Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cuatro hoteles divertidos en España para viajeros desinhibidos y modernos

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 31/05/2017 Ángeles Castillo

No son resorts de lujo ni palacios reconvertidos con mucha historia que contar ni mansiones barrocas arropadas por una fastuosa decoración. A estos hoteles lo que les pierde, y les hace ganar, es su vanguardia. Pecan de divertidos y de ser deliciosamente cool. De Barcelona a Las Palmas, aquí se alojan los mas desinhibidos y modernos de los viajeros. Tú veras.

1. Chic & Basic Born, en Barcelona

El nombre ya lo dice todo, pero aún hay más, porque este sorprendente hotel de diseño está en el muy atractivo barrio del Born (C/ Princesa, 50) en la siempre apetecible Barcelona. Decíamos que estos establecimientos no tienen historia con mayúsculas, la palaciega, pero algo hay. Este, sin ir más lejos, está alojado en un edificio de más de cien años con techos de más de siete metros, lo cual le hace muy singular. Pero luego, claro, uno entra y entra y llega hasta su habitación y se encuentra con una ducha de cristal y un color que puede cambiar según el estado de ánimo de cada cual. Son camaleónicas, eso es. Lo mismo que los pasillos. Todo es misterioso (y divertido) en el Chic & Basic. Alquílate una bicicleta y lánzate como un nuevo conde por la ciudad.

Una zona común del Chic & Basic del Born. © Proporcionado por Glamouratis Una zona común del Chic & Basic del Born.

Un plus: en las zonas Beyourself y Helpyourself podrás escuchar música, hojear libros, tomarte un té o un café a la hora que quieras y como en casa (sin pagar), o repantigarte en el sofá sin más.

No dejes de... vagabundear por el casco histórico, visitar el Museo Picasso, entrar al mercado de Santa Caterina, ver la catedral y sucumbir al encanto de las mil y una tiendas de diseño que animan el lugar.

Precio: desde 120 euros.

2. Hotel Abalú, en Madrid

A los urbanitas de libro les vendrá al pelo este hotel boutique en el rebautizado como Soho madrileño, o sea, Malasaña (C/ Pez, 19). Digamos para abrir boca que cada habitación (hay 30) y cada espacio ha sido decorado con mimo por Luis Delgado, diseñador. Y digamos también que las suites junior tienen ordenador portátil, proyector de cine y jacuzzi o bañeras de piedra balinesas a todo lujo. Para colmo hay Inroom Spa; más wellness. Y por si temes meterte en pleno Madrid volante en mano, no temas: disponen de parking propio. Despues, te espera la bici; aquí las alquilan también.

El Abalú, vanguardia al por mayor. © Proporcionado por Glamouratis El Abalú, vanguardia al por mayor.

Un plus: el Abalú tiene un bar coqueto muy a tono que se llama Beauty Bar, abierto 24 horas para los clientes, presentado en sociedad también como "chic, naive y afrancesado". Te servirán un desayuno mediterráneo o continental 'low cost'. Y los fines de semana, cócteles.

No dejes de... vivir la noche malasañera e irte de compras por la calle Fuencarral y aledaños, que sigue siendo lo más. La nueva bohemia, que lo sepas, anda por aquí.

Precio: desde 75 euros.

3. Petit Maó, en Mahón (Menorca)

En este pequeño hotel (C/ Infanta, 17) que derrocha encanto se respira nomadismo y multiculturalidad. Uno espera encontrarse en su recepción o por sus pasillos con trotamundos de pro. “No reinventamos la hostelería -dicen sus propietarios-, pero queremos matizar sus convenciones y estándares”. Así que han apostado por una decoración ecléctica y vintage que expresa lo que llaman el “falso orden de las cosas” y donde el viajero, por fin, se sienta como en casa o mejor, disfrutando de un espacio que es “fresco e inspirador”.

Un rincón 'ilustrado' del menorquino Petit Maó. © Proporcionado por Glamouratis Un rincón 'ilustrado' del menorquino Petit Maó.

Está pensada para el huésped “sensible a las nuevas experiencias y estimulado por la curiosidad y la búsqueda de lo auténtico”. Con solo 6 habitaciones por las que entra, por cierto, mucha luz natural. ¡Ah!, no tiene televisión, pero sí piscina, patio ajardinado, biblioteca, cine al fresco alguna noche de verano y bicis.

La piscina del Petit Maó. © Proporcionado por Glamouratis La piscina del Petit Maó. Un plus: también es una casa con solera, del siglo XVIII, y construida en el Maó ilustrado, en el que estuvo bajo soberanía británica, en el de las primeras imprentas, el de los armadores, comerciantes, artesanos y menestrales, nos cuentan. En el Maó de las artes. Se nota.

No dejes de... recorrer sus playas. De las salvajes del norte (Es Grau, Cala Tortuga o Cala Presili) a las turquesas del sureste (Son Bou, Atalis o Ses Olles), pasando por Cala Mitjana o Cavalleria. Sin olvidarnos del Camí de Cavalls, que da la vuelta a la isla.

Precio: desde 120 euros.

4. The Loft, en Las Palmas

He aquí un hotel que no es un hotel al uso, sino una casa en una calle peatonal del centro histórico de Las Palmas de Gran Canaria (C/ Torres, 17) que cuenta con tres apartamentos (lofts) modernísimos, con una cama doble (o dos individuales) y baño con ducha, cocina equipada, zona de estar con televisión de pantalla plana, sofá y mesa de comedor, wifi por supuesto, y una azotea para salir al sol o a la luna.

La azotea de The Loft. (Foto: Teresa Correa) © Proporcionado por Glamouratis La azotea de The Loft. (Foto: Teresa Correa)

A solo cuatro kilómetros, la playa de Las Canteras y a cuatro minutos a pie, la estación de autobuses Parque San Telmo, desde donde se puede poner rumbo a cualquier rincón de la isla.

Un rincón de uno de estos lofts canarios. (Foto: Teresa Correa) © Proporcionado por Glamouratis Un rincón de uno de estos lofts canarios. (Foto: Teresa Correa) Un plus: uno de los lofts conserva elementos arquitectónicos tradicionales, caso de las persianas, que se abren a la maravillosa calle arbolada. No son los únicos: también queda el pavimento original, que ha sido restaurado, y una escalera de principios de siglo.

No dejes de... perderte por esta ciudad cosmopolita y colonial. Por el barrio de La Vegueta y su centro, la plaza de Santa Ana, la de la catedral, y presta atención a sus casas con patio y balcones (y a la calle llamada así, Los Balcones) y a la de Colón. El almirante está muy presente por aquí. Además, es zona de tapeo.

Precio: desde 72 euros.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon