Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bebé: 9 problemas de sueño con solución

Logotipo de Crecer Feliz por crecerfeliz.es de Crecer Feliz | En sus primeras semanas de vida, muchos bebés se despiertan varias veces por la noche o les cuesta mucho conciliar el sueño, mientras que por el día duermen a pierna suelta. Es totalmente normal y tiene una explicación clara: como en el vientre materno no existe el día ni la noche, el bebé, al nacer, no distingue entre ellos. Por lo general, en torno a los 2 meses sus patrones de sueño empezarán a establecer una relación con el ciclo luz-oscuridad y hacia los 3 o 4 meses su cerebro estará lo bastante maduro para adaptarse a ellos, por lo que la situación comenzará a cambiar. Qué puedes hacerLo primero es respetar su ritmo natural, él se irá regulando poco a poco. Pero sí puedes poner en práctica algunas pautas para facilitar la adaptación más adelante, cuando esté preparado. Por el día lleva su cunita al salón, para que se habitúe a la claridad exterior y a los ruidos habituales de la casa. Por la noche trasládala al dormitorio, que tiene que estar completamente a oscuras y en silencio.Procura que las tomas nocturnas sean distintas a las diurnas: dáselas en penumbra y no las alargues. Durante el día dedica a las tomas más tiempo y finalízalas con juegos, arrumacos, canciones... Así irá percatándose de la diferencia entre la noche y el día.Introduce un ritual de buenas noches en su jornada, que le marque la diferencia entre la vigilia y el descanso (el baño, la última toma, una nana...). Esta rutina, que debe ser siempre igual, le proporciona seguridad y le facilita la conciliación del sueño. Por eso debes mantenerla, con algunas variaciones a medida que crezca, durante toda su infancia.

6 semanas: tiene el sueño invertido

En sus primeras semanas de vida, muchos bebés se despiertan varias veces por la noche o les cuesta mucho conciliar el sueño, mientras que por el día duermen a pierna suelta. Es totalmente normal y tiene una explicación clara: como en el vientre materno no existe el día ni la noche, el bebé, al nacer, no distingue entre ellos. Por lo general, en torno a los 2 meses sus patrones de sueño empezarán a establecer una relación con el ciclo luz-oscuridad y hacia los 3 o 4 meses su cerebro estará lo bastante maduro para adaptarse a ellos, por lo que la situación comenzará a cambiar. Qué puedes hacerLo primero es respetar su ritmo natural, él se irá regulando poco a poco. Pero sí puedes poner en práctica algunas pautas para facilitar la adaptación más adelante, cuando esté preparado. Por el día lleva su cunita al salón, para que se habitúe a la claridad exterior y a los ruidos habituales de la casa. Por la noche trasládala al dormitorio, que tiene que estar completamente a oscuras y en silencio.Procura que las tomas nocturnas sean distintas a las diurnas: dáselas en penumbra y no las alargues. Durante el día dedica a las tomas más tiempo y finalízalas con juegos, arrumacos, canciones... Así irá percatándose de la diferencia entre la noche y el día.Introduce un ritual de buenas noches en su jornada, que le marque la diferencia entre la vigilia y el descanso (el baño, la última toma, una nana...). Esta rutina, que debe ser siempre igual, le proporciona seguridad y le facilita la conciliación del sueño. Por eso debes mantenerla, con algunas variaciones a medida que crezca, durante toda su infancia.
© Copyright © 2016 Hearst Magazines, S.L.

Más de Crecer Feliz

image beaconimage beaconimage beacon