Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Así es el laboratorio donde se fraguan las tendencias en diseño (y lujo)

Vanitatis Vanitatis 23/04/2016 Juanjo Madrigal (París)

Adentrarse en un viaje al futuro supone, en ocasiones, contradicciones pasmosas. Máxime si quien realiza esta suerte de periplo lleva la predisposición de recalar en un lugar imaginario donde todo podría resultar tecnicolor. Y no es así. Lo que está por llegar se escribe (o se pergeña) en un antiguo taller de prototipos para coches de carreras. Una sala diáfana de paredes blancas, de decoración minimalista y pesadas cristaleras de hierro con vistas a un pinar. Verde, muy verde. Con esa tonalidad propia de las zonas comunales situadas a las afueras de París. En concreto, en la de Vélizy; a escasos 20 kilómetros del centro de la capital del Sena. 

Si el futuro era esto, cabría destacar que en él impera la ley del silencio. Una asombrosa calma que solo se ve turbada por los imperceptibles clics generados por los ratones de unas dos docenas de ordenadores. Todos ellos funcionando a pleno rendimiento. Frente a sus pantallas, se sientan otros tantos diseñadores de 12 nacionalidades diferentes parapetados por varias estanterías de diseño nórdico sobre las que reposan decenas de bocetos y prototipos que van desde juguetes infantiles impresos en 3D a molinillos de sal y pimienta, pasando por los esqueletos de unas bicicletas de carrera.

El director de Peugeot Design Lab, Cathal Loughnane © Proporcionado por Glamouratis El director de Peugeot Design Lab, Cathal Loughnane

Apoyado sobre una de ellas se encuentra el dueño y señor de estos dominios. El ingeniero irlandés Cathal Loughnane, director de Peugeot Design Lab. El encargado de imprimir su particular ADN a esta división de la celebérrima casa de automoción francesa donde se fabrica (y diseña) de todo menos coches. Desde hace cuatro años ha centrado su labor en regresar a los orígenes de aquella empresa familiar fundada por los hermanos Jean-Pierre y Jean-Frédéric Peugeot. 

En concreto, regresar a 1810, fecha en que estos se embarcaron en un proyecto que nada tenía que ver con vehículos -que llegarían 'a posteriori'- y sí con objetos que buscaban hacer la vida del hombre más fácil. Molinillos de café, serruchos, máquinas de coser o miriñaques fueron algunos de sus innovadores hitos con el auge de la Revolución Industrial. Aún hoy, algunos de estos cachivaches figuran entre sus ‘bestsellers’. “Al año vendemos tres millones de saleros y pimenteros; tantos como coches”, tercia Loughnane al tiempo que se dirige a un rincón de la sala para mostrar una de las joyas de la corona de esta suerte de laboratorio de ideas: un piano. 

De líneas futuristas, la apariencia de este instrumento es poco convencional. Está fabricado en fibra de carbono y madera. No dispone de caja de resonancia y está realizado en una sola pieza. “Se hacen por encargo, tienen un precio de 185.000 euros y solo existen dos como este en el resto del mundo: uno en México y otro en Londres”, asegura el director de Peugeot Design Lab.

De las entrañas de este sofisticado instrumento se ha hecho cargo la casa francesa Pleyel, que hace cuatro años firmó un acuerdo de colaboración con Peugeot. “Nosotros nos encargamos del diseño y ellos de la música”, asegura Loughnane mientras levanta la tapa del mismo. El cantante Mika fue uno de los encargados de probar este piano blanco y negro en uno de sus conciertos en el año 2012. 

Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica © Proporcionado por Glamouratis Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica

En el Peugeot Design Lab tienen cabida toda clase de productos. Juegan con nuevos parámetros del diseño enfocados a un estilo de vida estrechamente unido, en la mayoría de los casos, al sector del lujo. Tanto es así que desde este laboratorio de ideas son capaces de contar con la ayuda de cualquiera de los más de 4.000 ingenieros que trabajan en la sede de la firma automovilística. Todos ellos vinculados a diferentes áreas de una línea de negocio donde la innovación lo es todo. 

Pero ¿qué sería del futuro sin buscar que los objetos más mundanos progresen? Para Loughnane, “el ‘leitmotiv’ está en crear productos que emocionen y conecten con el público”. Tanto es así que desde Peugeot Design Lab se centran, por ejemplo, en la concepción y creación de bicicletas cuyas características cambien año tras año. Las ‘concept-bikes’, como se refiere el irlandés a su particular gama de velocípedos, cambian año tras año. “Como en la moda, renovamos nuestras líneas cada temporada”, subraya. Las hay compactas y elaboradas en aluminio; capaces de calcular el centro de gravedad de quien las usa o de ser más seguras gracias a que están concebidas para que no se pierda el equilibrio. 

Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica © Proporcionado por Glamouratis Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica

Poseen todo tipo de detalles preciosistas. Desde materiales ligeros como el acero o el aluminio, pasando por su modalidad –eléctricas o híbridas– hasta llegar a sus complementos: sillines bordados o portadocumentos de piel concebidos como un sobre que se guarda en la parte central de la misma. También las hay de competición, como el modelo ‘Onyx’, elaboradas en carbono y aptas para el deporte de alto nivel.

Mobiliario ‘high-tech’

En una escala similar se sitúa su particular concepción del mobiliario. Tal es el caso del sofá Onyx. A pesar de que el asiento del futuro no resulta del todo mullido, cabe destacar su concepción: tiene tres metros de largo y está elaborado en carbono y piedra volcánica. “Extraemos la pieza en bruto y adaptamos nuestra fibra a la misma”, argumenta el irlandés. De este solo existe una única pieza en el mundo. En la actualidad forma parte de una exposición en China, tiene un precio de 120.000 euros y está a la venta”, apunta. 

Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica © Proporcionado por Glamouratis Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica

Las líneas futuristas de este asiento son similares a las que presenta otro de los productos para el hogar desarrollado por Loughnane y parte de su equipo. Las lámparas 'Newspaperwood' están elaboradas a partir de bloques de papel de periódico reciclado y porcelana. Una luminarias de apariencia minimalista en las que “tuvimos que trabajar con bastantes expertos para lograr hacer un prototipo impreso en 3D”, redondea el responsable del Peugeot Design Lab. 

Gastro sobre ¿cuatro? ruedas

Si la movilidad o la domótica son dos de las grandes claves de la vida futura, desde esta silenciosa nave también conviene hablar del auge de las tendencias gastronómicas. Y ahí también están ellos. Han logrado (a través de realidad virtual) ‘partir en dos’ una furgoneta y convertirla en un camión de comida sobre ruedas (o ‘foodtruck’). A pesar de que en Peugeot Design Lab no se fabrican coches, todo lo que tenga que ver con estos desprende cierto aroma de progreso. “Este 'concept-car' posee un techo móvil antilluvia, zona de barra y servicio e incluso altavoces; algo que lo convierte en un vehículo con gran funcionalidad”, apunta Loughnane.  

Esta versión sofisticada de una furgoneta convencional despiezada todavía no es un hecho. Aunque el directivo confía en que esta última llegue a serlo. “Diseñanos experiencias porque la maquinaria nos permite generar esas experiencias”, sostiene. Debe de ser cosa del futuro; que hasta cuando se viaja hasta él, nos toma la delantera y resulta imposible alcanzarlo. Sobre dos o cuatro ruedas. 

Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica © Proporcionado por Glamouratis Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon