseta.

Ahora mismo, sólo 420 millones de euros separan a Bezos de Gates. Una diferencia nimia, de apenas el 5% de sus fortunas y sujeta a los vaivenes de la bolsa. Pero la realidad es simple: hace casi 10 años que Gates se retiró y Bezos contrató ayer, en 24 horas, a más de 50.000 personas en Estados Unidos. De golpe. Para hacer seguir creciendo el sueño de Amazon. Aterrador, en parte, porque Amazon quiere ser al comercio, a todo el comercio, lo que Windows fue para la informática. Un monopolio, unos grandes almacenes del tamaño de un planeta. Y le da igual el cómo: con gente en bicicleta eléctrica, con drones, con tiendas automatizadas. Quiere venderte la ropa, la compra diaria, y todo lo que te imagines.

www.revistagq.com

]]>

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de GQ

image beaconimage beaconimage beacon