Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cuatro pistas para saber por qué los españoles somos los más infieles de Europa

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 27/01/2017 Claudia del Águila

El portal Ashley Madison,una especie deTinderpara casados, lo tiene claro: "España es el país más infiel de Europa". Y no solo es una cuestión de esta región del viejo continente. A nivel mundial, también ocupamos un lugar destacado: el quinto. Un puesto que nos sitúa por detrás de Estados Unidos, Canadá, Australia y Brasil. Así que tanto si has pecado como si has sido víctima de una infidelidad, consuélate y piensa que no estás solo.

Curiosamente, la infidelidad también varía dependiendo del lugar en el que vivas. En las capitales de provincia resulta más fácil escabullirse de la cama propia y colarse en la ajena, por lo que Madrid (con el 12,9% de usuarios del portal) y Barcelona (8,5%) aglutinan buena parte de la cornamenta patria, seguidas de Valencia (5,4%), Sevilla (5,1%) y Palma de Mallorca (3,8%). Y hablamos únicamente de infieles convictos y confesos que han buscado echar una canita al aire en un portal especializado en estos menesteres; a esos deberíamos sumarles los que, sin planificarlo, han escondido alguna vez su anillo de compromiso. Según una encuesta del instituto Ipsos, el 30% ha caído alguna vez en la tentación y, pese a que las mujeres se están subiendo al carro (26%), los hombres siguen ganando por goleada (35%).

Radiografía de un/una infiel

Las mujeres se ponen a ello antes que los hombres, el perfil de la fémina que olvida su compromiso suele rondar los 34 años. La mayoría están casadas y las principales profesiones que ejercen no pueden ser más heterodoxas: amas de casa, administrativas, maestras y ejecutivas. Los hombres, en cambio, esperan a los 40 para conocer otros lechos. La edad del infiel, al hilo de los datos aportados por Ashley Madison, se sitúa en torno a los 43 años y las profesiones más proclives son las de empresario, directivo, médico o abogado. La cantidad de aventuras también varía dependiendo del sexo. Ellos ostentan un promedio anual de 2,4 y ellas de 1,3.

Los síntomas

Según varios estudios, la cita con el o la amantese prepara, aproximadamente, con una semana de antelación para poder preparar la coartada. Y las excusas no han variado mucho en las últimas décadas: reuniones de trabajo, cenas con amigos, tardes de compras y recados e, incluso, viajes laborales. Si la historia se alarga en el tiempo, es habitual notar algunos cambios físicos en la pareja: va más al gimnasio, compra ropa nueva, hace dieta o, incluso, se hace algún arreglo estético. También se gasta más dinero, nada resulta gratis en esta vida: entre las citas y algún que otro regalo el presupuesto se dispara. Los teléfonos móviles son los encargados de la comunicación entre los amantes. Los más 'profesionales' en el tema llegan a tener un segundo teléfono para comunicarse con su amada o amado ocasional.

Por qué engañan ellos

El psicoterapeuta estadounidense Robert Weiss recogió en el libro 'Todo sobre la infidelidad masculina' las razones que llevan a un hombre a engañar a su mujer. Suelen ser personas que realmente nunca creyeron en la monogamia, aunque es probable que le hicieran creer que sí a su pareja. En general, se sienten inseguros, ya sea por su físico o su situación social, y atraer a una nueva persona es un modo de vencer ese sentimiento. En general, no son conscientes de las repercusiones de sus acciones, creen que si su pareja no se entera, no están haciendo ningún mal a su relación.

© Externa

Pueden estar atormentados por conflictos emocionales en su infancia. Suelen tener una idea equivocada del amor: cuando no experimentan la pasión del principio, han de buscarla en otro lugar y pueden sentir que su vida, en los demás aspectos, es aburrida. En algunas ocasiones, puede que quieran acabar con la relación que tienen y no se atrevan a hacerlo, por lo que buscan una escapatoria para no afrontar el problema.

Por qué engañan ellas

La psicóloga alemana Gisela Runte entrevistó a mujeres de entre 28 y 56 años para llegar a discernir el móvil del engaño. Una de las razones principales es la insatisfacción sexual y sentir que no despiertan el deseo de su pareja. La infidelidad también es usada como un castigo por algún comportamiento del hombre que no es el deseado (desde que no se implique en las tareas del hogar hasta que no se tome en serio sus problemas).

Los viajes, según descubrió la investigadora, son también un momento en que las mujeres se sienten más liberadas y más tentadas. Al igual que los hombres, también pueden desear el fin de la relación y no encontrar la forma de darle carpetazo. Y en concordancia con el sexo opuesto, el miedo al compromiso puede ser otra razón de peso.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon