Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

De 'La La Land' a 'Wonder Woman': así entrenan las actrices del momento

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 28/03/2017 Vicky Vera

Pasarse una película danzando de un lado para otro de la pantalla no es moco de pavo. Mas aún si estás decidida a hacerlo con movimientos gráciles para resultar de lo más elegante, para no pisar al pobre Ryan Goslingy además llevarte un Oscar por ello. Por todo ello, Emma Stone es la última actriz en someterse a un duro entrenamientocomo parte de la preparación de su galardonada Mia en 'La La Land'. Y no, no han sido solamente unas clases de baile.

Por muy delicadas que parezcan,las bailarinas poseen una agilidad y fuerza musculardignas de tener en cuenta y Jason Walsh, el entrenador de las estrellas, fue el elegido para poner a tono a la actriz. En una entrevista a 'The Sun', explicó que la rutina de Emma pasaba en gran medida por el levantamiento de peso muerto. “Es un movimiento complejo que incorpora a todos los grandes grupos musculares trabajando juntos, es muy importante", afirmaba. Con la premisa de que el cardio no sirve de nada si no desarrollamos fuerza, Walsh sometió a la intérprete a un duro entrenamiento basado en aumentar la fuerza para sostener de forma correcta el esqueleto, estabilizar las articulaciones y conseguir así que los ejercicios de cardio sean más seguros y eficaces. "Si estos ejercicios se hacen bien, también estarás potenciando cardio con levantamientos de una forma secundaria”. Y todo ello sin prescindir de los carbohidratos, que tanto miedo nos dan: eso sí, siempre en el desayuno y nunca por la tarde.

© Externa

Pero Emma no ha sido la única bailarina aplicada del cine. Otra que consiguió el Oscar con una interpretación que requería grandes dosis de baile fue Natalie Portman, gracias a su papel de Nina en 'Cisne negro'. Hubo una gran polémica, ya que su doble, bailarina de ballet profesional, quiso atribuirse parte de ese mérito sin tener en cuenta que la actriz estuvo entrenando un año antes del rodaje: ocho horas al día y seis días a la semana bajo la supervisión de la exbailarina Mary Helen Bowers para conseguir clavar los movimientos y, de paso, su tono muscular.

El ballet, la natación y los ejercicios de resistencia fueron la clave para conseguir esa figura delgada pero fibrosa de la que presumen las bailarinas. Pero no resultó nada fácil para la actriz, que perdió 9 kilos (algo que para una mujer de la complexión de Natalie Portman es muchísimo) y llegó a confesar que la preparación y el rodaje resultaron tan duros y estresantes que incluso pensó que iba a morir.

Otra actriz que lo ha dado todo para que su personaje sea de lo más creíble es la actriz Gal Gadot, responsable de dar vida a Wonder Woman. Ya hemos visto a la reina de las amazonas en 'Batman vs. Superman', pero es este año cuando se estrena su película. Cuando fue elegida para el papel, fueron muchas las críticas que recibió por estar demasiado delgada para interpretar a un personaje así, pero enseguida se puso las pilas: TRX, pilates, cardio y pesas, junto con una estricta dieta para ganar peso, le valieron 17 kilos de músculo con los que demostró al mundo lo que es una amazona moderna.

Y es que la heroínas necesitan muchas horas de gimnasio para darlo todo en sus películas y si no, preguntadle a Angelina Jolie cómo fue el dar vida a Lara Croft en 'Tomb Raider'. Lo primero que hizo fue dejar de fumar y empezar a comer de una forma mucho más completa y equilibrada, empezando por desayunos fuertes. La dieta más las sesiones de pesas, kick boxing, esgrima y otras disciplinas le valieron a Angelina un cuerpo escultural que muchos echan de menos, ya que al dejar a un lado los papeles de acción, la actriz volvió a perder peso.

Aunque no hay por qué interpretar un papel de mucha acción para lanzarse a un entrenamiento de película. Ahí está Jessica Alba para demostrarlo. En los nueve años que separan 'Sin City' de 'Sin City 2', la actriz había pasado por dos embarazos y decidió que su cuerpo necesitaba un poco más de tono para volver a ponerse en la piel de Nancy Callahan, la bailarina de striptease que volvió loco a medio mundo. Además, la coreografía de la segunda película, mucho más elaborada que en la primera entrega, exigía un poco más de entrenamiento. Por ello, la actriz estuvo dos meses entrenando, cinco días a la semana a base de sesiones de cardio de 90 minutos, sesiones de abdominales y pilates para ganar fuerza, agilidad y firmeza.

Más en MSN:

8 mitos sobre el running

¿Cómo lucir look y correr cool al mismo tiempo?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon