Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cuatro destinos rurales con espíritu 'eco-deco'

Vanitatis Vanitatis 14/04/2016 Juanjo Madrigal

Decir adiós al asfalto y sacudirse el polvo en que devienen las rutinas diarias. Estas podrían ser las dos máximas que marquen la hoja de ruta del huésped rural. Aquel que convierte la aventura o los espacios naturales en los ungüentos perfectos para olvidarse del día a día. Aquel que prueba a abrir los postigos del relax en aras de encontrar sosiego. Sea donde sea. Ha llegado la hora de disfrutar de la primavera. Planificar los puentes o fines de semanas largos. Esos que surgen porque sí. 

Quizá haya llegado la hora de relajarse (también) porque sí. Y perderse dentro y fuera de la geografía peninsular. Para recalar en una singular loma con 'bungalows' a solo un puñado de kilómetros de Lisboa o para respirar el gusto por la decoración más ecléctica en el interior de la isla de Ibiza. Destinos con hoteles o casas rurales donde el encanto de lo 'eco' es más que una filosofía de vida. Donde el lujo va mucho más allá del precio por persona y noche. Donde la experiencia consiste en dejarse seducir por su estética y desear ser el forastero más oriundo que existe en estos cuatro rincones. 

1. Lujo mediterráneo

Ibiza, sí. Pero en su vertiente más relajada y menos bulliciosa. La privilegiada ubicación del hotel boutique Cas Gasi lo convierte en un simpar enclave en el interior de la isla. Este singular rincón es una masía payesa de finales del siglo XIX. Resurgió fruto del empeño de sus actuales propietarios, quienes en 1989 restauraron la vivienda para hacer de ella su hogar y, tiempo después, abrirla al público para que pudieran disfrutar de las bondades de la misma y del entorno que la rodea. 

El hogar de Margaret von Korff y su marido es una maravillosa amalgama de piezas ‘deco’ traídas de diferentes partes del mundo. Camas con cabeceros de hierro y latón que conviven en perfecta sintonía con sillones de corte versallesco que complementan a esta tradicional vivienda de gruesos y encalados muros cuyas vigas también tienen el sello de la isla: la sabina ibicenca. 

Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica (Foto: Cortesía) © Proporcionado por Glamouratis Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica (Foto: Cortesía)

Relajarse en cualquiera de sus estancias es algo más que un propósito para el huésped. También es necesario dejarse llevar por el entorno y por ese espíritu ecológico que mueve el día a día de este hotel. Conservar y proteger el medio ambiente no es solo el ‘leitmotiv’ de sus dueños, es una filosofía que también comparten con sus clientes. Disfrutar de su amplia (y mediterránea) oferta gastronómica –con productos cultivados en su huerto–, así como de sus actividades relacionadas con la salud y el bienestar, forma parte de sus imprescindibles. 

2. ¿Lejos? de Lisboa

Las lomas de un precioso arcornocal bastan como enclave para levantar un complejo hotelero con encanto arquitectónico, ecológico y decorativo. La suma de estas tres claves dan como resultado ocho ‘bungalows’ de aspecto sencillo que se levantan sobre cuatro pilares de madera clavados en la tierra. ¿Una cabaña en el campo? Sí y en su acepción más ‘cool’. Así es Herdade do Moinho Novo: el tesoro 'rural-chic' que esconde el municipio portugués de Montijo (a unos 55 kilómetros de Lisboa).

Desde estas “casas colgadas”, como sus propietarios las denominan, es posible convivir en perfecta armonía con la naturaleza durante unos días. La ausencia de ruido solo puede ser perturbada por el mugir de las vacas, el resoplido de los caballos o el rumiar de los ciervos.

Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica (Foto: Cortesía) © Proporcionado por Glamouratis Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica (Foto: Cortesía)

En lo relativo a lo ‘deco’, cada una de estas casas tiene nombre y apellidos: la hay con aires industriales, pasando por otra de corte colonial hasta llegar a una que parece sacada de la Belle Époque. Todas ellas están dispuestas en semicírculo con vistas a una rústica alberca que, en los meses de verano, es la aliada perfecta para refrescarse. Un retiro que además es ‘dog friendly’. Para que las mascotas también disfruten del campo.  

3. Memorias (sensoriales) de Alicante

África, Asia y América. Tres continentes concentrados en una casa rural donde el silencio y la naturaleza envuelven a la masía +Qi. Esta edificación del siglo XIX, ubicada en el parque natural de Sierra Mariola (Alicante), es el fiel reflejo de la pasión de sus dueños por las antigüedades, el interiorismo. 

No cabe rincón alguno en ella que no tenga algo de historia. Cada pieza decorativa procede de un lugar diferente. Lo que le otorga cierto aire de exclusividad ‘deco’. Pero la historia no acaba aquí. Ya que hasta la ubicación de la masía tiene su intríngulis: +Qi está situado sobre un vórtice energético del planeta, lo cual ‘induce’ al huésped a un estado de relax inexplicable. 

Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica (Foto: Cortesía) © Proporcionado por Glamouratis Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica (Foto: Cortesía)

Sus 150 hectáreas de terreno virgen también ayudan, al igual que es posible disfrutar de sus múltiples terapias de medicina tradicional china, acupuntura, reiki o diversos tratamientos para recargar las pilas. Y de la alimentación también hay mucho que decir, ya que la salud es lo primero y el espíritu ecológico también reina en las cocinas de este destino rural. 

4. Paraíso fluvial

El final del río Duero y los viñedos donde maduran las uvas para hacer los famosos vinos de Oporto. Estas son dos de las pinceladas naturales que rodean al hotel Eurostars Rio Douro. Un lugar cuya arquitectura ha recibido infinidad de galardones gracias a su diseño rompedor. Sus habitaciones con amplios ventanales se convierten en la mejor pantalla para disfrutar de las bondades de un entorno apto para privilegiados. Al volver, te invadirá la 'saudade'.

Donde el lujo –en clave decorativa y ecológica– pasa por diversos espacios que invitan al relax y a la desconexión. Entre sus instalaciones, cuenta con una sauna, un spa y una ’infinity pool’ (piscina infinita) con vistas al Duero. 

Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica (Foto: Cortesía) © Proporcionado por Glamouratis Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica (Foto: Cortesía)

Dentro de esto complejo, la experiencia sensorial se multiplica. Habitaciones muy luminosas decoradas en clave ‘minimal’ donde triunfan los blancos y los negros conviven en perfecta armonía con muebles de maderas nobles. Además, dejarse llevar por su amplia oferta gastronómica -con los platos más célebres de la cocina lusa- es también un lujo para quienes disfruten de este hotel fluvial. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon