Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Así vestía Kate Moss en Ibiza en el verano de 2006

Logotipo de Glamour Glamour 24/07/2017 Glamour

Fue el año en que renació de sus cenizas y en el que abrió la veda a los vestidos bohemios para invitadas de boda.

Unos meses antes, en 2005, Kate Moss vivía el momento más difícil de su carrera. Un tabloide británico publicó unas fotos con el titular Cocaine Kate y los contratos comenzaron a desplomarse como piezas de un dominó. Pero llegó 2006, el año en el que la modelo más famosa del planeta alzó de nuevo el vuelo: primero, gracias a su amigo Alexander McQueen, que le demostró su amor en público saliendo a saludar al término de su desfile con una camiseta en la que podríamos leer “We love you, Kate”. Llegó el verano, y con él, las ganas de resetear bajo el sol de Ibiza.

1 © Proporcionado por Glamour 1

En aquel verano de 2006 algunas tendencias no eran tan distintas a hoy: las modelos llevaban slip dresses y vaqueros capri con los bajos acampanados. Otras tendencias, gracias al karma, no han pasado el filtro de los años. Recordamos aquí aquellos cinturones sin sentido: sobre camisetas, tops, vestidos, o lo que fuera. El cinturón no tenía ninguna utilidad salvo su estética (¿en qué estaría pensando Rihanna?). Como decimos, 2006 fue un año de subidas y bajadas en la moda. Victoria Beckham llevaba peeptoes, Taylor Swift vestidos-pañuelo con botas. Así era el verano de 2006.

Pero hubo un hito en aquel verano. Kate Moss, que seguía saliendo con Pete Doherty, recuperaba su estatus de superestrella (en realidad nunca dejó de serlo) y pisaba su destino favorito: Ibiza. La modelo ha pasado allí muchas vacaciones desde que tuvo a su hija Lilah Grace y en aquel año asistía a la boda de su mejor amiga, Charlotte Tilburry, con Tom Parker Bowles. Kate reaparecía en escena con sus amigos del mundo de la moda (Jade Jagger, entre otros) con un vestido tan bohemio, tan bohemio y tan bonito que cambió para siempre las normas de la invitada perfecta.

1 © Proporcionado por Glamour 1

Con un vestido de fondo azul y estampado paisley, Kate llevaba la melena recogida con dos horquillas y apenas llevaba joyas. A sus pies, sandalias planas. Dicen que aquella noche fue una noche que duró todo un verano.

1 © Proporcionado por Glamour 1

Una década después Ibiza sigue siendo el sitio y los vestidos bohemios siguen siendo el look. Hoy son marcas como Roberto Cavalli, Etro o Fendi las que declinan aquel espíritu de Ibiza en vestidos largos, vaporosos y estampados con los que Kate nos hizo soñar aquel verano.

1 © Proporcionado por Glamour 1

www.glamour.es

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Glamour

image beaconimage beaconimage beacon