Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cuatro problemas que pueden amargarte tus vacaciones

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 07/08/2017 Claudia del Águila

Tu viaje va a ser maravilloso. Estamos seguros de ello. Y este artículo no pretende meterte el miedo en el cuerpo. Pero ¿sabrías cómo actuar si esa imagen idílica no resulta tal? ¿Qué pasa cuando todo no sale según el guion estipulado? La información es poder y si resulta que la adversidad visita tu viaje, es mejor que sepas cómo actuar.

¡Han perdido mi maleta!

Diariamente 66.000 maletas se separan de sus queridos dueños para extraviarse, sufrir daños o llegar con retraso, según un informe de 2014 de la Société Internacional de Télecomunications Aéronautiques. Pero en el momento en que te dicen que te ha tocado a ti, que no vas a poder ponerte tu ropa en unos cuantos días o que ya puedes irte olvidando de repartir alegremente souvenirs a tu regreso, de nada te va a servir eso de 'mal de muchos, consuelo de tontos'. Es el momento de actuar. Antes de salir del aeropuerto, por muy cansado que estés, debes pedir el Parte de Irregularidad de Equipaje (PIR) a la compañía aérea o al aeropuerto. Sin esto, no podrás reclamar.

Las buenas noticias son que la mayoría de las maletas retornan a su propietario en un par de días. Las malas es que legalmente hasta que no transcurren 21 días no se considera extraviada. Si ha sufrido un daño, tienes siete días para reclamar. La indemnización prevista es de poco más de 1.000 euros que cubre los daños provocados, la pérdida y los gastos ocasionados por el retraso (que tendrán que justificarse mediante facturas). De todas formas, las aerolíneas no lo ponen fácil y casi en un 90% de los casos no contestan o ponen trabas. Así que no queda más que insistir u optar por la vía judicial.

Me he quedado en tierra

No hay nada más fastidioso que tener los días contados para las vacaciones y que el avión no despegue o que tú no despegues con él. Dependiendo de la causa, cambiará el panorama. Vayamos por partes. El problema más típico suele ser el overbooking: la compañía ha vendido pasajes de más, contando con las anulaciones y le ha salido el tiro por la culata. Si no hay suficientes voluntarios, tendrán que dejar en tierra a algunos pasajeros con reserva confirmada. Generalmente, en estos casos, las compañías pagan la indemnización y facilitan el embarque de los viajeros, pero si no se llega a un acuerdo, se ha de presentar una hoja de reclamación o acudir a la Dirección General de Aviación Civil.

Si el vuelo se anula, la compañía debe reembolsarlo en siete días o conseguir otro billete. La aerolínea debe asumir dietas, transportes y alojamiento y la indemnización dependerá de los kilómetros que se deban recuperar. Suele ir de los 250 euros a los 600. En cuanto al retraso: se considera que existe cuando pasan dos horas y entonces se les tiene que proporcionar a los turistas dietas; si sobrepasa un día, la compañía se tendrá que encargar del alojamiento y el transporte y si la cosa se alarga más de cinco días, además de todo lo anterior, tendrán que reembolsar el precio del billete y conseguir un vuelo al destino.

¿Alquiler de coche barato?

© Externa

En general, no es difícil alquilar un coche a un precio razonable. Sin embargo, de repente ves una oferta que resulta mucho más que razonable. Pongamos un ejemplo: un coche a 5 euros/día. ¡Cuidado! Nadie da duros a cuatro pesetas. En muchas ocasiones, cuando llegas a recoger el coche, te explican que ese precio no incluye el seguro a todo riesgo y que cualquier pequeño golpe puede suponerte una suma astronómica. Y ante esa amenaza, acabas pagando más o menos lo mismo que por otro vehículo que podrías haber alquilado en un servicio no tan low cost. Moraleja: llama a la compañía con la que alquilarás el coche y entérate de todos los detalles.

Caes enfermo

Cuando uno se va de viaje, se imagina destinos paradisíacos y experiencias inolvidables. Pero nunca se le pasa por la cabeza hacer un tour por los hospitales del país que va a visitar. Sin embargo, más vale estar prevenido y no correr riesgos innecesarios. Si se viaje dentro de la Unión Europea, los viajeros españoles tendrán asistencia gratuita. Eso sí, no te olvides la tarjeta sanitaria. En cambio, las normativas de otros países no incluyen la sanidad pública, por lo que es mejor contar con un seguro de viajes que pueda cubrir estas incidencias. Por ejemplo, Estados Unidos es un país en el que la sanidad es especialmente cara, por lo que se recomienda sacarse el seguro. Si perteneces a una mutua, puedes preguntar qué cobertura tiene en el extranjero para decidir si vale la pena o no contratar el servicio.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon