Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Armario cápsula: ¿podrías sobrevivir con solo 40 prendas?

Logotipo de AR AR 02/08/2017 Anabel Sánchez
Armario-cápsula:-¿podrías-sobrevivir-con-solo-40-prendas? © GETTY IMAGES Armario-cápsula:-¿podrías-sobrevivir-con-solo-40-prendas?

​El método del armario cápsula nació allá por los años 70, cuando la propietaria de una boutique de París, Wardrobe, ilustró con este termino la posibilidad de crear looks distintos con un número limitado de prendas. Así, lo más importante era seleccionar muy bien este fondo de armario. La idea tuvo tanto éxito que años más tarde, en 1985, la diseñadora Donna Karan decidió apostar por esta filosofía y crear una colección llamada "7 Piezas Fáciles".

La bloguera Dansvogue (Saray Martin) ha llevado a la práctica este método y en su libro El método del armario cápsula (Ed. Montena) nos cuenta cómo esta experiencia le ha ayudado a no perder horas delante del armario ante la terrible pregunta de "¿Qué me pongo" y su recurrente respuesta: "No tengo nada". Repasamos con ella algunos de las claves y consejos que necesitamos para poner en práctica el armario cápsula.

Empecemos, por el principio....

Las reglas del método

1. "Reduce las prendas en tu armario a un número entre 33 y 40", recomienda Saray. Y sí, en un principio es para alarmarse. En esta cifra va incluida todo tipo de ropa (menos la de dormir y la de deporte), zapatos y complementos.

2. "Comprométete a vestir utilizando solamente esas 33-40 piezas durante tres meses", prosigue. Es decir, que no podremos cambiar de prendas hasta la temporada siguiente.

3. "Durante estos tres meses no compres nada de ropa (a menos que tengas que sustituir alguna prenda de tu armario urgentemente)". Parece una locura, una injusticia, un hecho imposible... pero tu bolsillo te lo agradecerá con creces.

Sentados estos precedentes da la sensación de que no tiene ningún sentido y que estaríamos del lado de la locura. Al contrario. Además de ahorrar y no perdernos entre montañas de ropa que apenas nos ponemos, Dansvogue añade otras dos motivaciones para aplicarlo. Por un lado, nos ayudará a conocernos mejor y a definir nuestro estilo. Por otro, podremos ser más eficaces con nuestro tiempo y dedicarlo a otras actividades que tanto nos gustan (¿pintar?, ¿cocinar?, ¿salir con amigas?...).

Sudores fríos... hay que vaciar el armario

Probablemente, sea una de las tareas más complicadas a las que nos tendremos que enfrentar durante el proceso.

Paso 1: "vaciar el armario"

Los comienzos siempre son duros. Por ello, lo que Saray recomienda es sacarlo todo para poder clasificarlo y llenar luego el armario con las prendas que realmente vamos a necesitar. Como advierte, la "mente fría" será nuestra gran aliada.

Paso 2: "decide qué te quedas y de qué prescindes"

Como seguro que ya te han entrado las ganas de llorar, Dansvogue se alía de algunas herramientas que hacen esta misión un poco más llevadera: "Separar la ropa en tres categorías: "¡esto me lo guardo para mí!", "ha llegado la hora de tirar" y "esto lo dono o lo regalo". Ante la duda, propone aplicar un criterio difícilmente cuestionable: descartar todo lo que no nos hayamos puesto en los tres últimos meses.

A evitar... los "¡Esto lo voy a usar fijísimo!" y "la teoría del 'por si...'". Ponerlos del lado los autoconvencimientos solo complicarán más las cosas.

© Proporcionado por AR

Paso 3: "guarda solo la ropa que necesitas"

"Separa la pila que tienes con la ropa que se queda y divídela en categorías: partes superiores, partes inferiores y prendas exteriores como chaquetas y abrigos", recomienda Saray en este último proceso. Aunque pueda parecer innecesario y pesado, lo cierto es que este ímpetu organizador ayuda a ser plenamente conscientes de qué albergamos en nuestro armario. ¿Habías sabido alguna vez todo lo que tenías?

Voilá! Si has sido una valiente y te has animado a probar el armario cápsula, hemos terminado. Tu bolsillo y tu mente agradecerán el favor.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AR

image beaconimage beaconimage beacon