Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Crees que te sabes duchar, pero es probable que lo estés haciendo mal

Vanitatis Vanitatis 30/05/2016 Vicky Vera

dDarse una ducha parece algo sencillo que hacemos todos los días, pero si nos paramos a analizar nuestro ritual de ducha, nos damos cuenta de que llevamos a cabo muchas tareas, la mayoría de manera automática, que son más importantes de lo que parecen a simple vista. La piel es el órgano más grande de nuestro organismo y es extremadamente porosa, por lo que todo lo que le pones cuenta.

© Proporcionado por Glamouratis

Este detalle suele pasarse por alto -sobre todo por las que somos adictas a los cosméticos-, pero es esencial encontrar el equilibrio entre estar limpio y oler bien con el respeto a la flora cutánea y la preservación de nuestros aceites naturales. Por ello, presta especial atención a estos 'tips' y dale la vuelta a tus duchas para convertirlas en rituales mucho más respetuosos con la piel.

Utilizar exfoliantes demasiado agresivos

: huye de los químicos y apuesta por aquellos cuyos ingredientes sean lo más naturales posible. Por ejemplo, la sal de mar combinada con diferentes aceites da lugar a una exfoliación muy eficaz pero mucho más suave y respetuosa con la piel.

© Proporcionado por Glamouratis

Usar una esponja sintética

: por norma general, las esponjas son un caldo de cultivo perfecto para las bacterias (la fiesta de la humedad, ya se sabe) y las que son de mala calidad empiezan a generar bacterias antes. Las esponjas naturales, por otro lado, no solo duran más, sino que también son más delicadas con la piel y con el medio ambiente.

Utilizar un champú cualquiera

: Compramos un champú porque está de oferta, porque “no vamos a tener un champú para cada uno”, porque este otro tiene un perfume que me gusta más... Pero no nos damos cuenta de que utilizar un champú cualquiera no es bueno ni para nuestro pelo ni para nuestro cuero cabelludo. Debemos elegir un champú específico para las necesidades de nuestro cabello, no solo para que este luzca más bonito y sano, sino también para proteger la naturaleza de nuestro cuero cabelludo.

© Proporcionado por Glamouratis

No respetar la naturaleza de tu piel

: nuestra piel está protegida por una barrera de protección natural que la regula y la repara de forma eficaz, pero también se trata de una barrera bastante delicada. El uso abusivo de jabones y geles puede dañarla y hacer que prolifere la aparición de hongos, que se produzcan descamaciones, etc. Por ello, siempre que sea posible, utiliza jabones de origen natural u orgánico, que son mucho más respetuosos con la piel.

No hidratar la piel

: cuando nos duchamos o bañamos, el agua paradójicamente deshidrata la piel. Por ello es esencial aplicar una buena crema o aceite hidratante después de la ducha, cuando la piel está también más receptiva.

No hidratar el cabello

: y lo mismo pasa con el cabello, sobre todo si lo lavamos con agua caliente, que hace que las cutículas se abran. Aplica un aceite específico que le aporte nutrientes, antioxidantes y vitaminas que le ayuden a protegerse y repararse desde el interior.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

_____________________________________________________

Ver ahora: Collage Vintage nos muestra por qué es fan de los Levi's 501

La 'blogger' de moda Collage Vintage nos cuenta en este vídeo las claves de su estilo ­ecléctico y con gusto por la experimentación­ y por qué es fan de los Levi's 501. Ella los prefiere de talle alto y con tacones. ¿Y tú? 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon