Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bolsos de imitación: las marcas y versiones 'low cost' de las firmas de lujo

Vanitatis Vanitatis 06/09/2016 Marita Alonso

El negocio delas falsificaciones, según indica el último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), está valorado en 461 billones de dólares. Un estudio de Eurostat señala que el 33% de los consultados considera aceptable comprar falsificaciones cuando el producto original tiene un precio muy elevado. Mientras que el 77% de las réplicas proviene de Asia, en China comienza a emerger un mercado en el que, por el momento, hay una laguna legal. Se trata del furor de nuevas firmas que crean marcas propias cuyos diseños se parecen sospechosamente a los de las firmas de lujo.

La subida de los salarios en China ha hecho que muchas marcas acudan a otros lugares, con Bangladesh a la cabeza, para fabricar sus diseños. A la luz de esta realidad, el gigante asiático se ha encontrado con trabajadores altamente cualificados (la mayoría se han formado fuera) que se enfrentan a un volumen de producción cada vez inferior. ¿La solución? Cambiar el 'made in China' por el 'diseñado en China'. Esas fábricas que antes diseñaban para grandes conglomerados del lujo se dedican a crear firmas propias... sospechosamente parecidas a las de aquellas para las que producía. Suena a venganza, pero en realidad es una inteligente estrategia de negocio.

Jack Ma, fundador de Alibaba, declaró en los 'headquarters' de Hangzhou que las falsificaciones son, a día de hoy, de mejor calidad que los originales. “Provienen de las mismas fábricas y cuentan con los mismos materiales, pero no usan sus nombres”, sostiene. Estas polémicas declaraciones ahondan aún más en este fenómeno. La firma Italiana Tuscan's lleva cinco años actuando como una marca china.

De izquierda a derecha, bolso de Michael Kors, Lancaster y Tuscan's © Proporcionado por Glamouratis De izquierda a derecha, bolso de Michael Kors, Lancaster y Tuscan's

La productora de Michael Kors y Prada diseña ahora bolsos de su propia firma parecidos a los de sus clientes. El precio de sus diseños es diez veces inferior, eso sí, al de los 'luxury bags'. Desde la web, hablan de China como “el nuevo centro de la moda mundial, que ama la osadía y la creatividad”. Sus bolsosaparecen en revistas como 'Elle' y 'Marie Claire'. No se esconden al final de tiendas escondidas en los suburbios, sino que se exhiben con impunidad. La calidad de los mismos supera con creces a los de las firmas 'low cost' que presentan diseños inspirados en modelos de marca.

Imagen publicitaria de la firma de bolsos Lancaster © Proporcionado por Glamouratis Imagen publicitaria de la firma de bolsos Lancaster

CocoMojo diseña para Coach y Marc Jacobs, pero ya tiene firma propia, que vende diseños muy parecidos a los de las marcas madre. Este fenómeno encuentra en Europa un nuevo filón. La firma francesa Lancaster cuenta con la modelo Steffy Argelichen su última campaña. Es, al fin y al cabo, una marca de moda instaurada en el mercado con bolsos de calidad, precios asequibles y el siempre apetecible 'sell' francés. No hablamos de precios de 25,95 euros, pero contar con bolsos extremadamente parecidos a los de Prada o Saint Laurent por 200 euros, o con modelos con el estampado de Goyard como insignia, es un caramelo para las 'fashionistas'. Blogueras comoDulceida ya cuentan con diseños de la firma, que se mueve por las revistas de moda como pez en el agua.

​Parecidos hasta en el nombre

Los 'Birkin' de Ángel Álvarez © Proporcionado por Glamouratis Los 'Birkin' de Ángel Álvarez

Imperio Clandestino presume de sus diseños hechos a mano con sello 'made in Spain'. Modelos de 195 euros que recuerdan al 'bucket bag' de Mansur Gavriel (la firma, como pone de manifiesto, es ahora el centro de inspiración del mercado) son algunas de las bazas de esta marca española. La casa de Ángel Álvarez cuenta con diseños de piel con nombres que suenan ligeramente familiares. Por ejemplo, sus modelos 'Birkin' (¡ding, dong!) cuestan 280 euros y son los más apreciados por su clientela.

En definitiva, cada día está mejor visto llevar bolsos de marca que en realidad no lo son. Un modelo de Topshop que parece un Prada ya no es 'cool'. Un bolso de una firma menos conocida que sí lo parece, sí lo es. ¿La diferencia? Las marcas que ahora triunfan se parecen a otras, pero apuestan por la calidad. El nombre, al menos en este momento, parece ser lo de menos. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon