Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

B&B: cama y desayuno en casas con encanto para tus próximas escapadas por España

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 11/05/2017 Ángeles Castillo

Estos alojamientos que comparten siglas con Brigitte Bardot son de por sí muy viajeros. Presumen de ese no sé qué que da a las escapadas un sabor especial, más allá del desayuno que tiene la sana y lujosa costumbre de ser gourmet. Los B&B andan por nuestra geografía sin hacer ruido porque raramente se les ve venir. Al fin y al cabo son casas que suelen tener menos de diez habitaciones y que brindan al huésped un ambiente llamémosle familiar. Un hogar dulce hogar por una, dos o tres noches. Con los bed and breakfast, que además y por lo general son low cost, el ritmo de tu viaje será diferente. Ya lo verás. Apúntatelos en tu Moleskine o similar para tus próximos planes. Nos vamos a Galicia, Canarias, Málaga, Mallorca y Gerona. Salimos.

1. Casa Perfeuto María, en Outes (La Coruña)

No se puede viajar a Galicia sino a la gallega y nada como pernoctar, día incluido, en un alojamiento como este, con todo el encanto de la región. Hablamos de arquitectura popular, de recios muros de piedra, de estructuras de madera y de coloridas y luminosas galerías. Casa Perfeuto María posee algo de cuento tradicional. Ya sabes, las meigas haberlas haylas. Lo que hay también son cinco habitaciones dobles, una triple y una especial con bañera de hidromasaje y salita de lectura con galería; un salón con chimenea, biblioteca, jardines recorridos por el agua y el olor, nos dicen, que llega del bosque. A estos placeres hay que sumar el de la cocina gallega, aderezada con las filosofía kilómetro cero. A su cargo, los nietos de los fundadores Perfeuto y María: Manuel y China.

Una casa de cuento en Outes. © Proporcionado por Glamouratis Una casa de cuento en Outes.

Es ideal para... los amantes de los bosques, los cuentos, las leyendas, las tradiciones y todo lo real maravilloso. De Galicia, en definitiva.

Precio: desde 70 euros la noche en habitación doble más 9 euros el desayuno.

2. Casa Casilda, en Tacoronte (Tenerife)

Así es Casa Casilda, en Tacoronte. © Proporcionado por Glamouratis Así es Casa Casilda, en Tacoronte.

Lo que tienen los B&B de particular, aparte del patio, que no tienen los hoteles al uso o al menos no igual, es que brindan al expectante huésped la oportunidad de vivir más intensa y profundamente a la manera de allí (donde sea). Ocurre en esta casita con orígenes en el siglo XVIII y gran valor patrimonial que ha resultado ser un hotelito cuco por demás en el casco antiguo de Tacoronte, que es decir al norte de la isla. En sus adentros, cinco habitaciones dobles, dos de ellas de diseño modernísimo y paredes acristaladas, y tres más tradicionales en la parte alta. A esto hay que sumar la posibilidad de desayunar como reyes para luego comer como príncipes en cualquier bar o restaurante del lugar. Te la encontrarás también con el nombre de hotel Emblemático. Está rodeada de viñas, como una Rioja isleña. Los tacoronteros aman este inmueble. Y nosotros también.

Es ideal para... vivir el espíritu isleño, esa modernidad que tan bien entendió y propagó el artista lanzaroteño César Manrique. La sabia mezcla de lo de antes, lo de ahora y naturaleza.

Precio: desde 88 euros.

3. Alavera de los Baños, en Ronda (Málaga)

Otra casa de cuento y además presentada tal cual por sus propietarios, que comentan cómo "el arquitecto Pedro Enrique Santos Buendía entendió el diseño de nuestra casa bajo el precepto musulmán de no provocar la envidia ajena, mostrando la sencillez hacia fuera". Por dentro, cunden los tapices marroquíes, los techos abuhardillados, las vigas de madera antigua, las paredes pintadas... y la embellecen la biblioteca, la sala de lectura y las flores frescas. Un total de once habitaciones y la promesa feliz de un desayuno con repostería, mermeladas caseras, pan, quesos y embutidos de la Serranía de Ronda y fruta. Y no engañan: el hotel está a la vera de los baños árabes (s. XIII), en el centro histórico de la maravillosa (y torera) ciudad malagueña. No hay que perdérselos ni perdérsela.

Esta es el espíritu de esta casa rondeña. © Proporcionado por Glamouratis Esta es el espíritu de esta casa rondeña.

Es ideal para... viajar a al-Ándalus, asomarse al tajo y sentirse Rilke, y luego acercarse al vecino Setenil.

Precio: desde 85 euros.

4. Ca's Curial, en el valle de Sóller (Mallorca)

Ya tenemos otra excusa para volver a perdernos por la Sierra de Tramuntana y beber los vientos por Deià, Valldemosa o Sóller, donde no solo esperamos subir al mítico tren de madera, que lleva un siglo en funcionamiento y no hay cosa igual, sino alojarnos en Ca's Curial, aquí, entre el mar y las montañas. Nos espera un espléndido naranjal que da abrigo a tres antiguas casas de campo con todo el encanto mallorquí, que es mucho, y que luego resulta ser también un limonar, más jardines exuberantes. El romanticismo era esto. ¿Turismo de masas? Queda tan tan lejos. Sus habitaciones, que son nueve, tienen patio, pequeño balcón o terraza y un inconfundible aroma árabe, por su pasado.

Ca's Curial, un vergel mallorquín. © Proporcionado por Glamouratis Ca's Curial, un vergel mallorquín.

Es ideal para... recorrer esta sierra y sus pueblos, perderse en el Deià de Graves y en la Valldemosa de Chopin y mirar por fin la hora en un reloj blando.

Precio: desde 120 euros.

5. Casa Migdia, en Sant Jordi Desvalls (Gerona)

Te gustará el diseño de Casa Migdia. © Proporcionado por Glamouratis Te gustará el diseño de Casa Migdia.

En la comarca del Gironés, de nuevo entre el azul y el verde, ya casi en el Bajo Ampurdán, se halla esta casa de piedra que hace grande (y precioso) el turismo rural. Se puede elegir entre la habitación Carmen, con terraza privada llena de flores y plantas, con baldosas de Marruecos, bañera de patas y un lavabo sobre una antigua mesa de despacho; La Frida, con balcón sobre el jardín y techo con molduras azuladas; La Kika, con aires nómadas y una gran ventana a las callejas típicas de Sant Jordi, o La Paco, que da al jardín por un lado y al patio interior por el otro. Por si fuera poco, en Casa Migdia hay piscina de agua dulce sin cloro (de junio a octubre) y futbolín en el bar. Además, sirven cenas (de martes a sábado y previa reserva) en el salón comedor y ¡en el jardín!

Es ideal para... ir a la playa pero alojarse en el interior. Está a solo 20 kilómetros del mar.

Precio: desde 120 euros.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon