Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Así ha reinventado el desnudo integral Kim Kardashian

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 29/08/2017 Marita Alonso

Mucho antes de que Kim Kardashian rompiera internet –fue entonces cuando descubrimos que eso era posible– al posar completamente desnuda para 'PaperMag', el mundo ya había visto sus curvas en posiciones mucho más indecorosas. Nadie olvida, pues sus haters le recuerdan cada día que le debe su fama a un vídeo pornográfico. Y como tan solo una artista del desnudo con una vigorosa mente para los negocios podría hacer, en lugar de caer en las garras de la vergüenza, sacó pecho. Literal y metafóricamente. Kim se hizo de oro gracias a la filtración de la cinta –cuando todavía las había– y aún así ha conseguido que cada vez que se quita la ropa, olvidemos que ya la vimos años atrás en situaciones de vulnerabilidad más acentuada.

La portada de Kim Kardashian en 'PaperMag'. © Proporcionado por Glamouratis La portada de Kim Kardashian en 'PaperMag'.

Kim nos ha enseñado que no hay que avergonzarse del desnudo. Así lo demostró cuando su móvil fue hackeado y optó por incluir sus fotografías más tórridas en su libro 'Selfish​'. Un gesto valiente que mandó al mundo un poderoso mensaje: el de que nadie va a sacar provecho de su cuerpo. Nadie que no sea, por supuesto, Kim Kardashian. No contenta con sacar el máximo partido y beneficio de su cuerpo, Kim ha ayudado a muchas mujeres a reconciliarse –o incluso a descubrir– su propia desnudez. A ella le debemos que al probarnos unos vaqueros o las braguitas del bikini ya no nos giremos con miedo para ver cómo nos sientan ante el espejo: de sus belfies hemos aprendido que las curvas son un regalo.

Porque Kim no reclama exuberancia de forma puntual desde un editorial de moda que se cuela en el platillo de una revista de forma anecdótica y anual, sino que lo hace de forma diaria. Cuando se enteró de que estaba embarazada, se despojó de la ropa y se tomó un selfie desnuda en el espejo del baño para inmortalizar, como ella confesó, su mejor momento físico antes de que la naturaleza hiciera su curso. Y por descontado, se lo mostró a todo el mundo, porque Kim se cuida para gustarse pero, ante todo, para gustarnos. Poco después de dar a luz, recuperó su silueta y envió a su marido un belfie que terminamos viendo todos. No: no fue un descuido. Ya hemos aclarado que los desnudos de Los Ángeles no se quedan en las cuatro paredes de sus mansiones, sino en el imaginario virtual. Y así es cada día.

Como vino al mundo. © Proporcionado por Glamouratis Como vino al mundo.

Kim ha hecho que incluso el llevar ropa sea sinónimo de desnudez. Sus vestidos bodycon nude, sus faldas lápiz rosa empolvado y sus bodis camel resultan más impúdicos que una minifalda con crop top minúsculo. Diseños que, por supuesto, se encargan de resaltar sus curvas. Antes, las revistas de moda defendían el titular 'Looks con los que camuflar tus curvas'. Hoy, las publicaciones apuestan por ensalzarlas. A Kim le debemos, en gran parte, esta oda a la exuberancia.

Pero Kim no ha querido que el desnudo invada solo nuestro armario e incluso el propio desnudo: también quiere que nuestros neceseres –y nuestras carteras, claro está– se desnuden. Sus kits de contouring para KKW Beauty se agotaron de inmediato y volvieron a demostrar que Kim ha hecho del desnudo –aplicado al maquillaje– su mejor arma. Al igual que con sus vestidos nude esculpe su silueta y enfatiza sus curvas, de la mano de los iluminadores y del contouring ha hecho que los colores tierra y las tonalidades nude sirvan para esculpir la cara.

Lencería fina siempre. © Proporcionado por Glamouratis Lencería fina siempre.

Y como no podía ser de otra forma, la colaboración con la línea de belleza de Kylie Jenner se basa en barras de labios nude. Como era de esperar, en las fotos con las que anuncia sus productos cosméticos presume de facciones perfectas y lo hace enfundada en bodis o crop tops de tonalidades tierra que hacen que parezca estar desnuda. Porque Kim siempre lo está. Pero a la vez, siempre está tapada. Ha hecho con su vida lo mismo que sus bodis y sus kits de maquillaje hacen. Exhibe y presume de desnudez, pero al mismo tiempo logra ocultar algo de misterio y privacidad. Por eso siempre queremos saber más de ella. Siempre queremos comprar más productos con su sello.

Siempre queremos ver más fotos en las que rezuma voluptuosidad. Al fin y al cabo, la reina del desnudo es la que afirmó que si solo pudiera llevarse una cosa a una isla desierta, apostaría por un kit de contouring. Porque a ella le da igual que nadie más la esté viendo. Más que nada, porque sabe que eso, siendo Kim Kardashian, es imposible. Y nosotros lo agradecemos.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon