Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cómo organizar tu boda: sé tu propia wedding planner

Vanitatis Vanitatis 05/05/2016 Ángeles Castillo

Mayo es el mes de las flores y el de las bodas, indiscutiblemente. No hay quien le quite al mes que más huele a Chanel, y no solo por lo del número 5, el color blanco y el vestido de tul y plumetti, y hasta el velo. Por no hablar de su toque vintage, la oda al háztelo tú mismo, la canción de otros tiempos y ese aire bucólico campestre. Si eres de los que has decidido meterte a escena, aquí tienes unas cuantas ideas para pisar con garbo las tablas de semejante ceremonia.

¿Sabéis qué? ¡Nos casamos!

Ailanto © Proporcionado por Glamouratis Ailanto

Mayo es el mes de las flores y el de las bodas, indiscutiblemente. No hay quien le quite al mes que más huele a Chanel, y no solo por el número 5, el color blanco y el vestido de tul y 'plumetti'. Y tampoco el velo. Por no hablar de su toque 'vintage', la oda al háztelo tú mismo, la canción de otros tiempos y ese aire bucólico campestre. Si eres de las (los) que has decidido meterte a escena, aquí tienes unas cuantas ideas para pisar con garbo las tablas de semejante ceremonia. El escenario floral de la imagen es de Ailanto y como siempre inspirados los hermanos Muñoz, y mucho, en la pintura. Que Dante Gabriel Rosetti, el pintor, nos pille confesados.

Folk, handmade, hipster...

¿Hipster? © Proporcionado por Glamouratis ¿Hipster?

Sí, hemos abierto el diccionario de inglés. Y todo para decirte que podéis hacer la boda a vuestra imagen y semejanza. Que sois los más 'rockabillies' del condado, pues tú no arrincones los lunares ni renuncies a tu lazo en el pelo y él que no se deje la moto aparcada en el garaje. Las bodas son, al cabo, películas de género. La podéis rodar en el bosque, entre viñas, en plan industrial, muy 'hipster' (gafas de pasta incluidas), entre cientos de cosas hechas a mano, por supuesto en plan clásico y de cuento Disney, ibicenca y con flores, y hasta como si aquí no pasara nada; una 'no boda', vamos, que está de moda. 

Foto: Quilicuá.

¿Qué me pongo?

Ailanto © Proporcionado por Glamouratis Ailanto

Como se trata de meterse en el papel, solo tendrás que seguir el guion. A tal escenario y tal atrezo, le irá tal vestido. Primero echa imaginación y luego un vistazo a los catálogos de Teresa Helbig, Something Old (también tocados, coronas, complementos, joyería artesanal...), Otaduy, Doên, que es una cooperativa artesana de mujeres con sede en Los Ángeles; o Ailanto, que acaba de lanzar su primera colección de novias, ambientada en un jardín secreto (en la imagen). Te costará elegir. Por si te sirve, aquí van las palabras de la diseñadora Teresa Helbig: "Me encantan las novias con una fuerte personalidad y que saben aunar las contradicciones de la mujer moderna. Esas mujeres que insisten en seguir siendo ellas mismas el día de su boda y que rehúsan rendirse a su propia rebeldía".

Buscando en el baúl de los recuerdos

Magnolia Antic © Proporcionado por Glamouratis Magnolia Antic

El velo de tu madre, el broche de tu abuela, la tela del vestido heredado que aún conservas, unos guantes de blonda, un abanico de encaje y marfil, o cualquier detalle sacado del baúl de los recuerdos. Y si no lo atesoras, déjate caer en la tentación, o mejor tentaciones, de Magnolia Antic, que no solo vende decoración, moda y antigüedades, sino experiencias artísticas que lo embellecen todo. Y quien dice Magnolia Antic, dice L’Arca (las dos en Barcelona), que tanto se mira en el espejo del pasado y está llena de cosas bonitas: encajes antiguos, artesanía, antigüedades textiles y también vestidos. Su nueva colección, Belle Allure, está inspirada en la Belle Époque, el garbo francés y el modernismo catalán. Hay desvencijados invernaderos, siluetas lánguidas y una sensualidad muy Alfons Mucha (y sus carteles). Su especialidad, no lo olvides, son los velos bordados.

Foto: Magnolia Antic. ¿Traje de invitada?

Estilismo hasta en el catering

Quilicuá © Proporcionado por Glamouratis Quilicuá

En Quilicuá ponen sobre la mesa no solo el catering, sino también el estilismo. Que para eso se han juntado el chef creativo Luca Rodi, de Dabbawala, con Borgia Conti, tienda de decoración señera de Madrid. A la oferta culinaria de autor, se suma su espacio propio, la Abadía de Párraces, en Segovia, y guiños varios como sus carritos temáticos, que pueden ser mexicanos, italianos, de quesos, de ceviches, ibéricos o el 'sushi live cooking'.

El personal de 21 de marzo hace honor a su nombre y llevan la primavera a todas sus bodas y eventos. Te proponen un boda Folk Mood, en medio del campo, con alfombras, velas colgando y sillas de colores, o una no boda, como aquella que organizaron en Puigcerdà, con fuet, pan de coca y cerveza artesana, para empezar. 

Foto: Quilicuá.

Inmortalizando el momento

Días de Vino y Rosas © Proporcionado por Glamouratis Días de Vino y Rosas

Por ejemplo, con Días de Vino y Rosas, para que lo vivas como tal gracias a la pericia fotográfica (y artística) de Cecilia A.H. Arias y Nieves Álvarez. Lo que prima, según confesión propia, es la estética. Dicen que "Días de Vino y Rosas es playa y surf, inspiración analógica, madera y flores recién cortadas. Es papel de estraza y toneladas de libros. Es mar, cactus y manta bajo las estrellas y maratones de series. Son polaroids y carretes, canon y nikon, yashica y contax. Es bailar hasta el amanecer…". ¿Te han convencido? Lo estarás en cuanto veas sus fotos.

Foto: Días de Vino y Rosas para Gang and the Wool (detalle).

En el salón de belleza

The Madroom © Proporcionado por Glamouratis The Madroom

Nada como pasarse por un centro de belleza para que te dejen niquelada. En The Madroom (C/Villalar 1, Madrid), el equipo de la peluquera y estilista Nadia Barrientos se encargará de tu maquillaje y peluquería en un local de espíritu neoyorquino con muebles recuperados. Las puertas de la sala de 'wellness' eran nada menos que las de un convento de cuatro siglos de antigüedad.

Si estás en Barcelona, puedes ponerte en manos de los profesionales de Salón Toro (Paseo de Gracia, 63), que han trabajado para Cortana, Lydia Delgado o Victorio & Lucchino. El nuevo espacio (el antiguo está en la calle Calvet) es obra del interiorista Toni Espuch de Azul Tierra. Y no tiene nada que ver con las peluquerías al uso. Ahí están la chimenea del siglo XIX, la escultura en piedra del siglo XVIII y las pinturas de Philippe Pastor para demostrártelo. Empieza la emoción. 

Foto: The Madroom.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon