Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Combate el jet lag: siete trucos para llegar frescos del uno al otro confín

Vanitatis Vanitatis 28/07/2016 Claudia del Águila

Nos encanta viajar, fotografiarnos en destinos exóticos para después compartirlo en Facebook y explicar a nuestros amigos las anécdotas de nuestras vacaciones. Pero hay algo que no nos gusta ni poco ni mucho: arrastrar esa cara de oso panda que se nos queda después del viaje y esa sensación de estar todo el día abotargado. El 'jet lag' es el daño colateral que cualquier viajero busca evitar y no es de extrañar: provoca fatiga, insomnio, somnolencia e irritabilidad entre otros muchos nada deseados estados de ánimo. ¿Se puede tomar un atajo y darle esquinazo? En muchos casos sí y en otros, al menos, se pueden minimizar sus desagradables síntomas. Apúntate los siguientes trucos y ¡a disfrutar del viaje!

1. Adáptate al nuevo horario

Intenta hacerlo un par de días antes. Evidentemente, no puedes vivir en España con horario de Nueva York, pero sí que puedes ajustar tus rutinas una hora o dos para que después todo te resulte más fácil. Irse a domir un poco antes –aproximadamente una hora o dos– o un poco después no cuesta tanto y es muy útil. Haz lo mismo a la vuelta.

2. Ponte a dieta

No para adelgazar, sino para intentar que el cambio horario no te deje hecho unos zorros. Esta alimentación especial debería empezar unos cuatro días antes de coger el avión y consistiría, básicamente, en tomar desayunos y comidas muy proteicasy cenas que contengan mayor cantidad de hidratos de carbono. Dos días antes, disminuye de forma radicalla ingesta de calorías. Y justo el día del viaje, toma únicamente un desayuno. Esta dieta es conocida como el Plan Argonne, fue desarrollada por el Gobierno estadounidense y reduce en un 16% los síntomas del molesto 'jet lag'. Eso sí, puede que pases un poco de hambre. 

3. Hidrátate por dentro y fuera

Te servirá para todo: para favorecer la circulación y para evitar que la piel tenga ese tono apagado, mortecino, provocado por la deshidratación. De todas formas, si quieres que tu rostro no padezca los estragos del vuelo, opta por llevaruna hidratante que devuelva la luminosidad al rostro. En general, son las que contienen vitamina C o cafeína. También puedes llevar algún bálsamo para labios, que se suelen resecar con las alturas. Y si nos ponemos exquisitos, antes de descender, hazte con unos cubitos de hielo, colócalos en las ojeras y despídete de ellas. 

4. Durante el vuelo

Aunque te parezca una buena idea acabar con las existencias de alcohol del avión para pegar una buena cabezadita, créenos: no lo es. El alcohol te deshidratará y tal vez conseguirás dormir a pierna suelta, pero después será mucho peor. Tampoco abuses de la cafeína, pensando que si no duermes en el avión y ves todas las películas, cuando llegues al destino dormirás como un angelito. 

No es buena idea acabar con las existencias de alcohol del avión (Foto: 'Los amantes pasajeros') © Proporcionado por Glamouratis No es buena idea acabar con las existencias de alcohol del avión (Foto: 'Los amantes pasajeros')

Tienes que intentar caer en los brazos de Morfeo en la aeronave, sin intoxicarte de ningún modo. Lleva una almohada, tapones, antifaz..., todo lo que necesites para inducir el sueño de una forma natural. 

5. Camina por el avión

Es lo mejor para evitarel síndrome de la clase turista y para activar la circulación. Es un poco molesto para los pasajeros que están sentados a tu lado, pero realmente es la mejor manera de minimizar los síntomas. También puede ser de gran ayuda realizar estiramientos:aprovecha cuando la mayoría del pasaje esté durmiendo y vete a la zona cercana a los lavabos. Bastará con que hagas algunos de cuello y piernas; no es el momento de hacer una sesión de pilates al completo. 

6. Medícate

La melatonina es ideal para estos casos, pero no sirve tomársela cuando has vuelto, no puedes pegar ojo y tienes que ir a trabajar. Para que sea realmente efectiva se ha de empezar a tomar un par de días antes. Esta hormona regula el ciclo sueño-vigilia y su relación con la luz. Deberías tomar un comprimido media hora antes de ir a dormir durante los días previos. Si viajas hacia el este, los comprimidos deberían ser de 3 a 5 mg. Si lo haces hacia el oeste, serán de 5 a 10. De todas formas, consulta con el farmacéutico. 

7. Toma el sol

Uno de los mejores remedios para minimizar los efectos del 'jet lag' es gratis: que te dé el sol. La vitamina D que contiene te ayudará a reponerte. No hace falta que te tires en la playa, simplemente que aproveches las horas de sol para pasear. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon