Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Belleza: trucos para plantar cara al invierno ahora que (por fin) llega el frío de verdad

Vanitatis Vanitatis 07/01/2016 Vicky Vera
© Externa

Tirantez, sequedad, rojeces y pérdida de luminosidad son algunos de los síntomas que tu piel puede experimentar cuando llegan las bajas temperaturas. Y los cambios bruscos de temperatura tampoco ayudan. Hasta ahora hemos estado viviendo en un perpetuo otoño, pero no bajes la guardia: el frío está a la vuelta de la esquina y debes estar preparada para que no te pase factura.

© Proporcionado por Glamouratis

La pérdida de hidratación es más normal en los meses de frío que en los de calor. El frío hace que se ralentice la renovación celular, por lo que las células muertas se acumulan y dificultan que la secreción sebácea llegue con facilidad a la superficie. Por ello la piel deja de lubricarse de forma natural, se seca y se vuelve mucho más sensible. Además, la calefacción hace que la humedad del ambiente sea más baja, lo que facilita que el agua de nuestra piel se evapore.

© Proporcionado por Glamouratis

Si la cosa se quedase en una piel más seca, algunas se conformarían. Pero una piel en ese estado pierde luminosidad y elasticidad, lo que se traduce en arrugas prematuras, picor y rojeces. Por todo ello, proteger la barrera de protección natural de la piel y mantener unos niveles óptimos de humedad es básico para cuidar nuestra piel los meses de frío. ¿Preparada? Te damos 10 claves para mantenerla en perfecto estado, incluso en temperaturas bajo cero:

Serum de vitamina C, de Matriskin; Aceite revitalizante, de Darphin; Crema hidratante antiarrugas de noche Black Pine, de Korres; Bálsamo regenerador PhysioLift, de Avène © Proporcionado por Glamouratis Serum de vitamina C, de Matriskin; Aceite revitalizante, de Darphin; Crema hidratante antiarrugas de noche Black Pine, de Korres; Bálsamo regenerador PhysioLift, de Avène

Realizar una buena limpieza facial dos veces al día para eliminar la suciedad que obstruye los poros y dificulta la lubricación natural de la piel.

Elige limpiadores sin detergentes, ya que estos resecarán más tu piel. Los aceites y las leches limpiadoras serán tus mejores aliados, porque ofrecen una sensación de confort al momento.

También puedes cambiar tu limpiador habitual por productos específicos para pieles sensibles, que suelen tener niveles muy bajos de jabón.

Tonifica siempre, pero evita los tónicos con alcohol, ya que este ingrediente reseca la piel.

Utiliza hidratantes con una textura más untuosa y aplícalas dos o tres veces al día.

Por la noche, apuesta por los aceites de tratamiento que le aportarán a tu piel un extra de suavidad y confort.

Tónico de caléndula, de Kiehl's; Bálsamo 8 Horas, de Elizabeth Arden; Crema regeneradora Rosa Arctica, de Kiehl's; Crema hidratante de día, de Eve Lom © Proporcionado por Glamouratis Tónico de caléndula, de Kiehl's; Bálsamo 8 Horas, de Elizabeth Arden; Crema regeneradora Rosa Arctica, de Kiehl's; Crema hidratante de día, de Eve Lom

Lleva siempre contigo una barra de cacao o vaselina para los labios. La piel de los labios es especiamente sensible y el frío favorece la aparición de grietas.

Para mantener los niveles de humedad en casa, utiliza un humidificador y pon la calefacción a una temperatura moderada, para evitar que el ambiente se reseque en exceso.

Beber dos litros de agua diarioses otra de la formas de mantener la piel hidratada desde el interior.

Los alimentos ricos en vitamina C poseen una acción antioxidante y contribuyen a la producción de colágeno de la piel.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon